Crítica Del 1x10 "Chaos" De The Good Fight: Not Only The Name Of A Theory

18/4/17

Finalmente ha llegado la season finale de The Good Fight. ¡Parece mentira! Durante diez semanas hemos visto cómo se desarrollaba el esperadísimo spin-off de The Good Wife y, ahora, nos toca reflexionar un poco sobre lo que hemos sido testigos. Si quieres enterarte de lo que ha pasado, no dudes en seguir leyendo.

BUSTED!
Empezando por el caso de esta semana, tenemos a un viejo conocido, Dylan Stack, a quien le asociamos con Bitcoin – gracias, The Good Wife, por enseñarme tanto – y Anonymous, aunque principalmente con la divisa virtual. Stack va en busca de la ayuda de Diane Lockhart dado que cree que le están teniendo una trampa. Supuestamente, ha aparecido un código en su portátil cuando este lo tiene bastante bien defendido de cualquier posible intruso – sospechoso –. Diane no duda en aceptar el caso y Adrian propone llevar el código al Departamento de Justicia a través de Lucca. Los del Departamento de Justicia, al conectar el pen drive, ven cómo el código se convierte en un malware, es decir, un virus informático que afecta a todo el sistema, por lo que el virus va a hacer de las suyas y lograr su propósito: que haya un apagón que afecte a toda la ciudad. WHAT. THE. FUCK? ¿En serio la gente es tan inocente que se dedica a conectar pen drives ajenos sin antes tener algún tipo de seguridad o prevención? ¿No tienen a alguna persona, informática, por Dios bendito, que se dedique a tener un ordenador más preparado (mejor seguridad, que impida que el dispositivo al conectarse empiece a funcionar automáticamente, etc.) para este tipo de situaciones? ¿Este es el Departamento de Justicia o el de los Ineptos? ¡No se veía venir en absoluto! Si tenía que quedarme estupefacta con esta treta, va a ser que no. Siguiendo con el caso, detienen a Lucca por cooperar presuntamente con el hacker, que es lo último que nos faltaba en este episodio. Esto enciende la mecha de Maia y va a defender a ¿su amiga? y abogada con uñas y dientes. Lo que resulta sorprende – si hay algo verdaderamente sorprendente en este episodio – es que recurran a Felix Staples como salvador del caso, dado que crean una trampa – Staples queda en un restaurante chino con el hacker – y Dylan Stack no duda en ir directamente hacia ella. Ante esto sólo puedo preguntar una cosa: ¿qué cojones le está dando a todo el mundo con engañar a sus abogados? Primero Neil Gross y ahora este. ¿Qué mierdas es esto y a dónde vamos a llegar? ¿Dónde está lo interesante o el atractivo de esta artimaña? Si ya no me lo pareció con Neil Gross, un tío que ha salido bastantes veces y le puedes tener asco y/o cariño, fijaos con un pavo que lleva sin salir desde la cuarta temporada de The Good Wife y ya era alguien del que no te podías fiar mucho, ni para bien ni para mal. ¿Por qué esta recurrencia a algo que ya hemos visto? ¿Lo harán en algún momento con Colin Sweeney si vuelve a aparecer, porque ya es lo único que les queda? Si ya me quejaba en al anterior review de la poca variedad de casos, ni os digo con las tácticas de algunos clientes. Wow! Otra cosa al respecto de los clientes es que parece que todo el mundo va al mismo sitio, sobre todo los viejos conocidos. No sólo tienen a Chumhum como cliente y han aparecido por allí Stack, el reverendo Jeremiah y Colin Sweeney de forma casual. Si mal no escuché, también contaban con el Grupo Paisley, muy conocido en la quinta temporada de The Good Wife. ¿Estamos ante una casualidad – hell, no – o es que realmente no es un bufete de abogados sino un club y coinciden todos? O es una colección de cromos o están jugando al Pokémon Go pero con los clientes. Todavía no lo he resuelto. Quiero decir, no me quejo de ver a gente ya conocida, sino de que dé la maldita “casualidad” de que estén todos metidos en el mismo saco. No es creíble. ¿Por qué no introducir a otros abogados de otros bufetes y que en Reddick, Boseman & Kolstad se enfrenten a estos clientes tan queridos por el público? No me parecería tan raro, in my opinion.

