The Fall se despide por todo lo alto con una brillante y densa tercera temporada

1/11/16

Tercera temporada de 'The Fall'

No  sabemos si será la última temporada, pero lo que resulta indudable es que The Fall ha cerrado un importantísimo ciclo: el de Paul Spector, uno de los asesinos más perturbadores jamás desarrollados por una serie y, de lejos, el mejor papel de la carrera de Jamie Dornan (aprende, Christian Gray). Durante estos días he tenido tiempo de leer muchas opiniones sobre la tercera temporada; y las opiniones, ya se sabe, son como los culos: hay muchas. Que si ha sido "demasiado lenta", que si "no ha pasado nada", que si "ha sido la mejor"... casi todos los fans coincidimos en que ha sido una buena temporada, pero varía muchísimo el grado en que cada uno la hemos disfrutado. Y yo, que la he gozado como un enano, tengo muchísimas reflexiones que me gustaría compartir con vosotros. Porque creo que todos estaremos también de acuerdo en que The Fall es una serie que da mucho, mucho para pensar.

¡Habrá, eso sí, spoilers! Dejad de leer si no sabéis qué pasó con Paul Spector:

Stella en la tercera temporada de 'The Fall'
"He called you Pretty Boy".

Creo que sería acertado afirmar, a la hora de tratar de clasificarla, que la tercera temporada de The Fall ha versado sobre las consecuencias. No ha habido más asesinatos -a excepción de aquel chico que lleva tan mal que critiquen sus cortes de pelo-, y eso quizá haya restado algo de emoción a la trama para muchos fans: Paul ya estaba bajo control de la policía, pero su memoria estaba supuestamente perjudicada, por lo que Stella Gibson debía seguir luchando para hacer pagar a Paul por sus crímenes; todo esto al mismo tiempo que veíamos a las víctimas vivas de Spector tratar de seguir adelante. En ese sentido, esta temporada me ha recordado a la (buenísima) segunda temporada de Broadchurch, otra serie británica que también exploraba las consecuencias de un crimen una vez ya había sido "atrapado" el gran asesino.

Es cierto que esta temporada ha sido, a grandes rasgos, menos "movidita", pero también ha sido, para mi gusto, una de las más redondas y emocionantes. Esta temporada ha sido clave para terminar de conocer a esos dos memorables personajes que son Paul Spector y Stella Gibson, icono feminista mundial. Sus discursos sobre el consentimiento y el patriarcado han sido tan potentes, vibrantes y necesarios que deberían emitirse en institutos. Y no solo eso: otra de las maravillosas señas de identidad de The Fall ha sido el profundo respeto que ha procesado Stella Gibson hacia todas las víctimas, más directas o indirectas, de Paul Spector.

Sally Ann en la tercera temporada de 'The Fall'

The Fall nunca ha juzgado a Sally Ann por su "ingenuidad" o por ese terrible incidente en la playa, como tampoco ha juzgado a Rose Stagg por no haber luchado cuando Paul la secuestró; ni siquiera ha juzgado a Katie, personaje "odioso" para muchos fans, pero con quien Stella compartía una preciosísima escena en el finale: porque Katie, al igual que la misma Stella, estaba sufriendo, y The Fall ha demostrado una excepcional sensibilidad al respetar el dolor de las víctimas y hacernos partícipes de él, ayudándonos a comprenderlo. Porque Katie no era una simple adolescente enrabietada: era una chica que había perdido a un padre y necesitaba ayuda. Y Stella, tan empática como es (a pesar de lo fría que pudiera parecer al comienzo de la serie), fue capaz de identificarlo, valorarlo y decirle a la chica lo que tanto necesitaba oír.

Tercera temporada de 'The Fall'Tercera temporada de 'The Fall'
Tercera temporada de 'The Fall'Tercera temporada de 'The Fall'
Tercera temporada de 'The Fall'Tercera temporada de 'The Fall'
Todo este discurso es ABSOLUTAMENTE IMPAGABLE.

