Crítica del 9x13 "Bass Player Wanted" de How I Met Your Mother

30/12/13


Se suele decir que el número 13 da mala suerte, pero para mí, esto no tiene por qué ser así.  En el episodio decimotercero de la novena temporada de How I Met Your Mother, el número no ha hecho que el capítulo haya sido malo.

El episodio comienza con Marshall junto a Marvin yendo hacía el Farhampton Inn, carrera que empezó al final del 9x11 "Bedtime Stories". Y aunque él comienza con muchas ganas, más tarde, se agota.

Cuando está a punto de tirar la toalla, una mujer para su camioneta y le pida que suba. Y cómo no, esa mujer tan amable es 'La madre'. Entonces, ella empieza a contar cosas personales de Marshall y cuando se da cuenta, Marshall está asustado y escondido detrás de su asiento. Por suerte, todo esto se lo había contado Lily en su anterior viaje y todo se relaja.

Mientras Lily y Robin están sentadas, un hombre se acerca a ellas. Aunque empiezan una conversación sin problemas, cuando el hombre decide marcharse, dice que Lily quiere ser la protagonista de la boda por sus lamentaciones sobre el viaje a Italia.

Poco después, Lily descubre que Robin está a favor de Marshall en la discusión de "Juez Vs. Italia". Para que Lily se relaje un poco, Robin promete sujetar a Marshpillow mientras Lily le mete puñetazos.

Luego, el hombre se acerca a Barney y Ted. Mientras ellos hablan sobre "El sueño", una palabra que para Ted Mosby es la nueva "Legendario", pero allí esta el ex de 'La madre' para solucionar las cosas con una simple frase:

         
   "No te olvides de comer una pizza en el Gazzola's cuando estés en Chicago


Y por sí la amistad de Barney y Ted no tuviera ya bastantes altibajos, aquí viene otro. Un ejemplo es a principio de temporada, cuando Barney vio a Ted dándole la mano a Robin en el carrusel de Central Park.

Barney se da cuenta de que el motivo principal de la mudanza es que, con Lily y Marshall fuera, solo quedaran la pareja y Ted. Y, para no retomar los sentimientos por Robin, la única solución es marcharse.

Ted se va corriendo de la sala, dejando a Barney solo. Más tarde, él vuelve, pero con algo más. Una botella de Glen McKenna de 30 años robada, un delito mayor que puede le puede llevar a la cárcel y que es según Barney, "El sueño". Y es cuando Barney le perdona que no le contara lo de su mudanza.

Ya recuperadas las dos amistades, volvemos a la furgoneta de 'La madre'. Ella le cuenta a Marshall que después de dejar a Marshall y al pequeño Marvin en la posada volverá a Nueva York, todo por culpa de su ex-novio.

Darren, su ex y el causante de las peleas de Robin - Lily y de Ted - Barney, es el cantante de la banda. Por suerte, Marshall le anima para que vaya a la boda y se enfrente a el manipulador Darren.

Cuando llegan, Marshall y Marvin se encuentran con Lily y ella decide hacer pausa, algo que vimos muchísimo en la segunda temporada. Cundo todos están reunidos (menos 'La madre'), Darren sin querer tira al suelo la botella de whisky y como regalo navideño, Ted le proporciona un puñetazo en el ojo.

'La madre' se encuentra con Darren y al ver que alguien le ha metido un puñetazo, ella se siente feliz. Por eso invita a una copa del whisky más caro a la persona que le ha pegado un puñetazo, siendo una copa de Glen McKenna.

Finalmente, Marshall le pide disculpas por faltar a la cena de ensayo que vimos en el capítulo 9x12 "The Rehearsal Dinner", pero Barney se burla de él.  Poco después se da cuenta de que el regalo que Marshall tiene para él es la última bofetada. El episodio termina con un "continuará".

El personaje que más me ha gustado ha sido 'La madre' y Marshall. La presencia de Cristin ha sido divertida desde el principio y no ha acabado mal. De Marshall digo lo mismo. El primer momento en la furgoneta ha sido muy bueno, casi mejor que con Daphne.

Barney y Ted también han estado bien cuando hablaban de "El sueño". Me ha recordado al 1x1 "Pilot" en el que ellos dos tenían una conversación apoyados en la barra y Ted veía por primera vez a Robin. 

Y, aunque la musica indie de esta serie me gusta mucho, los efectos especiales son tremendamente horrorosos. Ya lo demostraron en el 5x15 "Rabbit or Duck" con esas feas caras de conejo y pato. En este capítulo lo han demostrado con los ojos llenos de fuegos de Darren.

Además, en esta review no os traigo una frase genial, os traigo un dialogo, traducido al español, claro. Y si no os gusta que lo escriba en español, solo tenéis que decírmelo. Aquí tenéis la conversación: 

- Barney: Así que, te mudas a Chicago.
- Ted: Me mudo a Chicago.
- Barney: ¿Por qué? Sé que Marshall y Lily se van a ir, pero es tan sólo un año. Mientras tanto,   nos veremos todo el tiempo. Tu, yo, Robin... ah.
- Ted: Necesito un nuevo comienzo.
- Barney: Te voy a echar de menos.
- Ted: Os voy a echar mucho de menos.

Después de esta conversación, los dos se abrazan.

Conclusión: Este episodio, comparado con el anterior, ha estado bien. 'La madre ha relajado el ambiente y por fin, Marshall ha llegado a Farhampton Inn. Con este episodio ha acabado la mitad de la temporada y me ha dejado con buen sabor de boca. A la vuelta, conseguiremos conocer a la futura esposa de Ted mejor y además, veremos la última bofetada.



Por Adrià Tent (@wieder_blutbad)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada