Firefly: un viaje en Serenity

28/5/17

¡Bienvenidos a bordo! ¡Os habla el Capitán Malcolm Reynolds! Vale, no, os habla Doralais. Ojalá el Capitán Malcolm Reynolds se pasara a hacernos una visita por el blog o nos llevara a alguna de sus aventuras, porque con lo que he disfrutado de su compañía y de la del resto de la tripulación de Serenity, no me disgustaría para nada volvérmelos a encontrar.


Quiero hablaros en esta entrada sobre Firefly, serie del 2002 que fue muy injustamente cancelada y Serenity, la película del 2005 que hicieron como final para una serie que dejó más incógnitas en el aire que naves espaciales en el Universo debido a su prematura cancelación. Habrá spoilers, pero tendrán un apartado al final de la entrada, así que podéis leer tranquilamente hasta que encontréis el aviso de spoiler.

¿Quién me iba a decir a mí que disfrutaría con una historia de vaqueros espaciales? Probablemente nadie, porque es un género tan peculiar que ni siquiera me había planteado que existiese, pero que, oye: tiene su encanto. La mezcla de naves espaciales, pistolas láser y futurismo, con caballos en el desierto e indumentarias del lejano oeste es algo que no se ve a menudo pero tiene cierta gracia y le da a la serie una ambientación muy especial y una combinación de escenas única. Una ambientación que, por otro lado, me pareció muy bien conseguida. No soy mucho de ciencia ficción y ese tipo de cosas, ni soy una entendida en estos temas, pero creo que los escenarios (e incluso los recursos digitales) de Firefly estaban muy bien para la época en la que se hicieron (que se lo digan a Once Upon a Time, que todavía no han aprendido a hacer un buen croma en 2017). Claro que todo tiene sus carencias, pero en la mayoría de los casos me sorprendieron.


He de reconocer que el motivo de que me decidiera a ver esta serie fue únicamente Nathan Fillion, por quien tengo debilidad (ya lo sabréis quienes me leyerais escribir sobre Castle), pero me llevé una gran sorpresa al encontrarme una historia mucho más compleja que un par de batallas interestelares. En resumen, Firefly te presenta un Universo post-guerra en el que la Alianza es la dueña y señora y dirige a su antojo toda la galaxia. Malcolm Reynolds, el Capitán de Serenity, junto a sus compañeros, parte del bando perdedor, se dedican a vivir el día a día (o más bien sobrevivir) realizando encargos más o menos legales a lo largo y ancho de la galaxia. Lo más interesante de la historia, para mí, es ver cómo, a pesar de estar situada en un futuro de dentro de 500 años, Firefly muestra que los problemas de los humanos siguen siendo exactamente los mismos que los que existen actualmente.


No obstante, más que el género o la propia historia en sí, lo que de verdad me atrapó de Firefly fueron sus personajes, que siempre pienso que son una parte fundamental de una historia para que ésta consiga atraparme. Creo que crear personajes que enamoren es la base de una buena serie y en Firefly quien no te enamora, te crea interrogantes a cada segundo, por lo que quedas atrapado lo quieras o no. Además, la serie explora en profundidad las relaciones entre estos personajes, lo cual te permite conocerlos muy bien y comprender el por qué de sus acciones. Malcolm Reynolds es un personaje muy carismático y seguro de sí mismo, leal y responsable (y por supuesto la carita de bebé de Nathan Fillion, ayuda). También tenemos a Jayne, quien no puede ser más descarado y bruto, pero que, a su manera aporta humor a la trama a pesar de que a veces lo quieras matar (el tándem que hace Adam Baldwin con Nathan Fillion es épico; yo ya lo sabía porque los había visto juntos en dos capítulos de Castle: el 4x21 "Headhunters" y el 8x06 "Cool boys", donde interpreta al inspector Slaughter). Entre la tripulación también encontramos a Zoë, mano derecha de Malcolm, a Wash, marido de ésta y piloto de la nave, a Kaylee, la mecánica más adorable jamás vista (pudimos ver a la actriz que la interpreta recientemente, en el 2x19 de Blindspot) y a Inara (interpretada por Morena Baccarin, quien para mí siempre será la mujer de Brody en Homeland), una acompañante (versión futurista y elegante de una prostituta) que viaja con ellos en su transbordador. Algo que también es de destacar en Firefly, es el papel que juegan los personajes femeninos: todas son fuertes, independientes, y capaces de valerse por sí mismas, lo cual da una lección de feminismo muy importante. Una serie de personajes se unen a ellos en el primer capítulo, y son los que realmente llevan consigo todos los misterios, así que de esos no os hablo porque es mejor que los descubráis vosotros; y otros muchos aparecen, como secundarios, a lo largo de la historia, con sus peculiaridades que los hacen memorables.