Rose Stagg ha logrado salir adelante. Y es más: también me gusta pensar que Katie e incluso Sally Ann, con el tratamiento psicológico adecuado, lograron dejar atrás esos años tan oscuros de su vida y recomponerse. Porque The Fall es una serie que tiene una profunda dualidad: por una parte, nos habla de la oscuridad de algunos hombres y de cómo las mujeres están expuestas a todo tipo de peligros por ser, simplemente, mujeres; pero, al mismo tiempo, la serie nos habla de la increíble fuerza y capacidad de superación, de resiliencia, de estas mujeres.

La escena final de la temporada, que jugó con los planos y escenificó a Stella en una casa demasiado grande y demasiado oscura, parece transmitir un mensaje agridulce: porque The Fall nos ha hecho partícipes de la oscuridad del ser humano, y sabemos que hay hombres que irrumpen en casas de mujeres por el placer de arrebatarles el control y tomarlo ellos mismos, pero también sabemos que hay mujeres como Stella para combatirles. Ver el vaso medio lleno o medio vacío, ya queda a elección de cada uno.

Y no podemos, cómo no, quedarnos sin debatir una de las cuestiones más fundamentales, que no queda del todo clarificada: ¿Quién "ha ganado"? ¿Stella o Paul? Para tratar de dar respuesta, tenemos que remontarnos a analizar una de las escenas más dolorosas de la serie... y sí. Estoy hablando de la escena en que Paul enfurece y agrede a Stella. Y os juro que la vi así:

NO SUFRAS STELLA

PORQUE GILLIAN ANDERSON ES ALGO PEQUEÑO, PRECIOSO Y PRECIADO. Que esa mole enorme de Jamie Dornan se levantara a atacarla de esa manera fue algo que mi pobre corazón de viejoven no pudo sorpotar. Pero, ¿sabéis cuál es la genialidad de esa escena? Que es Stella quien la gana. Ella vence. Porque es ella quien logra desmontar a Paul y exponerle como la mierdecilla patética y ávida de atención que es. Y cuando Paul, tan grande e imponente, continúa pateándola en el suelo a ella, tan pequeña y desprotegida, sabes que es ella quien es realmente fuerte, y que ni todas las patadas del mundo podrían romperla. Porque la furia de un hombre tan pequeño jamás podría acabar con la fortaleza de una mujer tan grande. Me emociono, ¿vale? Lo siento. Que lo pasé muy mal, de verdad.

Pero la cuestión no acaba ahí. ¿Quién vence, al final del día, este juego macabro? Stella es la vencedora indiscutible de esa escena, pero no diría que del caso. El hecho de que Paul se suicidara fue una jugada en cierto modo predecible -muchos la vieron venir-, pero no por ello menos redonda, efectiva e impactante. Y la rabia de Stella al ver que Paul había podido, finalmente, eludir el castigo por sus crímenes y tener esa "libertad" de elegir cómo irse, fue algo muy duro e incómodo de ver, difícilmente olvidable. Quizá el "consuelo" que quede es que, mientras Paul se ahorcaba, trató de levantar la mano. Parecía que quisiera desatarse... como si hubiera tenido dudas en el último momento. Como si no quisiera irse, después de todo. Y eso hace este final, aun si cabe, más agrio para todos: porque ninguno de los dos ha terminado de ganar. Solo queda, tras el paso de Paul, el recuerdo de la tormenta que ha arruinado y trastocado las vidas de tantas mujeres, y que ha marcado -de forma figurada y bastante literal- a Stella Gibson, aka uno de los mejores personajes de la historia televisiva. Con el permiso de Dana Scully, por supuesto.

Tercera temporada de 'The Fall'Tercera temporada de 'The Fall'
Tercera temporada de 'The Fall'Tercera temporada de 'The Fall'
Si Stella te da un discurso, tú te callas y lo asimilas.

