Rick y Morty, al universo no le importas una mierda

11/2/17

Seguramente conozcáis Rick y Morty aunque no hayáis visto ni un minuto de la serie. Son estos dibujos animados feísimos en los que hay un tío al que se le cae la baba y un montón de cacharros y monstruos raros, algunos dignos de un buen viajecito de LSD.

Lo cierto es que creo que ya se ha hablado bastante de Rick y Morty, sobre todo en inglés, y no estoy seguro de poder aportar nada nuevo, pero a la vez pienso que podría escribir algo interesante, sobre todo si le doy un toque más personal. Creo que el artículo en general puede ser interesante tanto como para quienes no han visto la serie como para quienes sí, porque me ha quedado una amalgama curiosa entre opinión, análisis y recomendación. Hay algún pequeño spoiler, pero nada que pueda estropearos la serie, prometido.

No he visto prácticamente nada de las típicas series de animación “para adultos” como pueden ser Los Simpsons, Padre de familia o South Park. De hecho, y no estoy de coña, no había visto un episodio de Los Simpsons completo hasta que no entré a la universidad y me vine a vivir a un piso de estudiantes, porque mis dos compañeros, como el 90% de los españoles, tienen hábito de verla.

La cuestión es que aparte de alguna que otra broma o algún episodio especialmente inspirado, ninguna de las series de este género acaba de gustarme. En general no me hacen gracia ni la mitad de las bromas, y ese inmovilismo que tienen por bandera, de modo que pase lo que pase en el siguiente capítulo todo será igual, me exaspera. Es cierto que tampoco me he metido muy a fondo a buscar más series de este tipo, pero supongo que sabéis a lo que me refiero.

Un día por Twitter no me acuerdo exactamente a cuento de qué un colega me la recomendó y yo le contesté que tengo mis reservas con las series así. Entonces me dijo “es como una mezcla de Doctor Who, Regreso al Futuro y Futurama, pero sin censura”. Para mí Doctor Who son palabras mayores, y aparte me fío de su criterio, así que decidí darle una oportunidad a Rick y Morty, a fin de cuentas, 20 minutillos libres los puedes sacar de cualquier lado. Me puse el primer episodio y bueno… no era la panacea, pero estaba divertida. Tenía alguno de los fallos que le veía a Padre de familia, pero el filtro de ciencia-ficción y la enorme y nada disimulada referencia a Stargate jugaban a su favor. Me puse el segundo, y vale, estaba bien, pero seguía sin convencerme del todo. Me pude pasar dos meses o así sin volver a pensar en ella, hasta que un día bastante aburrido me puse el siguiente capítulo y maldita sea, antes de que acabara la semana ya tenía acabada la temporada y estaba empezando con la segunda.



Si bien Rick y Morty también peca de alguno de los vicios del género, también tiene muchas virtudes y profundidad más allá de lo que parece a simple vista, y son estas las que en mi opinión hacen que gane por goleada a cualquier otra serie animada para adultos.

He visto a Homer Simpson perder su trabajo en la central nuclear lo menos de seis formas distintas, pero al final de cada capítulo siempre vuelve a estar en su puesto de siempre, igual que por muy mal que le vayan las cosas a Stan Smith siempre acabará de vuelta en casa con su familia como si nada hubiera pasado. En Rick y Morty no ocurre eso, uno sus puntos fuertes es su continuidad entre capítulos. Si bien se podrían ver todos los episodios salteados casi sin ningún problema, nos perderíamos muchos matices. Por poner un ejemplo, en un episodio despiden del trabajo a Jerry, el padre de Morty, y a partir de entonces se le ve mucho más en la serie y acaba envuelto en alguna de las aventuras que tiene el dúo protagonista, así como que este hecho da paso a al tema recurrente, o la subtrama si queréis llamarla así, de su sentimiento de inferioridad respecto a Rick y Beth, o sus problemas monetarios.

Y ahí tenemos otro de los grandes aciertos de Rick y Morty, y es que cada miembro de la familia protagonista, a pesar de tener una personalidad arquetípica también tiene una evolución y un desarrollo, y descubrimos facetas de su personalidad capítulo a capítulo. Esto sobre todo se hace patente en el personaje de Rick, alguien tan egoísta que es capaz de crear un microverso y usar a una raza inteligente que se desarrolla en él para cargar la batería de su coche, pero que conforme pasan los episodios va quedando cada vez más patente que se preocupa de verdad por su familia, y que no es el cabronazo desalmado que quiere hacer creer a todo el mundo.
"Nadie existe a propósito, nadie pertenece a ningún sitio, todos vamos a morir."
Además, si se lo permites, la serie tiene una carga filosófica y reflexiva impresionante para una producción de este estilo. El nihilismo, el pesimismo cósmico o el existencialismo están muy presentes en prácticamente todos los episodios de la serie. Cuando Rick y Morty van a un planeta y por un motivo u otro acaban ayudando a sus habitantes, normalmente éstos acaban igual o peor que antes de la llegada de nuestros protagonistas. Rick ha visto de todo en el multiverso, y precisamente eso hace que sea dolorosamente consciente de lo poco que importa él o cualquiera de sus seres queridos en el gran esquema de las cosas. Se cree mejor que prácticamente cualquier otro ser con el que se cruza por el hecho de ser un genio, pero a la vez sabe que él mismo no vale una mierda, y aunque odie reconocerlo, necesita a su alrededor a la gente que le aprecia para no caer (aún más) en la autodestrucción y eventualmente el suicidio.

Hay episodios que no sé cómo no han sido censurados por lo mucho que se meten con ciertos temas sensibles, algunos de ellos especialmente peliagudos en los Estados Unidos, como puede ser el que aborda el fanatismo religioso a la vez que parodia Eurovisión. Pero no creáis que esto se queda aquí, Rick y Morty tiene para dar y repartir, aparte de la religión hay burlas sistemáticas hacia el sistema educativo, el feminismo, o las tradiciones e ideales en general.

Otra de sus señas de identidad es la ingente cantidad de referencias/homenajes, con sus consiguientes burlas, hacia otras producciones, habitualmente películas y series del género, pero también a cualquier cosa que esté de moda en la realidad y haya acabado en un pedestal por un motivo u otro, como podrían ser Origen o The Purge.

Y todo esto que comento, lo creáis o no, se hace a lo largo de los episodios de forma totalmente natural, sin en ningún momento meter las críticas con calzador ni forzar las conclusiones, y de hecho la serie no está concebida para que el espectador saque una moraleja de cada episodio, quizá más bien al contrario, pero el subtexto está ahí. Del espectador depende el verlo y reflexionar sobre él, o quedarse tan sólo con el despliegue de locuras, colores y muertes, y ambas posturas son perfectamente compatibles y válidas.


Rick y Morty a día de hoy consta de dos temporadas, un total de 21 episodios. La tercera debe estrenarse en 2017 en Adult Swim, después de alrededor de año y medio después del final de la segunda. En España prácticamente no se ha promocionado, y creo que sólo está disponible en cerrado, en el canal TNT y en Netflix. No puedo recomendársela a todo el mundo, pero si os gusta la ciencia-ficción, cazar referencias y no os ofendéis con facilidad, echadle un ojo. Y ya si sois capaces de ver más allá de las burradas que dicen y hacen los protagonistas, estoy seguro que os encantará.


¿Conocíais Rick y Morty? ¿Qué os parece? ¿He conseguido que a alguno le entre el gusanillo de verla? Los comentarios son todo vuestros.


Vrahos (@VrahosSDC)

1 comentario:

  1. Cómo fanatico de la animación le daré una oportunidad,espero que esté a la altura

    ResponderEliminar