En temas técnicos, la serie cuenta con una única temporada de 14 capítulos -el primero de los cuales dura una hora y media y el resto de unos 40 minutos-, que finalmente remataron con Serenity, una película de dos horas que resuelve muchas de las incógnitas que la serie planteó y dejó abiertas durante su única temporada. Personalmente, encuentro que la película tuvo un cariz mucho más oscuro, más adulto, que la serie, que se caracterizaba por un mayor número de diálogos humorísticos que aliviaban la tensión de los continuos problemas a los que se enfrentaban, aunque en general, la temática de la serie era también bastante seria. 

La única pega que le veo a toda esta historia es su duración: demasiado corta para el gran potencial que tenía. Está claro de que Joss Whedon (guionista de series como Agents of Shield y películas como The Avengers) no esperaba tener que cerrar su serie tan pronto y que tenía pensadas muchas más aventuras para sus personajes, a los cuales, una historia tan corta, no pudo hacerles toda la justicia que se merecían. Estoy segura de que si Firefly hubiera nacido ahora, tendría a todo el mundo loco igual que Stranger Things o 13 reasons why- las cuales, por cierto, no he visto-; pero quizás llegó en un momento en el que no cuajaba bien con el tipo de personas que se dedicaban a ver series o que no pudo tener la difusión que tendría ahora, además de que, por lo que he leído, la FOX no la trató demasiado bien. Una gran lástima.

Ahora sólo me queda revisionar Castle para encontrar todas las referencias a Firefly que me han dicho que hay (cualquier excusa es buena para ver Castle), e incitaros a ver la serie, que no tiene desperdicio. Además, tanto si os gusta ver un capítulo tras otro, como si sois más de ver un capítulo cada cierto tiempo, esta serie es perfecta. Incluso es posible visionar la película sin haber visto la serie, pues en ella se presenta una historia autoconclusiva, aunque yo creo que la tienes que ver de una forma distinta si conoces a los personajes previamente o no. Si la habéis visto (o si no os importan los spoilers), aquí abajo podéis leerme un poco más sobre algunos temas concretos de su final, más en detalle. De cualquiera de las maneras, el apartado de comentarios es todo vuestro.


¡ZONA SPOILER A PARTIR DE AQUÍ!

En realidad la película cierra muy bien la trama principal, los enigmas tras River y el doctor, con un obvio final feliz, o al menos tranquilo para la mayoría. Sin embargo, también tiene algunos puntos que fueron sorprendentes, pero que para mí quedaron algo cojos. La muerte de Wash fue para mí el evento más doloroso de la película, sobre todo porque ocurre sin previo aviso, sin que esperes tú eso teniendo en cuenta la relevancia tan escasa que le dieron a éste en la película. Siempre he pensado que el hecho de matar a un personaje en el final de una historia es un hecho innecesario, pero entiendo que ese "sacrificio" de personajes con los que te has encariñado (porque obviamente cuando muere el villano de turno, nadie llora) pretende conmover al espectador y pretende que te des cuenta de que toda guerra conlleva sus dificultades, que no es gratuita. La muerte de Wash me dolió por motivos de cariño hacia el personaje (y porque Zoë y él nunca tuvieron ese hijo del que hablaron en los últimos capítulos de la serie), pero la muerte de Book, por otro lado, me dolió más por no haber podido conocer más a fondo al personaje. El pastor se fue a la tumba con muchas preguntas mías sin resolver: sin mostrarnos quién era realmente o qué hacía viajando en Serenity, aunque a rasgos generales, tampoco era un personaje que me llamara excesivamente la atención.