Ha sido una temporada más "calmadita", como decía. Nadie lo niega. Pero no creo que eso haya restado calidad o emoción. Creo que ha sido la temporada que hacía falta para cerrar este caso de The Fall. Ha sido una recta final concebida, sobre todo, para ayudar a sanar las heridas de todas las víctimas de Paul. Y las conversaciones de Stella con Rose Stagg, con Katie, y todos esos pequeños momentos tan emotivos (su abrazo con la pequeña Olivia, el de despedida con Ferrington...), han dotado de alma a una temporada tan oscura como llena de luces. Pero que, sobre todo, incita a la esperanza. Lo que cuenta The Fall es terrible, pero me gusta tratar de interpretarlo de forma positiva, que creo que es como se ha pensado esta temporada; para demostrar que, después del peor momento de tu vida, se puede salir adelante... aunque los peligros sigan ahí, y nunca se pueda bajar la guardia.

No sé si The Fall tiene más historias por contar (algo que me encantaría) pero, siga o no, me quedo con muy buen sabor de boca. The Fall ha sido una serie densa, algo difícil de comprender en ocasiones, pero con una inteligencia emocional y un profundo entendimiento (y respeto) del dolor humano que la han convertido en una de las mejores que he visto en ese sentido. Pocas conversaciones he visto tan potentes y necesarias como las de The Fall, que nos muestra lo real y terrible que es ese concepto que muchos (hombres) no acaban de creer, pero que se llama patriarcado y facilita que las mujeres sean heridas, despreciadas y asesinadas.

Lo dicho, compañeros: A Stella Gibson hay que estudiarla en los institutos.

PD: No puedo dejar de mencionar a modo de agradecimiento las largas conversaciones con @IreneSherlocked en Twitter (a quien podéis leer en @serienfurecidos), que tantísimo me han inspirado para escribir este artículo. ¡Mil gracias, compañera!


Isidro López (@Drolope)

21 comentarios:

  1. Yo creo que en el sentido mal simple y literal ganó Stella,lo descubrió,lo detuvo,y por culpa de esta mujer( y sabemos que Paul odia a las mujeres) el se quitó la vida lo que no implica que ella haya salido indemne

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gonzalo!

      Sí que pienso como tú que ella "ganó" en el sentido de que le atrapó y le detuvo de cometer más crímenes, pero lo que Stella realmente quería era hacerle pagar por ellos, condenarle, y es de eso de lo que Paul se ha "librado" al suicidarse... por lo que no deja de ser un final bastante amargo en ese sentido.

      Y ella, por supuesto, ha quedado también muy dañada psicológica (y físicamente) por todo el caso. Por eso comentaba que este final me resulta tan agridulce.

      Saludos!

      Eliminar
    2. A mi me queda el consuelo de que Stella se va a recuperar y va a seguir atrapando monstruos,en cambio Paul va a caer en el olvido,eventualmente volviéndose un mal recuerdo

      Eliminar
  2. Stella Gibson tiene tantas aristas por ver, que Allan podría escribir un show sobre ella. Stella, al contrario de Paul (ya que sabemos que existió un hombre con características parecidas e incluso cometiendo crímenes similares), es un personaje original y poderoso por sí solo. Tal vez, una serie con Stella, en Londres atrapando a criminales, con una cuota de suspenso menor a la de Spector, pero siendo la Stella que amamos. Allan es un genio, podría crear diferentes "criminales" que se podrían mostrar capítulo a capítulo, con la grandiosa Gibson a la cabeza de cada uno y mostrando las "secuelas" que Spector dejó en su vida profesional y personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas anónimo!

      No puedo estar más de acuerdo. Stella es un personaje poderosísimo, no es de extrañar que sea el favorito de toda la carrera de Gillian Anderson. No me importaría nada que la serie siguiera con ella de tener planeada otra buena historia, porque ella por sí sola es una joya.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Amé la temporada, aunque a veces se me hacía lenta (y no ayuda verla a media noche, después de un largo día, lo que generaba que me diera sueño). Pero, no solo por esa exposición de la vida después de Paul para quienes fueron afectados por su ira y ansia de poder, y tampoco solo por los hermosos discursos de Stella que llegaron al alma a este corazón feminista, sino también por las reflexiones un tanto hipócritas de Paul frente al psiquiatra. Ese "No tienen derecho a estar seguros" es sencillamente fascinante, más si lo relacionamos con la escena final, de una Stella en su casa, una casa que puede ser quebrantada, y uno queda con el temor de que en cualquier momento le pase algo. ¿Por qué habría de pasarle algo en la comodidad de su hogar? ¿A qué tipo de sociedad nos enfrentamos, que nos produzca miedo el que una mujer esté "sola" en su propia casa? Una serie genial, sin duda alguna.

    ResponderEliminar
  4. Por mucho una de las series más profundas y chocantes q he mirado. La serie parece ir lento, pero es porque está cargada de emociones. Te da tiempo de empatizar con las historias, es como un thriller psicológico pero con inteligencia emocional y sensibilidad (qué grande Stella). Tremenda crítica Isidro! Yo, sólo agregaría q la serie también exploró "la caída" de los personajes secundarios (ej: Burns). Ese "es tiempo de madurar" le va a varios caracteres de la serie. Y sí, definitivamente hay q estudiar a Stella, pero también a Spector y a Benedetto).

    ResponderEliminar
  5. Contundente análisis. Coincido plenamente. Gran aporte el de The Fall.

    ResponderEliminar
  6. Mierda de final; increíble mierda.

    ResponderEliminar
  7. Alguien me puede decir quien es la niña que esta con Rose Stagg al final y le lee el cuento?

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que a Stella le importaba realmente el asesino y por eso grito "¡lo estamos perdiendo!" con tanta angustia cuando le dispararon...y lo qud explico que lo que queria era que oagara por sus crimenes ante la justicia no me convence. Tampoco creo que Paul se quisiera suicidar sino que utilizo la asfixia como forma de extasis y se le fue de las manos...como le ocurrio con su primera victima mortal...por eso queria liberarse...pero calculo mal.

    ResponderEliminar
  9. Stella es sencillamente genial. Siempre deja en claro su fortaleza y rechazo a la sumisión, pero tampoco evidencia ansias de poder. El hecho de demostrarlo con su trabajo es todo, pues logra ser una líder incuestionable y una profesional absolutamente superior al resto. Además, creo que no llega a ser un personaje frío, sino plagado de sensibilidad, a fin de que los afectados y posiblemente salvados psicológicamente lo logren: Katie, Sally Ann, Rose, Olivia (la hija).
    Sería increíble que Stella vuelva con otros casos... Gillian lo hace absolutamente genial!

    Para mí ganó Stella y creo que la escena en que ella acude a ver el cuerpo lo ejemplifica. Ella de pie (sin rastro de satisfacción ante los hechos) y Paul tendido en el suelo con un aspecto similar a sus victimas.

    ResponderEliminar
  10. Coincido con la opinión de Pepa. Me parece que Spector quiere tener un nuevo subidón en la sensación que le producía matar a alguien y jugar al límite de su propia muerte, y por eso mata sin ninguna necesidad al tipo que arma la revuelta en el internado (bajo su propia manipulación), y luego busca el límite de la asfixia y se pasa de dicho límite.

    Los personajes que no me gustaron fueron el de Burns (nadie tan patético, débil y pusilánime puede ser jefe de policía), y el del psiquiatra que no acusa recibo de toda la maldad y violencia que podía generar Spector (aún avisado fuertemente por Stella).

    ResponderEliminar
  11. Yo si pienso que el objetivo de Spector era suicidarse. Y no mata al tipo que arma la revuelta en el internado sin ninguna necesidad, si recuerdas bien, el enfermero le contó a Spector que ese tipo le había roto el brazo a su hermana pequeña, después la había violado y después la había llevado a rastras hasta la calle para que la atropellaran. Y Spector era un sádico menos con los niños, decía que había que protegerlos (esto seguramente se debe al abuso que sufrió siendo niño).

    ResponderEliminar
  12. Concuerdo con tu análisis, aunque no se llega a la conclusión de quien de los dos gana al final de la trama, a mi parecer paul expresó hasta el final como un objetivo fijo a realizar, cabe destacar que en mi opinión llegue a pensar en un momento que si había perdido la memoria, algunas de sus expresiones físicas desmentian su amnesia y pese a lo impredecible que resultara cada situación, su objetivo seguia fija, el no dejar que Stella lograra su objetivo de llevarlo a la justicia y lo que logro ella al desenmascararlo en el interrogatorio solo le dio la oportunidad a el de drenar sus emociones al sentirse acorralado y antes de llegar a su objetivo que era el de quebrar el objetivo de stella, eso lo logro al suicidarse. El asesitano del tipoel psiquiátrico fue algun tipo de redención post a todo lo que hizo, para luego liberarse del objetivo de stella. A mi parecer Ganan ambos en cierto sentido mórbido.

    ResponderEliminar
  13. Yo no creo que ganó ninguno, el era un enfermo con actos de violencia que va más allá de si el fingía o no recordar

    ResponderEliminar
  14. Exclente analisis , lo disfrute mucho . Yo tambien creo, como Perla, que Spector no pensaba suicidarse. Si no tener el control , perfil que nos muestran en el desarrollo de la historia : Yo creo que al verse tan acechado y su intimidad (la ira intensa que sentia ) descubierta y violentada (el cazador, cazado) por Gibson en el interrogatorio (excelente escena) lo que paso por la mente de Spector es controlar lo que pasaba para que Gibson no "Ganara" (es decir no tuviera el control de la situación y de el mismo . Por eso la agrede a ella , al Psiquatra que se parecía al sacerdote abusador y psicotico y busca tener el control sobre el mismo de la unica forma que sabia hacerlo y que seguramente aprendio desde niño con sacerdote psicotico : como lo hacia con sus victimas , victimizandose y ahorcandose para sentir el placer del control que ya no tenía. .. y se le paso lo mano ... tal vez por eso Gibson esta tan reflexiva al final tratando de reflexionar si tambien a ella se le paso la mano y eso fue lo que le impidio llevar a la justicia al asesino que cazaba... lo cual para el tema del feminismo que toca la serie , tambien es un excelente recurso para mostrar el "Ganar" de Gibson entre iguales (pero distintos evidentemente ella no era asesina y durante el desarrollo de la historia nos mostraron los paralelismos que tenian ambos personajes ) . Yo veo reflexión en las escenas final de Gibson en su casa , bueno desde que murio Spector no coraje , no ninguna emoción si no una profunda reflexión ...

    ResponderEliminar
  15. Finalmente, tambien expuesto durante toda la historia de la serie, existen diferencias entre la manera de resolver las cosas entre hombres y mujeres . Los hombres todo es fuerza y lucha y las mujeres es mas reflexión. Esto ultimo creo que lo dice Gibson al esposo de Rose, cuando le cuestiona proque no se defendio...

    ResponderEliminar
  16. Acabo de ver el capítulo final, no puedo estar más de acuerdo con que esta serie roza la genialidad tanto en guión como en el desarrollo de los personajes. Dado que la mayoría de los comentarios se centran en Stella, que es sin dudas la mejor y más fuerte, me gustaría aludir a algo no tan mencionado. Paul Spector, mostrado desde un principio como el sádico que es, en esta temporada se ve además profundamente vulnerable, las charlas con el psiquiatra son cortas pero maravillosas... Nos muestran detalle a detalle cómo todo el dolor y el enojo del niño se van desbordando y convirtiéndose en otra cosa. De ninguna manera se justifica al asesino, que tomó sus propias decisiones, pero que no pueden gestarse espontáneamente, no es ningún "loquito", como dijo Stella: no es un monstruo, es un ser humano.
    Creo que más allá del bien y del mal, la serie explora los límites de lo humano, demasiado humano.

    ResponderEliminar
  17. espero que más pronto que tarde tengamos al "monstruo" libre en Londres. El actor hace tan bien el papel que quiero verlo cazando otra vez. Él personaje de Paul Spector se merece una serie de terror para él solo. Y la misma serie nos dice que estuvo años en Londres.

    ResponderEliminar