Final feliz... ¿por ahora?
Diane, al principio de esta temporada, lo pasó “mal”: se quedó sin su dinero de la jubilación – adiós casoplón en la viña francesa –, sin trabajo – y no hemos vuelto a ver a David Lee – pero su salvador, Adrian Boseman, le ofreció un curro y ya no lo volvió a pasar tan “mal”. La temporada de Diane ha sido irregular, inestable y, al mismo tiempo, insípida, si lo pensamos fríamente. Sí, tiene un armario increíble y le ha dado algún coscorrón a algún capullo – hola, Staples –, pero no la hemos visto avanzar gran cosa. ¿Es socia? Sí, pero tampoco está su nombre en el membrete – gracias a Dios, porque ya me rajo las venas –; es más, está en la junta directiva, lo cual no sé si era verdaderamente su objetivo o quiere llegar más alto. ¿Le van mejor las cosas? Suponemos que sí, porque su contribución de capital salió de la cuenta de Chumhum y ya no se ha preocupado más por irse a un cuchitril de casa de ¿80 metros cuadrados? – conozco a gente que vive en una de 45 y son cuatro personas, así que menos quejarse, por favor –. Su vida profesional va bastante bien y la personal… pues también. El único eslabón suelto que quedaba era Kurt. Ya dije en algún comentario que la situación estaba en un “ni contigo ni sin ti” y que es algo que debería de desvelar rápidamente. Diane recibe la llamada desde el hospital, donde le dicen que McVeigh ha tenido un accidente de coche y que están a punto de operarle, así que se va corriendo hacia allí. Con esa referencia al momento en el que visitó el hospital para saber de Will Gardner y encontrarse, posteriormente, que había fallecido – el hombre con un zapato sí y otro no –, se encuentra con Kurt quien, me da a mí que no ha pasado por el quirófano. Si fuese así, no se movería nada y se da la vuelta como un campeón. Diane se da cuenta de lo asustada que está, ya que pensaba que había muerto. Sin embargo, el momento reconciliación ocurre después. Ella ve un vídeo en el que Kurt interviene en el robo de un coche donde estaba metido un bebé. Y, cómo no, aquí caemos en el cliché barato: Lockhart se da cuenta de que su marido es un héroe salvador de bebés por el mundo y se le caen las bragas al suelo. Ya las tenía medio caídas, no vamos a negarlo, pero esto termina de arreglarlo. “Represento a gente sin escrúpulos y tú salvas niños”. Wow, la mujer que se siente culpable por su trabajo. Esto ya es algo que hemos visto tantas veces. Sí, son hijos de puta pero te dan dinero, que es lo que necesitas para que no te mudes a un cuchitril de 80 metros cuadrados y que no tengas que vender medio armario en Wallapop. No siempre se representa a buena gente pero, ¿qué vamos a hacerle? Lo siento, pero cada vez que se queja Diane o se hace la víctima no me la creo. Señora, diosa del Olimpo, usted ha dado un por culo extremo durante varios años con que si un bufete de mujeres, que si me quedo en la calle, que si no puedo ser una simple consejera y traer a Chumhum, bla, bla, bla, como para que me venga con estas. ¡Ya está bien! Quéjese de otra cosa pero no de su vida porque le va bastante bien dentro de lo que cabe.

