Crítica del 5x15 “Target” y 5x16 “Hunt” de Castle

15/10/13


Llegamos al punto medio de la temporada donde nos cuelan los dos capítulos de extrema tensión a los que ya nos tienen acostumbrados en Castle. El caso del 5x15 podría haber sido un caso más, pero un inesperado giro de los acontecimientos, nos lleva a una intrigante trama que se alarga hasta el 5x16. ¿Interesados? Seguid leyendo.

El capítulo 15 empieza con un hombre siendo atropellado por una furgoneta, quien poco después descubrimos que era el guardaespaldas de la hija de un multimillonario egipcio. Todos creen que el secuestro de la joven ha sido causado por dinero, pero no podía ser tan fácil, ¿no? Las pistas los llevan hasta una charla a la que la chica asistió la noche anterior, pero lo que descubren no mejora para nada las cosas: Alexis era su amiga, y también ha sido secuestrada.


Así que durante todo el capítulo tenemos a Castle asustado, muy asustado, como es normal -y vuelvo a insistir en que Nathan Fillion lo clava y transmite los sentimientos tan bien, que a mí me ponía los pelos de punta- y ni la pobre de Beckett sabe qué hacer para calmarlo, además de que ella también se asusta, porque el miedo hace salir el lado más oscuro de Castle.

Mientras, las dos chicas secuestradas se las arreglan para escapar, pero no consiguen llegar muy lejos, aunque Alexis consigue llamar a su padre por Skype y, a la vez que rastrean la llamada, vemos a la hija de Castle salir a una azotea desde la que se ve una panorámica de la ciudad de París.


Por supuesto, sabiendo que su hija está en la otra punta del mundo, y después de que liberan a la otra chica con el pago de un cuantioso rescate, Castle no se va a quedar quieto, y desobedeciendo a los consejos de tener paciencia (¿Paciencia? ¿Castle? ¿Cuándo?), empieza el 5x16 yéndose a París -un París de cromas que dejan mucho que desear-. Allí, contacta con un amigo que lo pone en contacto con otro amigo, y acaba yendo a hacer trabajo de campo en la investigación. Pero, ¡sorpresa! El amigo del amigo no resulta ser quien creía que era, y también está involucrado en todo esto, y un señor desconocido ayuda a Castle a salir del lío que lo han metido, o que se ha metido él.

Mientras, desde Nueva York, Beckett continúa con la investigación -y se pone violenta, y hace volar sillas también- y es entonces cuando descubre que, en realidad, Alexis sí era el blanco del secuestro, e incluso la habían estado siguiendo durante un tiempo. Todo esto ocurre al mismo tiempo que Castle descubre que el hombre que lo ha ayudado a salir del percal en el que se encontraba, es su padre, y que nunca ha sabido nada de él porque es un espía, y que si ahora Alexis y él están en peligro, es por su culpa, así que montan un pedazo plan para liberarla y, como siempre, salen victoriosos y regresan a casa, aunque con gran pesar de Castle, que le hubiera gustado pasar algo más de tiempo con el padre al que nunca había visto.

Estos dos capítulos me han parecido estupendos. Al fin, después de casi cinco temporadas han dejado por fin actuar a Castle como protagonista, porque yo no sé qué piensan, pero la serie debería llamarse “Beckett”, porque todos los capítulos importantes giran alrededor de ella. Que no es una queja, que la historia de Beckett me parece muy interesante, pero me ha parecido genial que le dedicaran un poco de tiempo al escritor y a la trama que abrieron en el 4x16 sobre su padre. ¡Espero que volvamos a verle pronto!




Doralicia (@Doralais)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada