American Crime Story o el show de Marcia Clark

24/2/17


¡Hola, amigos! Aquí me hallo un día más, entre días de lluvia y maratones de Netflix, ya tranquilizado tras mi artículo acerca de los personajes que más odio (obviamente habrá otro artículo acerca de mis personajes más queridos, pero eso lo tengo que pensar). Esta vez, vengo para hablar acerca de una serie que causó mucho furor hace ya más de un año y que terminé de ver hace muy poquito. Hoy hablamos de la maravilla historia de Marcia Clark a.k.a. American Crime Story.

Hacia febrero/marzo del año pasado American Crime Story, o la serie que trata el juicio del siglo, salió a la luz. Yo voy a decir la verdad: no tenía ni pajolera idea de quién era O.J. Simpson ni nadie. Pero oye, me llamaba bastante la atención que trataran un tema como el de un juicio real en televisión, además de que, según todas las informaciones que había leído, ese juicio había sido el juicio del siglo y claro, nadie se puede perder un juicio tan conocido y señalado.

Pero vamos a ver, quitando al señor O.J. Simpson y su fácil instinto asesino, todo el mundo sabe que la verdadera protagonista de esto es la señorita Marcia Clark, interpretada por la más que maravillosa Sarah Paulson.

Tal como decía mi compañera Victoria cuando hablaba acerca del último capítulo de la temporada, Marcia es una persona que lucha día tras día contra los abogados de O.J. Simpson, contra los medios de comunicación y la imagen que dan de ella, incluso contra sus compañeros de trabajo en ciertos momentos. Es una luchadora, para ella el fin justifica los medios y hace lo posible por conseguir sus objetivos. Lucha con la justicia en la mano y hace todo lo que puede para defender a su cliente. En definitiva, es la p*** ama de la serie.

No podemos negar de que el personaje de Paulson es espectacular y una de las mujeres más fuertes de los últimos años en televisión (ademas, todos sabemos que entre Marcia y el juez había rollo... y con Chris Darden también), pero también hay que señalar el papelón que se marca el señor David "Ross Geller" Schwimmer. Él tiene que ser el primero que cree a O.J., ya que es el único amigo verdadero que tiene, pero en el fondo sabe que no está 100% seguro de que su amigo sea inocente. Schwimmer se marca uno de los mejores personajes de su carrera (que tampoco hay muchas cosas interesantes en su curriculum tras Friends, admitámoslo).

Si hablamos de Robert Kardashian, el personaje que interpreta Schwimmer, tenemos que hablar de LAS KARDASHIAN. Esos cameos que tienen las señoritas Kim, Khloe y Kourtney de pequeñas dan mucho frescor a la serie, además de conectar todo lo ocurrido en el juicio de O.J. con el reality actual de Las Kardashian. Ojalá las hijas de Robert le hubieran hecho caso a su padre. Todo hubiera sido más fácil para la humanidad.

Otro de los grandes pros que tiene la serie es la fidelidad que tiene frente a los hechos que ocurrieron en la realidad. Cuando comienzas a ver un capítulo parece que estás viendo un documental acerca del juicio del siglo. Puedes perfectamente comparar escenas con esos momentos en la realidad y te quedarás bastante perplejo al comprobar de que es increíblemente realista, desde la caracterización de los personajes hasta los momentos (Cuando O.J. se prueba los guantes, OMG).

En contraposición a los personajes de Paulson y Schwimmer, tenemos al señor Travolta. Mira, yo no sé si el señor Shapiro era así de verdad, pero este personaje es claramente el cuñado de la serie. El típico personaje que se cree que lo hace todo bien y que todo lo que dice es correcto. Es un personaje que me ha desagradado bastante. Era muy odioso y parecía sacado de las típicas películas de 'Los padres de él/ella'. Me agrada bastante que según vayan pasando los capítulos su protagonismo vaya disminuyendo en favor de Johnnie Crochran, cuyo personaje me parece mucho más interesante.

Pero lo que no soporté en ningún momento de la serie fue, nada más y nada menos, que el jurado. Ese jurado que vota más con el corazón que con la cabeza, solo porque el acusado es una persona exitosa cuyo color de piel es el mismo que el de ellos. Un jurado bastante insoportable a mi parecer, aunque tengo que admitir que el capítulo que se centra en ellos es bastante curioso y entretenido, sobre todo para aquellas personas que no sabemos como es todo el rollo del jurado en Estados Unidos, etc. Ese capítulo es como una especie de Gran Hermano bastante interesante.

Me ha gustado muchísimo esta serie y ya estoy ansioso con que llegue las tres temporadas que quedan. Lo malo: que vamos a tener que esperar hasta 2018 para ver el caso Katrina en televisión (que manía las series con dejarnos años de parones entre temporada y temporada). Tras Katrina irá Versace y el caso de Monica Lewinsky. Tres temporadas que prometen muchísimo y que no te puedes perder si te gustó la primera temporada. Y a ti, ¿que te ha parecido American Crime Story? ¡Cuéntame tu opinión!


David (@DavidMichele8)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada