Borgen: Life Ain't Easy. Danish Parliament Neither

9/1/17

Lo confieso: no suelo salir de las series británicas y americanas. Sí, sé que hay un mundo ahí afuera con grandes historias, pero entre que no sé por dónde empezar y que a lo mejor ni me llama la atención, piso sobre seguro. Pero si me recomiendan un drama danés sobre una mujer en la cima de la política de su país, sólo puedo decir: “Borgen, allá voy”.

Tampoco voy a negar que la política no es un tema que me llame especialmente la atención, sólo veo House Of Cards que se centra de lleno en este aspecto y despedí The Good Wife hace unos meses que también lo abordaba de forma secundaria, pero investigando sobre Borgen me llamó la atención lo suficiente como para darle una oportunidad. Ahora no puedo vivir sin ella.

Birgitte es una REINA
Borgen trata sobre cómo Birgitte Nyborg (Sidse Babett Knudsen, Westworld), cabeza del Partido Moderado en Dinamarca, sale victoriosa de las elecciones presidenciales y se convierte en Primer Ministra. Como se resalta en alguna ocasión durante la serie, no es extraño que una mujer obtenga ese puesto pero en este caso es curioso ya que el Partido Moderado andaba de capa caída durante un tiempo. Birgitte tendrá que buscar el equilibrio entre servir a su pueblo de la mejor forma posible sin traicionar sus principios y su papel de esposa y madre, un tema sobre el que se hablará largo y tendido. Y es que los temas que trata la serie desde ya no sólo la perspectiva política sino también la periodística son importantes y algunos escabrosos, como la prostitución. Un tema en particular que me pareció maravilloso cómo lo abordaron fue el papel de la mujer y el cuestionamiento continuo de si puede ser una profesional al mismo tiempo que cumple su papel de madre y esposa. Ese capítulo es MARAVILLOSO y habría que enmarcarlo. Porque, en esta serie, a diferencia de otras, se tratan este tipo de cuestiones bien, con buenos argumentos, sobre todo dándole voz a las mujeres opinando sobre temas que las afectan y callando a los hombres sin tener ni idea de lo que una mujer tiene que aguantar día sí y día también – lo siento, pero asumidlo –. Además, siempre se piensa que los países del norte de Europa son muy liberales en cuanto a algunos asuntos que, en el caso de España, pueden llegar a ser tabú o demasiado controvertidos como para tratarlos en los medios. Esta serie muestra que no es así, sino que también tienen los suyos propios y que su mentalidad no es tan abierta como tendemos a creer.

Mi Kasper ♥
Volviendo a Birgitte, no estará sola en esta contienda porque, amigos, ser Primer Ministra no es un camino de rosas. Se necesitan buenos aliados como amigos dentro del partido (como Bent Sejrø, su mentor y consejero) o su asesor de prensa, Kasper Juul (Pilou Asbæk, Game Of Thrones), un personaje al que se le tratará como coprotagonista más que como secundario por su relación profesional con Birgitte y quien tendrá su propia evolución. Para mí es bastante interesante la labor del asesor de prensa porque no se suele ver o es un cargo escondido en las series, pero aquí queda muy clara su función y cómo trabaja. Otros posibles aliados, aunque también enemigos, son los cabezas de otros partidos como los del Partido Verde, Partido Laborista, Partido Liberal, Partido de la Nueva Derecha, etc., siendo hombres y mujeres, aunque se aprecie una clara mayoría masculina. Cada uno enseña lo mejor y lo peor de la política, y es un punto que me gusta bastante. Mientras que en House Of Cards podemos observar el hijoputismo, el meter la zancadilla al otro sin casi importar las consecuencias, Borgen tiende a la colaboración, a acercar posturas, por el bien del pueblo. Sin embargo, como ya he mencionado, también enseña lo peor, como las traiciones, las dimisiones, la corrupción, etc.

Estos dos son muy cuquis
Birgitte Nyborg no es sólo una política comprometida con el pueblo, sino también una madre y esposa que verá cómo su nuevo papel en Dinamarca tiene sus consecuencias en su vida personal. Philip, su marido, y sus hijos, Laura y Magnus, tendrán que adaptarse a esta nueva situación lo mejor posible. Es interesante ver cómo Birgitte tiene que lidiar también con ello, intentar estar en dos sitios a la vez, el Parlamento y su casa, y cómo todo esto la lleva a una gran evolución como personaje. Lo siento, no puedo ser objetiva con Birgitte Nyborg porque la adoro y todo el mundo debería conocerla. Es uno de los mejores personajes femeninos que he visto y a Sidse Babett Knudsen hay que venerarla – pedazo de actriz, amigos –.

Katrine es ESTUPENDA
Aparte de las luces y sombras de la política danesa, otro punto que me ha gustado bastante es la cara buena y la mala del periodismo de allí, lo cual se puede extrapolar a otros países. Contamos con periodistas que quieren ir hasta lo más profundo de la noticia y sacar tanto lo bueno como lo malo a la luz, como en el caso de Katrine Fønsmark (Birgitte Hjort Sørensen, Vinyl), presentadora del telediario de máxima audiencia del canal TV1, también tratada como coprotagonista, y sus compañeros; y también contamos con aquellos que optan por el sensacionalismo y el echar mierda gratuitamente sin venir a cuento con su trabajo, como el medio Ekspres. Se le da una importancia al periodismo, en el cual nos adentramos por completo, que pocas veces he visto en una serie de televisión, lo cual agradezco enormemente, y con personajes femeninos que valen mucho la pena – amemos a Hanne Holm, por favor –.

Tanto la parte política como la periodística tendrán su evolución, al igual que los personajes, los cuales crecen que da gusto. Al final de la primera temporada ya podemos ver una transformación significativa en varios de ellos y, realmente, sin darte cuenta, por lo que se traduce en una naturalidad y en una buena escritura de la serie. Ya ni os cuento al final de su tercera temporada. Ahí es cuando te das cuenta de la gran joya que has visto y te quedarás con ganas de más porque termina enganchando.

Como he adelantado, la serie consta de tres temporadas, de diez capítulos cada una y cuya duración es de una hora cada uno. Está en danés, por lo que algunas nociones básicas del idioma acabarás aprendiendo. Hazte con unos buenos subtítulos y no tendrás problema. Eso sí, si el tema que trata el capítulo no te motiva, es posible que se te haga un poco cuesta arriba, pero vale MUCHO la pena quedarse y ver el siguiente. Te lo dice una persona que los capítulos de una hora le resultan pesados. Está creada por Adam Price, guionista danés.

Si te apetece salir de la rutina de series americanas/británicas, adentrarte en la política danesa y ver a las mujeres tomando las riendas del país, ni se te ocurra perderte Borgen. Después no podrás vivir sin ella.

¿Cómo se le puede decir que no a esa sonrisa?
¡Que te como la cara!


Irene (@MissSkarsgard)

4 comentarios:

  1. Ahora que termine Bron, (muy recomendable) viene ésta.
    Me estoy dando un empacho de series nórdicas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con esta vas a empacharte más y con buena razón. Espero que te guste :)

      Eliminar
  2. Hola Irene

    Me gustó mucho también Borgen, de hecho la empecé a ver por un artículo de Vaya Tele, creo, donde comparaba el personaje de Birgit con nuestra querida Alicia.

    También le cogí cariño a Hanne Holm! No me acordaba de ella jaja. ¿Notaste el parecido entre Kasper (Pilou Asbæk) y Cole Lockhart (Joshua Jackson)?

    Irene, has visto El Ala Oeste de la casa Blanca? Creo que te iba a gustar mucho :)

    Saludetes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Petrushka!

      Cuando me recomendaron Borgen me dijeron que si me había gustado Alicia Florrick, esta era mi serie y, sinceramente, tienen su parecido, pero al menos he terminado bien con Birgitte y la adoro, no como en el caso de la Florrick.

      Hanne Holm empezó un poco mal pero luego tenía unos comentarios para levantarse y aplaudir, fue a mejor, y su amistad con Katrine me encanta. ¡Sí, noté su parecido! Pero tengo que decir que Kasper me ganó por completo. Al principio me provocaba un sentimiento visceral, pero luego me parece un cuqui-creepy.

      No, todavía no he visto The West Wing porque realmente la política no es un tema que me apasione, pero es probable que la empiece a ver más por tema de investigación que por placer. Tengo en cuenta tu recomendación ;)

      Un saludo.

      Eliminar