Dejando de lado las muertes, también tuvimos algunos finales felices. Jayne se quedó tan borde como siempre, que es lo que lo pone más contento, Kaylee y Simon tuvieron su esperada relación, River consiguió encontrar su sitio en Serenity, junto al Capitán, e Inara regresó a la nave, aunque no precisamente dando demasiadas explicaciones por su regreso. Pero -porque siempre hay un pero- a mí me faltó un beso entre Inara y Malcolm (un beso con ambos conscientes, quiero decir). Sé que no era ni de lejos el objetivo de la serie, pero siento que me fallaron en eso: a mí no me pueden presentar una pareja con química y luego dejarme a dos velas (fanfiction, ven a mí). En realidad considero que, dado que acababan de reencontrarse, hubiera sido demasiado, no hubiera sido natural o lógico, pero mi espíritu fangirl se quedó con las ganas igual.

A los que me habéis leído hasta el final, lo mismo digo: la sección de comentarios es toda vuestra.


 Doralicia (@Doralais)

Otras entradas que podrían interesarte:

7 comentarios:

  1. Ya que has visto Firefly, da una oportunidad a Fringe. De las mejores series de Ciencia Ficción que he visto (Star Trekk, Galáctica... etc). De verás, con unos personajes a los que cogerás cariño sí o sí, mi debilidad era Olivia Dunham (Anna Torv).
    P.D. Con una de las mejores historias de amor que he visto en TV.

    ResponderEliminar
  2. Fue una pena que no dieran más episodios a esta serie y tampoco me gustó nada que mueriera Wash. También me quedé con ganas de saber más sobre esa organización que estaba detrás de las habilidades de River. Mi escena favorita de la peli es cuando apalea ella sola a aquellos tipos. Ha sido una de mis series favoritas dirigidas por Josh Whedon y además conocía a la mitad de los actores, Zoe y Jayne salieron en Angel, el spin off de Buffy cazavampiros, River apareció en Arrow, Inara actualmente sale en Gotham y el capitán Reynolds no hace falta decir que protagonizó Castle. Muy recomendable la serie a pesar de la cancelación.

    ResponderEliminar
  3. Estupenda serie, y la coña en "Castle" con el disfraz de Reynolds fue apoteósica.

    ResponderEliminar
  4. No viste Stranger Things? A la hoguera!
    No, estoy exagerando. Pero hacéte un rato y mirála.
    Te va a encantar.
    Y con 13 razones... no alcancé a ver el 1er capítulo. Aborrezco a los adolescentes yanquis. De mi parte, que se suiciden todos en masa.
    Y con respeto a firefly... otra serie más que va a mi archivo de recomendadas y veré cuando tenga tiempo. Es decir, a este paso, cuando me jubile.

    ResponderEliminar
  5. Stranger Things? Sí, merece la pena. Por una vez los niños yankies no son abominables... si hasta juegan con una bicicleta (cuando tener una bicicleta era la h####ia).
    No me convence mucho la historia de amor juvenil... ni Winona Ryder pero todo lo demás, un 10.

    ResponderEliminar
  6. Cómo muchos de lo productos whedon,adelantado a su tiempo,lo mismo que dollhouse

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo en tu post. Hace un año o así hice lo mismo que tú, cogí la serie y deboré los 14 capis y luego vi Serenity. Me dejó con una sensación de penita por lo grande que podía haber sido esta serie si les hubieran dejado contar más. Pero a todo aquel que no la haya visto... Que empiece ya, merece mucho la pena!

    ResponderEliminar