Crítica Del 8x02 "Spring" De Gilmore Girls: How Not To Be A Journalist

7/12/16

Después de un invierno frío, suele llegar una agradable primavera, y el dicho dice que “la primavera, la sangre altera”. Y es cierto incluso para las chicas Gilmore. Seguimos con nuestro repaso del año tanto fuera como dentro de Stars Hollow y por lo que están pasando nuestra madre e hija favoritas de la televisión. No dudes en seguir leyendo y descubre lo que alberga este segundo episodio.

♥ Maravillosas ♥
La última vez que vimos a Emily, ésta había aceptado de buena gana el consejo de su hija: ir a una psicóloga y que esta la conociese. La presentación de ambas se nota cordial pero, respecto a la sesión en sí, son más frías que el invierno que hemos dejado atrás. Parece que Emily y Lorelai no pueden tener una conversación como un par de adultas que son sin discutir por cualquier gilipollez. El silencio se torna el mejor de los aliados, pero no soluciona nada, obviamente, aunque Claudia, la psicóloga, diga que revelan bastante. Bueno, amiga, para mí revelan que es mejor guardar silencio que matarse la una a la otra. Porque eso es lo que haría si Emily fuese mi madre, matarla, descuartizarla y dársela de comer a Paul Anka – al final he respondido al misterio de la anterior review –. Para mí, estas sesiones de terapia han sido un coñazo que no nos lleva a nada más que al pasado, sobre todo con Emily. “Hoy tenías que hablar tú, no yo”, le recrimina la matriarca y, sinceramente, no puedo estar más harta de tantos reproches estúpidos. Emily, tú eres la que vas a terapia, Lorelai está más de complemento a tu modelito que otra cosa. Habla tú, coño, que para eso es tu momento. Lorelai, por supuesto, no puede hacer nada más que disculparse por si ha hecho algo mal. Es una respuesta absurda a un momento absurdo, pero tampoco me extraña que lo traiga a colación porque ha estado toda la vida disculpándose por tratar de vivir su vida como le salía de ahí abajo. Y, claro, parece que si su madre no habla es porque la hija ha hecho algo mal. Lo que más me toca la moral de Emily es que sigue estancada en el momento en que su hija se quedó embarazada con 16 años. Sí, hija, sabemos que fue un momento duro, inesperado, que dolió pero, ¿no podemos seguir adelante? Tu hija podría haber acabado con su hija retenida por los Servicios Sociales, drogada o muerta pero NO, Lorelai es una mujer hecha y derecha, independiente, una mujer de negocios, y Rory es una chica inteligente, bastante capaz y haciendo lo que quiere – aunque su inteligencia y capacidad parece que no existen en estos momentos –. Creo que ya es hora de que Emily pase página, que deje de hacerse la víctima que ya fue. El papel lo hace de lujo pero, amigos, CANSA mucho. ¡Ya basta! Y además le echa en cara a Lorelai cierta carta de la que ella no tiene constancia. ¿Vamos a tener que llamar a Iker Jiménez para que nos resuelva el misterio de la carta o nos vamos a tener que poner de rodillas para suplicarle a Amy Sherman-Palladino que nos desvele esto para poder dormir?

