Crítica Del 1x03 "The Schtup List" De The Good Fight: Hurricane Trump Landing Chicago

28/2/17

La semana pasada, The Good Fight nos enseñó las cartas con las que va a jugar tras la era Alicia Florrick con sus dos primeros episodios, terminando el segundo con una escena de lo interesante – ay, Mari, la plancha que puede traer esto –. Si queréis saber lo que ha pasado, no dudéis en seguir leyendo.

En el fondo, las dos están hasta el
coño de la otra
Como comentaba la semana pasada, la tensión entre Diane y Lucca se puede cortar con un cuchillo. No, no se caen bien pero se respetan profesionalmente hablando – ya en lo personal iremos viendo; no olvido el “zasca” de Lucca a Diane en el piloto –. Aunque todavía no sepamos las circunstancias ni los detalles, Lucca salió de lo que quedaba de Lockhart, Agos & Ugh para irse a Roddick, Boseman & Kolstad y bien feliz que era hasta que vino la blanquita de turno, aka Diane Lockhart, a joderle el equilibrio, sobre todo si te quitan tu asiento para que pose su culo en él. Así que Barbara, más lista que el hambre – esta mujer me está cayendo MUY bien –, ha decidido que Lucca acompañe a Diane en el caso del Dr. Picot, quien ha sido acusado de ayudar a un terrorista. El caso como tal es muy actual y es interesante por la perspectiva que ofrecen desde la era Trump. Como el caso es lo de menos, me centraré más en la dinámica de las dos. No puedo negar que ese “Lucca, you’re second chair” por parte de Diane me ha tocado la moral. Aunque no fuese su intención – no obstante, nunca se sabe con Lockhart –, me ha sonado tan despectivo, tan humillante, tan de ir de superior moral que me ha dado asco. Mira, Diane, te puedes ir un poquito a la mierda. Vale, sí, el caso es tuyo, hija mía, pero Lucca estaba antes en el bufete y si la socia mayoritaria te dice que tienes que trabajar con ella, tú te callas y lo asimilas. No olvidemos que Diane es socia junior y aquí ella tiene que ir empezando a tragar un poquito de mierda – claro que sí, guapi –. Cuando Diane le ha preguntado a Barbara si este movimiento ha sido para darle una lección de moralidad, Kolstad no se ha descojonado en su puta cara porque es muy educada, pero ese “no” se podría traducir como un “no pero sí”. Diane no sabe jugar en equipo y debería ir empezando porque ya sabe que no es bienvenida por una parte del nuevo bufete, así que mejor ir ganándoselos poco a poco. Al final, Lockhart y Quinn han aunado fuerzas dado que la segunda sabe cómo manejar a Colin Morello – interpretado por Justin Bartha (Resacón en Las Vegas), el nuevo ayudante fiscal del Estado que nos presentan, y tiene una perspectiva más amplia de cómo tratar el caso. Finalmente, se dan la mano y esto abre ciertas preguntas: ¿esto significa una tregua? ¿Han enterrado el hacha de guerra definitivamente? ¿Van a intentar facilitar su convivencia en el mismo bufete? Sinceramente, a mí me gustaría más que hubiese bronca, que es cuando las tramas se crecen más y estas dos pueden sacar toda la mierda, que me muero por saber qué pasó entre ellas en este último año.