La que le viene a la pobre
Quien se debería de quejar es Maia, que está en la mierda más absoluta. Rindell ya empezó el día mal su evaluación por parte de Adrian y Barbara – con referencia incluida a como la conocimos al principio de la temporada –. Reconocen su inteligencia – que ya parece mucho pedir en este mundo de Trump, porque suelen reconocer más tus largas piernas y tus turgentes pechos que tu cerebro – pero que le falta atrevimiento. Es decir, lo que ya había comentado por aquí: Maia, tienes que espabilarte o te van a comer los demás. Rindell parece despertarse con la detención de Lucca y decide ayudar a Adrian en el juzgado, a pesar de que en un principio él se negase. Algo que me ha gustado muchísimo es que Maia, por fin, ha sacado carácter en los tribunales, ha peleado por lo que cree y por su ¿amiga?, lo que ha sorprendido a Adrian y, a lo mejor, así tiene una mejor opinión de ella. Sin embargo, las cosas no iban a ir tan bien y el día ha terminado de la peor manera. Henry Rindell se enfrenta a una condena de 35 años de cárcel. El señor, que ya podíamos intuir de qué pie cojeaba – del suyo propio, obviamente –, opta por ponerse en contacto con un amigo y preparar su huida del país. Pero llega una noticia inesperada: la fiscalía tiene pruebas en contra de su hija. Para salvarla, tiene que aceptar el acuerdo de los 35 años o ella irá 5 a la cárcel. Y, haciendo balance, ¿por dónde tira la cabra? Al monte, es decir, pirarse del país y que Maia cargue con las consecuencias porque, queridos lectores, entre 35 y 5 años, pesan más esos 35. Supuestamente, el giro de guion de este episodio era el arresto de Maia mientras se encontraba con Lucca tomándose una copa de vino, pero se veía venir desde lejos. Me explico. Ya vi en Twitter cómo TVLine decía que los King explicaban este giro y me pregunté: ¿dónde está? ¿Era que Rindell se la jugase a su hija a pesar de los lloros? Parece ser que sí pero si partimos de la base de que jamás me he creído a este hombre, entonces el giro ni existe en mi caso. Era la detención de Maia o que se liase con Lucca rodeadas de velas y vino. Lo que sí es cierto es que puede dar lugar a una segunda temporada interesante y más alejada de The Good Wife, in my opinion, lo que sería un acierto. Una cosa que me perturba de Henry Rindell es que le dice a su mujer que está contento de haberse casado con ella. ¿Ha perdonado a su mujer? ¿No le molesta que haya estado tirándose a su hermano durante nueve años? Perdonadme, pero es algo que no me cabe en la cabeza. “Teníamos problemas, pero no queríamos preocuparte con ellos”, le dice Lenore a su hija. Lo de este matrimonio cada día lo entiendo menos. Tampoco entiendo que ahora, justo AHORA, Henry reconozca que es culpable porque ¿ha visto las pruebas? ¡¿Perdona?! ¿No sabes si eres culpable o no de un delito que has cometido o no hasta que has visto las pruebas? ¡¿Pero tú eres tonto o en tu casa no hay botijo?! O este señor es un inconsciente o un palurdo monumental. Todavía no me decido. Lo que está claro es que, aunque llore por el daño que le va a causar a su familia – según los King –, Henry Rindell se quiere a sí mismo mucho más que a su esposa y a su hija. Es un cabrón, sí, pero no me sorprende. Ahora Maia está viendo cómo su vida se va un poco a la mierda, pero esperemos que salga pronto del socavón en el que está. ¿Tres meses aburridos? ¡Ja!

♥ Os quiero ♥
Pasamos de Maia a Lucca, quien está en una situación “rara” con Colin. A estos dos los quiero mucho porque, primero, son dos personas profesionales que lo dan todo con sus casos y como personas me cae bien, y segundo, porque son muy cuquis y me encantaba su relación de “somos follamigos pero, en el fondo, nos queremos mucho aunque tenemos problemas”. En este episodio, la relación ha sido de lo más cordial y a ella le ha extrañado que él no hubiese llamado insistiendo. Creo que Colin es un tío muy respetuoso y que no te va a dar el coñazo cuando tú ya has dicho “no” – este será uno de los pocos hombres que conocen el significado de esa palabra. ¡Menos mal! –, así que ese es otro detalle que me encanta de él. Sobre Morello, hay que decir que le hemos visto diciendo que dimite, pero su jefe le ha dado la vuelta a la tortilla al ascenderle a fiscal, por lo que no sabemos realmente cómo han quedado las cosas. Por lo que hemos visto, sigue en su puesto de trabajo pero podría ser hasta terminar con el caso. Este es uno de los muchos misterios que tendremos que resolver en la siguiente temporada junto con la relación de estos dos, que me tiene en un sinvivir.