La lista (y el tonto al que pillaron)
Mientras que en el último episodio vimos a Maia más volcada en el trabajo que en su huracán personal, esta vez ha sido al revés, por lo que hemos podido avanzar con su trama y el esquema Ponzi de su padre. Tras ver que su madre se está trajinando a su Uncle Jax, Maia aguanta como puede el tipo hasta que discute con su madre, quien le dice que lo está haciendo por su padre – ¿en serio? –. Nuestra protagonista llega a una conclusión que, francamente, ya se me había ocurrido a mí: que su madre realmente está conspirando con Jax en contra de su padre. Volver a ver a la abogada de Maia ha sido un gran acierto; es una muchacha que me produce ternura y, al mismo tiempo, la van a utilizar – por lo menos así fue en el piloto – como alivio cómico. En este tercer capítulo también ha ocurrido esto último cuando padre e hija se reencuentran en la cárcel con sendos abogados. La visita se convierte en algo muy incómodo cuando Maia quiere hacer las preguntar correctas pero no puede ser tan directa debido a la presencia de los abogados, pero su padre sabe cómo eludir eso y le cuenta algo sencillo y directo en el abrazo de despedida. Y aquí ya empezamos con los jueguecitos para sacar – o, mejor dicho, “robar” información – que tanto me gustan, teniendo como compinche a Marissa. Finalmente, Maia saca una lista de nombres, importes y ¿números de identificación? Supuestamente, esto serviría para destruir a Jax – Jax pasó de ser buscado por una mujer vestida de cuero, gran escote y en moto (no soy la única que se acuerda de ese anuncio, ¿verdad?) a querer ser destruido –, pero no sabemos si también serviría para destruir a Lenore. Esta trama se va poniendo muy interesante pero, de cara a un futuro, tiene poco recorrido, ¿no? Al menos es la sensación que me da a mí. Si Henry Rindell es culpable, se quedará en la cárcel; si lo es Jax y Lenore, irán a la cárcel ellos dos, pero ahí terminaría el asunto por ahora. En el caso de Peter Florrick, se podía jugar con su vuelta a la política y su carrera en ella pero ¿aquí? De todas formas, a mí me gustaría que esto fuese una conspiración de tres pares de narices y si hay intentos de asesinato de por medio – ¡hala, Irene, qué dices, loca, que te has pasado! –, mejor que mejor. Cuanto más chungo y turbio sea, mejor me lo ponen – no va a ser así pero, amigos, imaginación al poder –.

El flirteo está en el aire
A pesar de que ya he hablado sobre Lucca, ¿no pensaréis que no voy a comentar su tensión sexual/flirteo/momentos-“cuquis” con Colin Morello, verdad? ¡Claro que había que comentarlo! Morello me recuerda a Cary Agos en la segunda temporada de The Good Wife pero más maduro y con menos rabia dentro. Es el chico guapo y exitoso que sonríe y conquista a todo el que se le cruce pero, por ahora, no va a caer esa breva con Lucca. Creo que en el fondo le gusta un poco pero ya tiene a su follamigo –  y menudo amigo, señores y señoras –, por lo que “esto” que está en el aire va a tener que esperar. Colin volverá a salir seguramente, por lo que la relación entre estos dos va a ser parte de la trama de Lucca sin dudarlo un ápice.

Me descojono
Respecto al bufete Roddick, Boseman & Kolstad, el negocio es bastante fructífero, con un total de 8,5 millones de dólares a repartir entre los socios. Barbara no ha dudado ni un momento en lanzarle una indirecta a Diane con que falta su parte de la contribución de capital, pero el asunto ha ido por otro lado: uno de los clientes no ha pagado todavía su parte. Barbara y Adrian han corrido veloces a ponerse en contacto con el responsable y han descubierto el pastel: están barajando otras posibilidades. Y aquí viene lo interesante del tema. Desde que vimos cómo Diane Lockhart miraba absorta su televisión y cómo Trump juraba su cargo como presidente de los Estados Unidos, yo ya estaba pensando cómo afectaría a la serie esta nueva perspectiva. Esta vez no sólo ha tocado al caso, sino también al bufete en sí mismo. Se trata de un negocio creado, dirigido y formado mayoritariamente por una minoría como son los afroamericanos, los cuales están considerados dentro de esta categoría en Estados Unidos, un país con un presidente públicamente racista, machista, xenófobo, homófobo y todo lo que acabe en “-fobo”, por lo que es el camino más realista que todo esto influya en la empresa. El cliente quiere tener como bufete uno que haya apoyado o apoye a Trump y claro, en Roddick, Boseman & Kolstad, la gente ha votado a Hillary Clinton… excepto Julius Cain. Seriously?! Me ha parecido muy cómico y al mismo tiempo me hace replantearme lo que pienso de este personaje, al igual que lo están haciendo sus compañeros de trabajo. Julius Cain termina salvando la situación pero, como bien le ha dicho Andrew Hart, socio mayoritario de otro bufete creado y dirigido por afroamericanos, se ha cavado su propia tumba. “Hoy te felicitan. Te estrecharán la mano, te darán una palmadita en la espalda, pero te espera un camino largo y solitario. La gente dejará de venir por tu despacho y no te necesitarán más”. Esto me hace pensar que se ha abierto otro melón, otra trama que puede dar que hablar. Habrá problemas en el reino y no será porque una mujer blanca se haya convertido en una socia junior, sino porque un afroamericano votó a Trump y le dejaron de lado. Ya veremos si van por ahí los tiros.

¿Los nuevos Luke Cage y Jessica Jones?
Una mención especial a Marissa con el nuevo investigador, del cual no sabemos ni el nombre. No quiero que ella se convierta en una especie de investigadora porque no creo que le vaya. No sabemos mucho de su pasado excepto que estuvo en las fuerzas armadas israelíes y que ha ido de un trabajo de mierda a otro, por lo que lo de investigadora no se lo veo – ¿acaso existe algún tipo de preparación para ello? ¿Ella la tiene? –. Como secretaria la veo bien pero tampoco tiene mucho futuro, seamos sinceros. Está bien para unos episodios y como alivio cómico, pero Marissa tiene que meterse en algún fregado para darnos algo de chicha, así que la veo más como compañera ocasional del investigador, como ha pasado en la parte final del episodio que otra cosa.

En general, el episodio me ha gustado mucho más que los anteriores. Ya vamos entrando en harina y las tramas se van desarrollando cuidadosamente, in my opinion. El caso ha sido entretenido, al igual que lo del bufete, ver a Lucca y Diane trabajando ha sido dar en el clavo y la trama de Maia me está gustando. Aunque en ciertas cosas me sigue recordando a The Good Wife – obvio –, he notado menos el tufillo de la serie madre y me va convenciendo más. Veremos cómo sigue aunque yo tengo ganas de descubrir para qué sirve esa lista que le ha enseñado a su padre.

Por mi parte nada más excepto animaros a que dejéis vuestros pensamientos, sentimientos o cualquier cosa que se os haya pasado por la cabeza al ver el episodio. ¡Hagan sus apuestas! ¿De qué trata la lista del Uncle Jax?

¡Hasta la semana que viene!


Irene (@MissSkarsgard)

8 comentarios:

  1. Pobre Diane, siempre me la terminas maltratando, así que me toca salir a mi en caballo blanco y brillante armadura a rescatar a mi damisela (donde se entere que alguien la llamo así, se muere tres veces).
    Hay que considerar que a Diane, me le ha tocado muy duro ultimadamente y es muy difícil desacotumbrarse a ser quien da las órdenes por eso comprendo el gran esfuerzo que hace por no gritar a Barbara que se la tiene absolutamente al robo vivo, que la verdad no me puedo quejar porque los personajes como Barbara me fascinan y de hecho me recuerda a la Diane de la Primera temporada, una arpía con ningún otro sentido que joderte la vida a la protagonista, aunque eso sí siempre cargando un poco de razón en su accionar.
    Con respecto al trabajo conjunto con Lucca hay que ver lo que les habrá costado a ambas, pero más a Diane porque a pesar de que Lo de Lucca no fue personal si fue absolutamente humillante, me parece que a eso venía el comentario de Diane con respecto a la 'second chair', para hacerle ver a Lucca y en el fondo a su misma que ella todavía tiene el control del caso ( y también de su vida, su carrera y de los eventos de hace un año).

    En cuanto a la pobre de Maia, que jodido encontrarte en esa situación, honestamente niguno de los que la rodean me genera confianza, pero me niego a creer que Leonor está trabanjdo junto Con Jax, casi que prefiereriria que fuera ella quien se hubiera inventado todo ese cuento de la estafa y los tenga a todos enfrentados para más tarde salir triunfadora, igual comparto tu opinión sobre lo corta que puede ser está trama pero son los King, seguro encuentran una salida para mantener a los actores en la nómina :)

    Pd: Tal vez sea cosa mía, pero después de leerte me cuenta un trabajo enorme dejar de pensar en presente prefecto xD #SaludosDesdeColombia y Gracias por la crítica ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Vivian Astrid! No es maltrato, es que no me cae bien y hace una cosas que mira, no puedo con las injusticias xD

      Entiendo que a Diane le va a resultar difícil bajarse del trono y ver que ahora es una más, una socia junior, que no socia mayoritaria ni nada por el estilo, pero tiene que empezar a saber cuál es su sitio y ahora mismo no está al mismo nivel de Adrian ni de Barbara. Además, es la última en llegar, hay gente que ha estado allí antes que tú. No sé, a lo mejor conocen mejor cómo tratar a ciertas personas que tú sólo has visto una vez o que lo han tenido más difícil porque no son blancos. Diane, in my opinion, tiene que empezar a aprender ciertas lecciones y entre ellas está la de la humildad, pero lo va a hacer a palos, como todo hijo de vecino.

      Creo que si el comentario de Lucca es para hacerse ver a sí misma que tiene el control del caso y luego, vida y carrera, es la peor forma de hacerlo, porque si ya hay una tensión palpable entre ellas, ese comentario podría haber encendido una chispa que desencadenaría en una bronca del quince. Me parece muy bien, por otra parte, que tenga el control del caso pero, si tienes a Lucca para ayudarte, no estaría mal que lo hiciese, como es en el caso de Morello, que ella le conoce y Diane no.

      La treta de los Rindell podría estar ideada por Lenore, es cierto. Ya iremos viendo. Ahora mismo podemos hacer todas las apuestas que queramos y divertirnos un rato. Sobre los actores implicados en esta trama, cuando se termine estoy segura de que seguirá Rose Leslie. Esta es una parte de su historia pero no toda. Los padres podrían salir de vez en cuando, dependiendo de cómo termine todo.

      ¡Un saludo!

      P.D: ¿En serio? Me parece gracioso xD Saludos a Colombia desde España :)

      Eliminar
  2. ¡Hola Irene! Este capítulo se me ha hecho cortísimo, y me parece que con la temporada en sí también me va a pasar :)

    Me ha parecido fatal el tono despectivo con el que Diane le ha recordado a Lucca que era second chair, tiene razón la jefaza en que una persona que ha tenido el status profesional de Diane no se va a tomar las órdenes muy bien y creo que esta situación puede ayudarnos a los que estábamos un poco desencantados con ella a que la volvamos a ver algo de humildad y sobre todo, una evolución. He echado de menos que nos cuenten cómo sigue afectando su bancarrota a su vida personal.

    Lucca con el abogado de la parte contraria me ha parecido muy cuqui y ahí sí que he echado de menos a Alicia tomándose unos chupitos de tequila con ella (o con Kalinda :P Por desvariar, ¿cómo se llevarían Lucca y Kalinda? Siempre me ha parecido que sus personalidades se daban un aire: fuertes, independientes y seguras de sí mismas)

    El momento de buscar un socio/trabajador que hubiera votado por Trump me ha parecido buenísimo, really Julius? Aunque no deberían hacerle moving por cuestiones ideológicas la verdad...

    Y así como de Diane me ha faltado ver su parte personal, de Maia me ha faltado verla trabajando y aprendiendo. Yo tengo bastante claro desde la escena final del capítulo anterior que su madre se la está jugando a su padre y ha conspirado contra él con su tío, a ver si me equivoco porque pobre hombre si es así... En cuanto a la lista con teléfonos ni idea, ¿podría ser una lista con los clientes de Jax que sacaron sus inversiones antes de que estallara el escándalo y por lo tanto serían testigos de la conspiración?

    Un placer leerte, como siempre. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Bellatrix!

      El tono despectivo me ha dolido bastante y, como ya sabes, tampoco es que sea muy fan de Lucca, pero no se merece eso y menos cuando ella lleva más tiempo en el bufete que Diane. No sé si la vamos a ver más humilde - ¿realmente lo ha sido alguna vez? Ya me extraña - pero es una lección que tendría que aprender. Sobre el impacto de la bancarrota en su vida personal, creo que lo iremos viendo a lo largo de toda la temporada. Los episodios se van equilibrando entre vida personal y vida profesional de las protagonistas, así que a lo mejor en el siguiente tenemos algo más sobre la parte privada de Diane.

      Lucca y Colin tiene un rollo que me gusta, así que iremos viendo cómo se desarrolla eso. Siguiendo tu "desvariación", es algo que no me había planteado. Aunque sean dos personajes reservados, en el caso de Kalinda es mucho más reservada que Lucca, así que me da a mí que no confiarían mucho la una en la otra. Se respetaría y es posible que se llevasen bien, pero no como para tomar chupitos juntas.

      El moving de Julius es algo que entiendo pero no lo comparto. Los compañeros no entenderán para nada por qué ha votado a semejante ser y, al no soportar a ese ser, le hacen el moving. Es en plan "¿qué coño viste en Trump como para votar en él, si está en nuestra contra?".

      Como ya te he dicho, me da que los episodios se equilibran con la parte personal y la parte profesional de cada una. En este caso, tocaba ver la parte privada de Maia cuando ya la vimos trabajando en el anterior episodio. Como tengo claro que la vamos a ver desenvolverse en un juzgado en el futuro, no me preocupa mucho. Lo de Lenore es muy raro y sí, nos hace pensar que se ha aliado con su cuñado para ir en contra de su marido, algo que es muy heavy. Sobre la lista, no se me ocurre nada, sinceramente.

      Otro placer leerte a ti. ¡Un abrazo para ti! :)

      Eliminar
  3. [img]https://media.giphy.com/media/S3Ot3hZ5bcy8o/giphy.gif[/img]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo tomarme el gif de Jack Nicholson pero vale.

      Eliminar
  4. Hola Irene!

    Ahora sé por dónde van los tiros con Marissa. Un gran acierto, escudera de Kalindo (no sabemos su nombre aún no?) Bien bien bien, retiro mis críticas al respecto, me habría parecido un calzador enorme que de golpe y porrazo ella fuera investigadora.

    Está muy interesante el caso de Maia, pero yo no sé qué pensar. Tengo la sensación de que van a jugar un poco con nosotros haciéndonos creer A y luego B. Igual el padre de Maia sea culpable y esté utilizando a su hija. O la madre tiene un plan para engatusar a Jax y al final sacarle los trapos sucios, ocultándoselo a Maia para que todo se lleve de forma discreta. Realmente pinta de malo tiene más Jax (que seguro que es el que buscaba la rubia, encaja con la descripción jajaja, pero se ha jubilado ya xD) y el padre de Maia tiene cara de buenazo. ¿Será para despistar? Veremos a ver, creo que va a haber giro dramático fijo. Aunque no sé si intentos de asesinato jaja. Espero, por lo menos, quedarme más a gusto que con el desenlace de Peter Florrick, que le deseé todo lo malo y salió airado el cabrón...

    Por otra parte muy interesante la trama del bufete y el tema de Trump. Asusta pensar que este tipo de cosas puedan suceder de verdad en USA. Julius terminará yéndose supongo, al menos eso se ha intuído.

    Me sigue gustando mucho la serie, me alegra que disfrutes un poco más con ella :)

    Hasta la próxima semana!!

    PD tampoco entiendo el GIF de Jack Nicholson, igual es una forma de decir que coincide con la review!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Petrushka!

      Cuando leí tu opinión sobre Marissa ya había visto este tercer episodio, por lo que no quería comentarte nada hasta que lo vieras. No, por ahora no conocemos el nombre del investigador pero al menos ya sabemos cómo va a operar con él Marissa. Es algo más natural que convertirse ella en la próxima Kalinda.

      Lo que planteas sobre el caso de Maia es también otra opción. Es posible que nos quieran despistar bastante. Por ahora tampoco quiero teorizar mucho porque me gusta dejarme llevar y que la serie me sorprenda, pero me gusta que vosotros lo hagáis y que tengáis diferentes teorías. A ver quién acierta xD

      Estoy convencida de que habrá algún afroamericano que habrá votado a Trump en la vida real (creo que las encuestas lo dicen, igual que los latinos también le votaron). Yo también he intuido eso con Julius, que al final se largará y es posible que haya bronca de por medio.

      Sí, por ahora voy disfrutando un poco más con ella, que es un gran punto a su favor.

      ¡Hasta la próxima semana!

      P.D: Yo me he quedado un poco descolocada con el gif xD

      Eliminar