En general, la season finale no ha estado mal. Me equivoqué con mi predicción de que tendría mínimo 50 minutos; no llega ni a eso, y lo que han hecho ha sido, más que solucionar cosas, enredarlas. Me quedo con Barbara por primera vez en el juzgado – ¡ya era hora, joder! Os ha costado – y con Jay ayudando a Marissa a prepararse para sacarse la licencia de investigadora, lo cual me hace comprar más su amistad. Sin embargo, lo de Marissa siendo investigadora me parece rizar un poco el rizo. ¿Otra Kalinda pero sin ser Kalinda en absoluto? ¿Están haciendo esto para que también haya una mujer en otro cargo que no sea secretaria ni abogada y aumentar la diversidad de perfiles? ¿O es porque Marissa sirve para todo y es así de versátil la muchacha? No sé, no termina de encajarme. Y, como vaticiné, hay cosas que se han quedado en el tintero como la guerra civil en el bufete, algún posible sentimiento de Adrian hacia Diane o, lo más interesante de todo, el misterio de Lenore Rindell, que no sabemos muy bien a qué juega esta mujer. Lo que sí nos han adelantado es ese momento de Diane y Adrian juntos en el despacho de él mientras Barbara está en el suyo a oscuras. Tampoco me pillaría de sorpresa si Barbara se sintiese apartada por la presencia de Lockhart; creo que ha visto su latifundio amenazado y es comprensible. Diane ha ido a por todas y Barbara, aunque se ha mostrado comprensiva, no le ha hecho ni puta gracia – a mí tampoco, así que te apoyo a tope –, pero ella es muy educada y se mantiene firme.

Sobre la temporada en general, me ha parecido una introducción y una muestra de lo que va a ser esta serie. Me ha gustado pero tampoco bebo los vientos por ella y tengo que dejar claro que no es por la ausencia de Cary Agos – cariño, te echo mucho de menos, que lo sepas –, sino porque me falta “algo”. Seguimos con la poca profundización en los personajes, a veces con la poca relevancia de los acontecimientos – por casi me quedo dormida el otro día viendo un episodio por segunda vez de lo poco que me interesaba –, el abrir melones para luego no cerrarlos y dejarlos en la recámara sin mucho sentido – espero que traten esas tramas abiertas en la siguiente temporada –, con la sombra de The Good Wife sobre ella, lo cual es un arma de doble filo porque la comparación siempre va a estar ahí y te puede arrastrar si quieres crear una personalidad e identidad propias. Ha tenido cosas buenas como la presentación de los nuevos personajes y conocer un poco más a otros, como Lucca, pero la conocemos sólo por sus hechos porque no tenemos ni zorra idea de su mentalidad o su lado más personal – sí, tiene miedo al compromiso y una gran inseguridad, pero no sabemos las razones que hay detrás de ello –, y la vuelta de algunos personajes queridos y odiados desde la serie original. Como ya digo, me tomo estos diez episodios como una introducción y una declaración de intenciones que, ha estado bien, pero tiene problemas de ejecución que deberían intentar solventarse para la segunda temporada.

Por mi parte nada más excepto animaros a que dejéis vuestros pensamientos, sentimientos o cualquier cosa que se os haya pasado por la cabeza al ver el episodio. Ha sido un verdadero placer traeros cada semana estas críticas y espero que hayáis disfrutado leyéndolas tanto como yo escribiéndolas.

¡Nos leemos la próxima temporada!


P.D: Al final el número de palabras en los títulos de crédito ha ido de forma ascendente, hasta encontrar su pico en el quinto y sexto, para luego descender. Así que nada de títulos kilométricos, lo cual agradezco de veras.

Irene Galindo (@MissSkarsgard) 

4 comentarios:

  1. Madre mía, que rápido se me ha pasado! Acostumbrado como estaba a las temporadas de 20 y tantos episodios de "The good wife" esta se me ha echo cortisima.
    Por tus comentarios creo que la serie me ha gustado bastante mas a mi que a ti aunque es verdad que tiene sus carencias pero yo la he disfrutado mucho, como también he disfrutado leyendo tus criticas que siempre me sacan una sonrisa por lo que espero seguir leyéndolas en la segunda temporada.
    Un saludo y hasta pronto.
    P.D: Ese plano de Diane en el hospital viendo al hombre sin el zapato me puso los pelos de punta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Roberto!

      Esto de que tenga 10 capítulos hace que se pase realmente rápido. Por lo que dicen los King, estarían negociando para que la segunda temporada tuviese 12 o 13 capítulos, como las series de otras plataformas digitales, aunque entiendo que CBS sólo les dice la decena. Nueva serie y en un formato nuevo, tampoco hay que arriesgarse mucho.

      Estoy convencida de que muchos de vosotros la habréis disfrutado más que yo. Se me han juntado varias cosas: que no estaba muy convencida de al existencia de este spin-off, que yo todavía no he cerrado (en el fondo) mi relación con The Good Wife dado que sigue muy presente en mi vida, los fallos me han pesado más que los aciertos, hay cosas que no me han terminado de cuadrar y, la madre de todos mis problemas últimamente, la universidad, que no me está dejando disfrutar de algunas cosas. Viendo por dónde tira la serie, espero relajarme un poco, pero ya aviso de que va a ser difícil.

      Me alegra que hayas disfrutado leyendo las críticas, yo también lo he hecho escribiéndolas y sí, espero seguir escribiendo sobre la serie con su segunda temporada.

      ¡Otro saludo!

      P.D: Ese plano que comentas es ya torturador; lo tengo grabado a fuego en la memoria y uff, el miedo se apodera de uno.

      Eliminar
  2. Hola!

    Bueno, pues más o menos es lo que me esperaba, la verdad que me he quedado con un buen sabor de boca. Me ha gustado mucho el encabronamiento de Maia y espero que siga adelante en esa tendencia, la haría un personaje mucho más interesante.

    Creo que lo justo sería comparar la serie con la primera temporada de The Good Wife, que la verdad que no me pareció tampoco una maravilla. TGW fue in crescendo y espero que TGF haga lo mismo. Empezará a desarrollar más a los personajes, espero, y seguramente las cosas ni sean blancas ni sean negras.

    Coincido bastante con tus impresiones, por ejemplo que veo como te comenté al principio, algo metido con calzador el tema de Marissa. Al final tiende a ser la nueva Kalinda pero ¿no te parece que no sólo es ella muy lista sino que los demás son muy burros? jeje

    No me puedo creer que Papá Rindell simplemente huya dejándole el pufo a su hija. Ese señor no puede ser tan egoísta, qué padre haría eso por su única hija? NINGUNO. O hay algo más que aún no sabemos (apuesto por esto) o si no este señor es un perfecto hijo de puta. Y bueno, como ya hablamos, la madre me sigue teniendo loca. Esa actriz además la he visto en Mozart in the Jungle y es que habla así como si tuviera la nariz tapada. Me tiene con el culo torcido, me quedo con ganas de saber más sobre su implicación en la trama y la relación con Uncle Jax... paciencia!

    La temporada de Diane también estoy de acuerdo, fue algo irregular. Con la de problemas que ha traído directa o indirectamente al bufete me flipa que no le den un toque por problemática jaja. Aceptan sus historias sin más. ¿Bárbara temerá por su posición? Espero que podamos verla más en la siguiente temporada, moló MUCHO en el juzgado. Pese a lo que insinuaron en el anterior capítulo, creo que el trío Adrian-Barbara-Diane es una disputa por amistad y poder, en esta finale no me ha dado una impresión de ser un interés amoroso. Pero quién sabe, igual Barbara está enamorada de Adrian...

    Lucca me ha gustado mucho en general, pensándolo fríamente da más juego que rompiera con Colin, pero da mucha pena. Al final el tío ha aceptado el puesto de Deputy? Qué fácil no? Pensé que iba a decir "pues ahora no lo quiero" jaja

    Quedó en el tintero el tema de la guerra del bufete, que nos la soltaron sin más para luego no decir nada. Un poco cutre. Parecía que iba a ser la de Dios y se ha quedado en nada... debería repasarme esa review porque te juro que ahora mismo ni siquiera recuerdo bien los detalles del desacuerdo que tenían.

    En fin. Gracias Irene por tus reviews, que deben de llevar mucho tiempo y por lo que comentas no te sobra precisamente. Es un sacrificio que te agradecemos mucho todos, nos haces pasar muy buen rato. Ánimo con la Uni, queda un último empujón y enseguida llega el verano, ya verás :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Irene! Este capítulo se puede resumir en: ¡qué asco das Henry Rindell! Después de que su hija le dijera "tú nunca podrías decepcionarme" llega y ¡zasca! Me ha dado muchísima pena Maia, está en la inopia totalmente en lo que a su familia se refiere, la querrán mucho, pero es una completa extraña que no se entera de ningún asunto familiar. Se veía venir de lejos ese "giro" y además nos dejan sin explicarnos WTF es ese matrimonio Rindell y hasta donde llega la manipulación de uncle Jax. Espero que veamos a una Maia luchadora y mucho más avispada en la próxima temporada, creo que la traición de su padre le hará reaccionar (si lo descubre, claro).

    Me ha gustado mucho la evolución de su amistad con Lucca, desde esos ánimos en el baño en el piloto al momento cuqui del gif que has puesto. De este capítulo me chirria la acusación de "co-conspiradora" a Lucca y me hubiera gustado una conversación más profunda entre ella y Colin en la que se dijeran la verdad de sus sentimientos e inseguridades, pero en este tema los King nunca han tenido prisa (¡lo que sufrí en TGW con las idas y venidas de Alicia y Will!).

    Y ya rematamos con Diane, ¿me ha gustado que le dieran un papel protagónico y que pudiera lucirse? Sí. Pero definitivamente ese "algo" que a mí también me falta en esta serie es un personaje potente y con magnetismo como Alicia, y ninguna de las 3 mujeres protagonistas llega al halo que desprendía la Florrick. La serie ha sido una manera estupenda de entretenernos con calidad, pero no veía los capítulos con las mismas ganas que los de su serie madre. Y lo siento, pero si no quieren que las comparemos, que no nos traigan a tanto personaje conocido para atacar la nostalgia. Porque de verdad creo que ese es el único motivo por el que como comentabas aparece en ese bufete tanto viejo amigo.

    Muchas gracias por todas las reviews y por pasarte a contestarnos siempre Irene, como con The Good Wife, has conseguido que la experiencia de ver la serie mejore pudiendo comentarla y expresando nuestras esperanzas y decepciones con la serie por aquí. Un abrazo y espero leerte pronto :)

    P.D. Yo lo de Kurt no lo veo, ¿una diosa como Diane perdonando unos cuernos con una jovencita? Me da a mí que en la próxima temporada se la devuelve con Adrian. Y YAY! Barbara en los juzgados, al menos nos han dado eso xD Yo quiero más Barbara la próxima temporada. Y una aparición de Eli, por perdir que no quede :P

    ResponderEliminar