¡Las caras!
Otra cosa que ya es el colmo, y que viene a colación de lo anteriormente expuesto, es la poca aceptación que tiene Emily de la vida de Lorelai. “Tú y Luke sois compañeros de piso con derecho a roce”. Mire, señora, actualícese un poco y deje de dar por culo. Puedo aceptar que no comprenda el porqué estos dos no estén casados, pero creo que un poco de respeto es lo que se merecen al menos. No hace falta casarse para ser feliz al lado de una persona. Es más, puede ser que te cases y que, con el tiempo, toda esa felicidad se esfume y sea Emily quien te reproche que por qué te vas a divorciar. Señora, ¿le tenemos que recordar que estuvo al borde del divorcio con Richard? Si no fue más allá es porque Richard Gilmore era un santo que la aguantaba y la quería, y usted también a él, pero hay matrimonios en los que el amor se acaba y mire, si uno está bien sin casarse no hace falta ir más allá. El problema es que estas “perlitas” calan en Lorelai y le vuelven la cabeza loca. Llevan 9 años juntos, son felices. ¡Se acabó el drama! Quienes tienen que dar el paso son ellos, no usted empujarlos. Y esto último nos lleva a otra de las cosas que más me sacan de quicio de Emily Gilmore: se tiene que hacer lo que ella diga. En este episodio sabemos que Richard siguió empeñado en que Luke creara sucursales de Luke’s Diner a lo largo y ancho de todo Estados Unidos, que expandiera el negocio y crease el famoso imperio. Ahora Emily empuja a Luke a que comience el imperio concertando una cita con un agente inmobiliario, ¡y todo esto sin decírselo a él de antemano! Pero, señora, ¡¿esto qué es?! ¿Por qué la prisa, por qué no contar con su aprobación? Emily, el negocio no es tuyo, sino de él. Pero, no lo voy a negar, toda la culpa no es de ella, Luke también tiene su ración. Entiendo que Luke tenga miedo a cabrear a Emily pero, tío, ya eres un adulto, enfréntate a ella, dile lo que piensas, que es tu negocio y no suyo. Yo qué sé. ¿De verdad es tan difícil ponerse firme con esta señora? Como si no me vuelve a hablar en la vida porque, según ella, ni apareces en las cenas familiares, así que para qué seguirle el juego. Además, no tiene suficiente con manejar los negocios ajenos, sino que también mete mierda entre Luke y Lorelai. “¡No te lo ha dicho!”, le dice respecto a la terapia. Señora, me está cansando. Tampoco soporto que le diga a Lorelai que no ha cambiado. La terapia no cambia a la gente de la noche a la mañana, ni tampoco es seis sesiones. Si la gente no habla, si usted puede sacar su mierda pero la otra se siente cohibida porque a ver qué le da por hacer a usted, entonces tenemos un problema de base. Emily necesita cambiar su actitud, perder la ira que tiene dentro, para que la situación evolucione o se va a quedar estancada. Lorelai evolucionó a base de palos, cuando la realidad la golpeó a los 16 años, pero Emily sigue con un palo metido por el culo que, francamente, se lo tiene que sacar ya porque así no va a ninguna parte.

♥ Cuquis ♥
Por parte de Lorelai, lo más interesante que comenta en las terapias es la muerte de su padre. Como ya sabíamos, la muerte de Richard Gilmore juega un papel fundamental en este revival y, sobre todo, las consecuencias que tiene en cada una de las mujeres de su vida: su mujer, su hija y su nieta. Lorelai habla de la muerte de su padre, de que un infarto bastante grave se lo llevó de este mundo y de sus últimas palabras, “Dejadme en paz”. Como indica ella misma, puede tener hasta un punto divertido y simbólico ya que podría ocurrir que Richard estaba hasta los cojones de todo el mundo, pero no lo creo. Lo que sí se nota es que a ella le duele no haberse despedido de su padre y que el típico final de las películas lacrimógenas de Lifetime no le haya ocurrido. Es normal, natural y humano. No despedirse de un padre cuando luego ves que ha muerto debe de ser terrible; es una herida abierta que parece no tener cura y, cabe la posibilidad de que, debido a ello, Lorelai esté enfadada con su padre y de ahí la cagada monumental del velatorio. Pero no es porque le encante boicotear a su familia, aunque hay otra frase que me llama bastante la atención: “No hago las cosas que haría mi madre”. No voy a pasar por alto que, en el fondo, a Lorelai le encanta hacer rabiar a su madre, aunque la cosa es mutua. Sin embargo, esto me parece no sólo una manera de diferenciarse por completo de ella, sino también de rebelarse. Lorelai, a pesar de tener casi 50 años, sigue rebelándose ante su madre, una progenitora machacona y criticona hasta la extenuación. Entiendo que lo siga haciendo pero ya tiene una edad y debería haber aprendido a que lo que le diga su madre, sobre todo en ciertas ocasiones, se la debería de resbalar. Necesita seguir creciendo y aprender de los errores. Una cosa que no ha aprendido – y ya te vale, hija mía – es sobre lo de mentir a tu pareja. Como ya decía en la review anterior, los problemas de comunicación con Luke son los que hicieron que su relación se fuese al traste – aparte de lo paradito que es aquí el amigo – y uno de esos problemas se debe a mentirse cuando surge algún tipo de bache en el camino. ¿Qué gana Lorelai mintiendo a Luke al no decirle que ha ido a terapia sola? ¿Qué gana Luke al no decirle que ha ido con su “suegra” a ver establecimientos para su “futuro imperio”? ¿Por qué parece que tienen quince años? ¡¿Por qué seguimos con esta gilipollez que hizo que vuestra relación se fuese a la mierda?! Entiendo que, creativamente hablando, tenemos que crear un conflicto entre estos dos para mantener la llama encendida pero, ¿era necesario esto? ¿No habíamos tenido suficiente con la absurdez del tener hijos o no después de nueve años juntos? Wow, Amy Sheman-Palladino, estás on fire, amiga.

Todos tenemos una Paris
Alejándonos de la vida sentimental de Lorelai, otro de los cambios que está experimentando es respecto al Dragonfly Inn. Michel está dando señales de agotamiento o, mejor dicho, el hotel, pues ve que no atraen al tipo de público que le gustaría a él. Recordemos que Michel siempre ha sido un hombre ambicioso, muy capaz y que en cualquier hotel se lo rifarían por tenerlo. Lo incomprensible – si lo analizamos fríamente – es que siga allí. Lorelai se teme lo peor, que Michel se vaya, y tampoco es de extrañar. Pero, sinceramente, espero que Jennifer Lawrence no aparezca por allí, porque más que hacer publicidad del sitio haría publicidad de ella en el sitio. Dos cosas completamente diferentes. Un factor que puede hacer que el hotel haya tocado techo es que no encuentran a un chef. O, mejor dicho, Lorelai no deja que ningún chef se quede el bastante tiempo como para comprobar si funciona o no. Comprendo que le duela que Sookie no esté allí pero, amiga, el negocio es el negocio y si la principal atracción es la cocina, ¡cuídala! Como ya dije, el gag de los chefs reconocidos está en su punto más alto y… ha decaído totalmente. No hace gracia, sino más bien da pena, puesto que se está cargando poco a poco su “bebé”. Lorelai, tía, necesitas centrarte, ser más jefa y menos amiga de la que se fue. Un detalle que no quería dejar sin comentar es que Liz y TJ se han metido en una secta vegetariana por accidente. Aunque Lorelai reacciona de forma negativa hacia el mundo vegetariano y sea una broma por parte de Amy Sherman-Palladino – porque ella el humor que tiene es ácido –, me parece de mal gusto. Puedes no comprender el vegetarianismo, puedes no estar de acuerdo pero, ¿actuar como si tuvieses dos años cuando tu madre te pone brócoli en el plato? En serio, ¡madurad! Lo mínimo es mostrar respeto y, sinceramente, meterse con los vegetarianos está tan pasado de moda como hacer doscientos comentarios en un mismo episodio sobre Lena Dunham. ¡Basta ya, por Dios! Por cierto, espero que Liz y TJ se queden en la secta por siempre jamás. A mí me harían un gran favor.

¿Cary o Logan? Me sigue costando
diferenciarlos
Respecto a Rory, seguimos siendo testigos de la vida de mierda – no hay otro modo de definirlo – que lleva. Que lo primero que veamos en este capítulo es que se tiene que marchar ya porque parece que vive más en los aviones que en tierra firme, me dice todo. Rory, ¿no vas a aprender a planear mejor tus viajes? Da bastante pena. Echando un primer vistazo a cómo sus relaciones personales se desarrollan en esta hora y media, vemos que su relación con Logan sigue igual o, mejor dicho, se coge el brazo cuando sólo le ha ofrecido la mano. ¿Qué es eso de que vas a alargar tu viaje o que vas a volver pronto? ¿Pero de dónde sacas tú la pasta para coger los aviones? ¿Tienes un truco como en Los Sims o qué? Este es el gran misterio de esta temporada y no la dichosa carta que recibió Emily. Por si no teníamos suficiente con la extraña situación entre Rory y Logan, ahora conocemos que él está comprometido con una heredera francesa llamada Odette y que vive en París. Mitchum, quien aparece en mitad de la comida que los dos tortolitos comparten, deja claro que él es muy afortunado por haber encontrado a la muchacha esta. ¡¿En serio?! Una cosa que no entiendo en absoluto de este revival es la actitud o involución – el término es mucho mejor – de Logan. ¿Os acordáis de lo bien que había madurado en la séptima temporada, de ese “que te den” hacia su padre, el salirse del plan de sus progenitores? Pues ha vuelto al redil de manera incomprensible. ¿Y desde cuándo le pondrían los cuernos a una novia? Lo hizo en el pasado con Rory – no, no me olvido – pero supuestamente aprendió la lección después de aquello. ¿Sabéis el porqué de todo esto? Amy Sherman-Palladino no ha visto la última temporada y claro, que le jodan a Logan – para eso me podría joder a mí y yo encantada –. Amy, “gracias” por cargarte a un buen personaje – ya seguiré comentando la involución de Logan en próximas reviews, sobre todo en Fall, por lo que os pido paciencia –. Parece que Odette se está convirtiendo en un estorbo, en un problema, tanto que Logan no duda en cogerle el teléfono a “la otra” en mitad de la noche y la prometida al lado durmiendo. En serio, ¿qué mierda es esta? Lo que me parece todavía peor, ya centrándonos en Rory, es que parece que necesita “aprobación” de Logan para considerar la propuesta de SandeeSays, una página web tipo BuzzFeed que está interesada en ella. Algo que no queda claro es qué hace con su vida Logan. Sí, está en el negocio familiar pero, ¿qué hace realmente? Otro misterio, esta vez para Mulder y Scully, que Iker Jiménez me ha dicho que está saturado. ¿Rory no tiene criterio propio, no sabe decidir por ella sola, tenemos que llamar a mamá para que le ayude? Hablando de mamá, al final Rory le cuenta a su madre su affair con Logan y esta reacciona como si oyese llover. ¿Dónde quedó esa Lorelai que se puso como una fiera cuando su querida niñita se tiró a un hombre casado llamado Dean? Si un tío está pillado, está pillado. No entiendo esta no reacción por parte de la madre. ¿Será porque ya Rory es mayor y allá ella con las consecuencias? De verdad, me está cayendo fatal “la niñita”.

El próximo Caso Watergate viene de estas dos
Y parte de esto la tiene su vida “profesional”. Como futura periodista, me sentía reflejada en Rory en algunas situaciones pero no, ese tiempo ya pasó. Rory no es una buena periodista, reconozcámoslo, y a lo mejor es por eso – no sé, digo yo –, que en Condé Nast pasan de ella como de comer mierda. Debido a que ya no puede más con tanto desplante – chica, si te posponen dos veces la reunión, a otra cosa, mariposa, que no tienes dinero ni para bragas –, le pide a Logan que Mitchum los llame. ¡¿Por qué?! ¿Pero Mitchum no era lo peor? El caso es que se abre una puerta que nos enseña a Rory en plena acción como periodista y… madre de Dios. Primero de todo, ¿desde cuándo te metes en un proyecto editorial sin un contrato de por medio y sin que te paguen? ¡¿Desde cuándo?! No me extraña que no tenga pasta si escribe gratis. Chata, nunca escribas nada gratis o la gente no te pagará en la vida. Da igual que la biografía trate sobre la loca de Naomi – Alex Kingston, te adoro – y me da todavía más igual lo de la ballena y el conejo o el ratón – qué momento más absurdo, pero Alex está espléndida –, nada es gratis. Segundo, ¿desde cuándo te vas a patear Nueva York en busca de colas en zapatos de tacón? Coges unas zapatillas y tiras millas. Eso no es cómodo y te vas a acabar cansando. Cuando se trabaja buscando la noticia, a no ser que vayas a la Cena de Corresponsales de la Casa Blanca, vas lo más cómoda posible. Tercero, ¡¿en serio se ha quedado dormida entrevistando a una fuente?! Esa es una total falta de respeto. Si yo fuese esa persona te mandaba a pastar en menos de lo que canta un gallo. ¿Y le entrevista pero no le pregunta ni su nombre? WHAT THE FUCK?! Hablemos también de que es genial tener a tu madre como “compi” de aventuras pero, seamos honestos, no te hace parecer muy profesional que digamos, y menos si estás entrevistando a una fuente y se mete en la conversación. NO, RORY. Pero lo peor no es todo esto que he comentado, no. Todavía queda el plato fuerte: Rory se acuesta con una fuente. Primero, no es ético y, segundo, no es para nada profesional. Y para más inri, la tía se preocupa más porque ha tenido un rollo de un noche que por haberse acostado con una fuente. Rory, eres parte de un problema que llevo viendo en varias películas y series americanas: las mujeres periodistas no pueden conseguir información a no ser que se acuesten con la fuente, lo cual es totalmente inadmisible e irreal. Esto lo que hace es alimentar una llama que me da muchísimo asco. Las mujeres periodistas podemos realizar nuestro trabajo perfectamente sin zumbarnos a ninguna fuente que nos proporcione información. Rory Gilmore, eres la vergüenza para la profesión y para la gran cantidad de mujeres que se dejan la piel en esta profesión. SHAME ON YOU. Me da igual que sea un wookiee, un ewok, un elfo o un dementor, la primera regla ética sobre esta profesión es no acostarte con la fuente y tú te has pasado todo por el forro. ¿Y tú te haces llamar “licenciada en Periodismo por la Universidad de Yale”? ¡Y una mierda! Si estuvieses licenciada en Periodismo sabrías cuál es la ética que conlleva esta profesión, la misma que te has pasado por la piedra. Literalmente. Gracias, Rory, por denigrarnos un poco más. Lo último que nos faltaba en este episodio por ver es cómo la hija predilecta de Stars Hollow hace un ridículo impresionante en una entrevista de trabajo. Su madre la empuja a presentarse en SandeeSays con una frase que resume uno de sus grandes problemas: “be loved, be adored”, es decir, que se sienta querida y adorada. Si Rory fuese una periodista de éxito, podrían lamerle el culo todo lo que quisieran o más pero, afrontémoslo, Rory no es nadie por mucho que tenga un artículo publicado en el New Yorker. Con esa actitud que le insufla su madre de ser la mejor y comerse el mundo, lo que se come Rory son dos mierdas como dos catedrales ya que no se ha preparado la entrevista. ¿Desde cuándo Rory no se aprende toda la jerarquía de la empresa, investiga sobre ella y, en definitiva, se prepara una entrevista? ¿Es necesario que recordemos aquella entrevista para The New York Times? ¿Qué ha pasado aquí? ¿Puede ser Rory más tonta? La respuesta es sí, no hay duda alguna. Rory no tiene ideas, no sabe venderse, por lo que la realidad le pega un bofetón muy, muy merecido. ¿Y eso de explicarle para qué sirve cada teléfono? ¡A nadie le importa! Así que, ¿qué ocurre? Rory se da por vencida y vuelve a casa con mamá porque, bajo sus faldas, todo se ve de color de rosa.

#TodosSomosParis
Un apartado especial tenía que ser para Paris, a quien habría que erigirle un altar o crear una religión en torno a ella porque se lo merece con creces. La reunión de exalumnos de Chilton nos ha traído a una Paris más Paris que nunca. No sólo sabemos que tiene tanta pasta como para donarla a la que fue su escuela, sino que también sigue aterrorizando a la gente, incluso citando a Stalin – menuda idea de olla –. Paris no está atravesando su mejor momento personal. La separación de Doyle le está dejando una escasez de sexo notable – “el sexo era volcánico” – y siente que su compañero ha cambiado demasiado como para volver con él aunque pienso que todavía hay esperanza. El momento del baño, con su patada a la puerta y el reencuentro con Tristan – aunque no era el verdadero Tristan – y Francie, es para enmarcarlo y guardarlo como oro en paño. Este colapso me ha recordado en cierta manera al que tuvo al enterarse de que no iba a ir a Harvard; le hace más humana y podemos comprenderla bastante bien. Luego tenemos un momento muy tierno con sus niños – adorables – y al mismo tiempo es cómico – “los niños lloran cuando no está la niñera. Incluso yo lloro”. Sublime – con la presencia de Doyle y el edificio de cinco plantas en el que viven. Pero dentro de este momento, se encuentra una crítica por parte de Amy Sherman-Palladino hacia las películas de Hollywood a través de Doyle: puedes tener una idea estúpida en un aeropuerto que te darán pasta para hacerla realidad. Volviendo un instante a la reunión de exalumnos, es llamativa la oferta del director hacia Rory sobre estudiar un máster en enseñanza e incorporarse a la escuela privada con un importante detalle: cualquier departamento está a su disposición. Hasta el director se da cuenta de la situación caótica en la que se encuentra inmersa y le ofrece una salida más que digna. Cuando vi en el tráiler a Rory en Chilton, dando aparentemente una clase, me rebelé y lo rechacé, pues pensé que todo su esfuerzo y trabajo le habían llevado hasta ahí. Sin embargo, ahora es una idea que abrazo y que pienso que debería considerar mínimamente. Viendo lo mala periodista que es Rory, a lo mejor debería dedicarse a la enseñanza. Ha sido precioso ver el ambiente que ha creado en esa clase con los alumnos, donde se muestra agradable y cercana, dejando huella en ellos. Ha creado una conexión y eso no lo hace cualquiera. ¿Por qué rechazar una oferta que te puede dar de comer (o comprarte bragas) viendo que lo otro no ha dado resultado?

MR. KIM
En este capítulo, Stars Hollow ha tenido un mayor protagonismo y nos recuerda al pueblo que vimos en la serie original. Tenemos los festivales, como el de gastronomía internacional, con una referencia a las salchipapas por parte de Lorelai, con la presencia de Jackson pero sin Sookie, la subasta de cestas – un clásico –, Mrs. Kim aterrorizando a los coreanos que llegan a su casa, la gran revelación de Mr. Kim – ¡esto es un momentazo! –, las noches de cine, con la segunda película de Kirk incluida – otro guiño a la serie original –, la cual es inolvidable, y las reuniones del pueblo. Aquí se ha producido uno de los momentos más surrealistas que he visto: el decir que no hay suficientes gays en Stars Hollow, y se han añadido una serie de clichés que no sé si me dan pena o vergüenza ajena (buena arquitectura, tiendas de antigüedades). Entiendo que es el humor ácido de Amy Sherman-Palladino, que siempre lo ha empleado, pero estamos en 2016. Esto SOBRA. Y más si es para llegar a la pregunta del millón: ¿es Taylor gay? Bueno, Amy, aquí va mi respuesta: me importa bledo. Por mí, Taylor podría morir entre terribles sufrimientos y ni le ayudaría, ¿entiendes? Es una persona tocapelotas, sobre todo si accede a tu lista de huéspedes del hotel que regentas sin tu permiso. ¿Esto no es denunciable? ¿Por qué Stars Hollow es una dictadura revestida de aparente democracia y nadie ha matado ya a Taylor o se han rebelado? ¿Qué clase de droga hay en el aire que les tranquiliza tanto?

En general, el episodio es mucho más alegre que el anterior y vamos conociendo un poco más esta nueva etapa de los personajes. Es interesante que las Gilmore estén en una crisis existencial, pero algo que no se puede evitar evidenciar es que algunas lo llevan mejor que otras. Un detalle a tener en cuenta es que Spring está escrito y dirigido por Daniel Palladino, por lo que todo queda en casa.

Por mi parte nada más excepto animaros a que dejéis vuestros pensamientos, sentimientos o cualquier cosa que se os haya pasado por la cabeza al ver este segundo episodio del revival y os cito en la siguiente review. ¡Nos vemos en Summer!

#TeamParis hasta la muerte

Pensamientos varios:

  • Julia Goldani Telles, aquí Sandee, ya apareció en Bunheads, la otra serie de Amy Sherman-Palladino.
  • Gypsy se hace cargo del stand de España en la Feria Gastronómica. Tenemos una representación preculiar.
  • El sueño con el verdadero Paul Anka es de lo mejor de este episodio. Un nuevo guiño a la serie original.
  • A Michel le relaja escuchar a Skrillex. Me va perfectamente con él.
  • Cuando Emily y Lorelai pasan del silencio sepulcral a la carcajada limpia es de los mejores momentos madre-hija que hemos visto.
  • Los Gilmore Guys aparecen en el Dragonfly Inn. Estos chicos son tan fans de la serie original que crearon un podcast hablando sobre ella y se hacen llamar los Gilmore Guys.
  • Berta continúa en la casa aunque su presencia en el capítulo es mínima.
  • Realmente Emily no entiende los emails. Ya me extraña a mí que sí.
  • Rory le da un beso al retrato de Richard y una parte de mí se rompe.
  • ¿La gente sigue usando Vine? ¡Pero si lo han cerrado!
  • Se hace mención al matrimonio de Lorelai con Christopher. Se lo podrían haber ahorrado.
  • ¡Caesar! Menudos pelos me llevas, amigo.
  • Call her mom”. La cara de Emily y Luke es un poema. Grandeza absoluta.
  • Robert Castellanos, el abogado de Naomi, está interpretado por Jason Mantzoukas. Es conocido por ser el hombre de los perfumes en Parks & Recreation.
  • Parece que la relación entre Rory y su madre se reduce a las llamadas telefónicas. Ugh.
  • ¿Alguien le puede decir a Rory que pare con la absurdez del claqué, por favor?
  • Mae Whitman, quien interpretaba a la hija del personaje de Lauren Graham en Parenthood, aparece en este episodio e interacciona con Lorelai.
  • Michael Ausiello, fundador de TVLine y gran fan de Gilmore Girls, aparece en este episodio.
  • Rory, PARA CON LO DEL PUTO MODELITO DE LA SUERTE. PRIMER AVISO.
  • Aparte de las ya comentadas, hay referencias a: Law & Order, Blue Bloods, Jessica Chastain, Cate Blanchett, Alanis Morrisette, Wonder Woman (las referencias a ella ya estaban en la serie original), LinkedIn, Nick Cave, Radiohead, Queen Latifah, Scarface, Star Wars, Outlander (esta me ha llegado al corazón), etc.

Irene Galindo (@MissSkarsgard)

8 comentarios:

  1. Qué hater, no? En la review anterior decías que te había gustado la nueva temporada, valorando los dos capítulos me parece que en realidad solo querías que te gustase

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y me ha gustado, pero no voy a pasar por alto cosas que no. Aquí no estoy para hacerle la pelota a nadie, sino para comentar lo que me ha gustado y lo que no, y ciertos comportamientos de las tres no me han gustado, sobre todo teniendo en cuenta que han pasado 10 años y que tendrían que haber evolucionado y haber aprendido de los errores del pasado, cosa que no ha pasado y es bastante criticable.

      De todas formas, faltan otras dos reviews por publicar e iré desgranando más por qué hay cosas que no son de mi agrado o y otras que sí.

      Un saludo, Anónimo.

      Eliminar
    2. Nadie dice que hagas la rosca o que digas que te gustan cosas que no te gustan, o al menos yo no pretendo eso, es sólo que tengo la sensación de que no te gusta nada (y no es crítica).

      Eliminar
    3. Te puedo asegurar que me ha gustado y estoy bastante contenta con el revival, pero voy poco a poco. Cuando llegues a la última review comprenderás en qué me cojea y por qué. Te pido paciencia. Además, en este episodio se trataron ciertas cuestiones que sí me molestaron.

      Eliminar
  2. ¡Hola Irene! Magnífica review con todo lujo de detalles como nos tienes bien acostumbrados :)

    En este capítulo se ve que entran más en la crisis existencial de las Gilmore y ya no es solo una aclimatación al presente desde el final de la serie. Por eso me ha tocado muchísimo la moral que Emily siga metiéndose donde no la llaman. Lorelai es su hija así que me doy por vencida en pensar que alguna vez dejará de entrometerse, ¡pero qué manía con intentar hacer de Luke un gran empresario! Tanto ella como el difunto Richard, parece que aceptan a Luke porque no les queda otra así que al menos habrá que intentar que se acerque a los estándares de los Gilmore. Es algo que siempre he odiado mucho de los dos, su clasismo y lo snobs que son. Creo que Luke prefiere ni hacer ni decir nada porque mandar a la mierda a tu suegra seguramente te haga tener problemas con tu pareja.

    En la review anterior no comenté la ausencia de Sookie, y creo que aunque los fans la hayamos echado más o menos en falta se nota que a Lorelai le falta su amiga del alma y ahí también está parte de la culpa de esa crisis existencial, no tiene a su socia, confidente y mejor amiga. Siempre he equiparado la relación Sookie-Lorelai/Lane-Rory y Michel-Lorelai/Paris-Rory. A esto le sumamos la perspectiva de perder a Michel y tenemos a Lorelai muy perdida.

    Y para mi el momentazo de este capítulo ha sido la vuelta a Chilton, me ha encantado TODO, y es que Paris es una fuerza de la naturaleza, ese patadón en la puerta ha sido lo mejorcito xD Y como persona que ha acabado en la enseñanza sin que fuera mi plan inicial, veo perfectamente a Rory en ese papel hasta que reconduzca su vida profesional (espero que a mi me vaya mejor que a ella xD), se nota que conecta con los alumnos y realmente creo que se implicaría y lo haría muy bien. Me ha ofendido que lo rechace como si fuera una opción menor , aunque no creo que el director se lo haya ofrecido por simple pena (que también), sino porque le vio dando la charla y realmente le pareció que sería buena en ello.

    Y para terminar, comentar (sin afán de hacer la pelota, que no nos conocemos personalmente ni tengo acciones en este blog xD) que la crítica con humor ácido es un sello distintivo de tus artículos que personalmente me encanta y me anima a comentar, así que no cambies, un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Bellatrix!

      Emily tiene ese gran problema de, como tú comentas, meterse donde no la llaman. Entiendo que se preocupe por su hija pero lo hace de una forma que si no se hace lo que dice ella, se enfada y no respira. Es poco transigente. Como apuntas, Richard también pecaba de ese "quiero convertir a la gente en lo que yo quiera" y eso es simplemente anular a la persona como ser individual, lo que me parece un problema muy, muy grave. Comprendo lo que dices de Luke, pero creo que Lorelai lo comprendería porque es la primera que sabe que su novio no quiere todos los planes que está elaborando su "suegra" para él y porque ella misma lo ha sufrido en sus carnes.

      Sobre lo que comentas acerca de Sookie, estoy de acuerdo. No he pensado mucho en ella porque ni está ni la echo mucho de menos. Es un gran apoyo para Lorelai y no tenerla hace que se tambalee parte de sus cimientos, además de que Michel, aunque está ahí, a veces no se muestra comprensivo, por lo que todo se recrudece un poco más.

      La vuelta ha Chilton ha sido maravillosa. Para mí ha supuesto un viaje nostálgico, al igual que para ellas, porque es como si hubiese formado parte de esa escuela. Estoy muy de acuerdo contigo. Creo que le puede servir como alto en el camino para aclararse las ideas mientras gana un poco de dinero (que le hace falta muchísimo, sobre todo si va desbragada por la vida). Para ella puede ser una opción menor porque quería ser la nueva Christiane Amanpour y le ha salido el tiro por la culata, o porque tiene un artículo publicado en New Yorker y no se baja de la burra, pero si el director se lo ha ofrecido (que en parte sí es por pena) es porque ha visto esa conexión de la que nosotras hemos sido testigo con los alumnos, y eso no lo hace cualquiera. Cerrarse puertas en la vida no es bueno y es justamente lo que Rory está haciendo.

      Quiero confirmar que Bellatrix y yo no nos conocemos personalmente y tampoco tiene acciones en este blog, pero te agradezco mucho tus palabras. Espero no cambiar.

      Otro abrazo para ti :)

      Eliminar
  3. Bueno, lo primero, como siempre decir que tus posts son perfectos y no dejas nada en el tintero.
    Lorelay su madre en terapia. ¿Qué decir? Que es absurdo. Estas dos personas se llevarán siempre igual. Y el momento de la terapeuta es una tontería. Tengo una madre que se parece mucho a Emily, en el aspecto de que nunca olvida y te recuerda cosas que dices... ¿en serio? ¿todavía con esa cantinela? Y lo mejor que se puede hacer es oídos sordos. Aunque a veces me convierto en una Lorelai y le contesto, quedándome tan a gusto. Por eso, en ciertas cosas las entiendo a las dos. Porque vivo algo parecido en el día a día con mi madre.
    El momento de las dos riendo a carcajadas, en la consulta, me recordó aquella cena en casa de los Gilmore, cuando Rory volvió a casa de su madre, después de dejar la universidad y pasar una temporada con los abuelos. Una escena, riendo, otra escena, peleando, otra escena, tan normales y al final, las cenas volvían a estar presentes en sus vidas.
    Lorelay y Luke siempre han tenido el problema de la comunicación. Como dijimos en el anterior post, no tienen ese don, por mucho que les guste hablar.
    Emily se pasa 10000 pueblo cuando dice que solo son compañeros de piso con derecho a roce, o follaamigo. Cuando dijo esta palabra me quedé O.O
    Nunca le ha gustado Luke, porque no ve más allá de sus narices. No ve que su hija es inmensamente feliz. Simplemente mira la cartera y que su hija no ha conseguido el mejor partido. Como si fuera una yegua de concurso. Eso me hace pensar que después de tantos años, es imposible que Emily cambie y lo peor es que hace mella en Lorelay y en su cabecita pensante, que no para de dar vueltas.
    Lo del dinero de Richard para que Luke amplie el negocio me parece fatal. Porque él ya dejó claro que no quiere hacerlo. Y ahora, en esta miniserie, lo sacan a colación, para que sea un magnate de las cafeterías. Pero lo que no es normal es que Luke no conteste a Emily. Sí, Luke le tiene miedo. Creo que por lo pasado entre ellos. Luke ha intentado caer bien. Después ha pasado de la familia de Lorelay, pero él sabe, en su interior, que si está mal con la madre de esta, Emily meterá más cizaña ente los dos. Como hizo antaño.
    En cuanto a Rory... Estoy de acuerdo contigo en TODO. No tengo mucho que decir. Sinceramente, la vida que lleva me parece fatal y creo que el que el director de Chilton le proponga trabajar allí no es nada malo. Al contrario, yo si fuera ella, hubiera firmado sin pensar.

    En cuanto a Paris. Jajajaja. Me encanta el momento baño. El momento ¡oh no!¡¡¡¡Tristan!!!! me dejó pasmada. Y es que Paris, aún teniendo el éxito laboral que tiene, una vida casi envidiable. Sigue siendo una chica que tiene miedo a muchas cosas, sobre todo, a aquello que no puede controlar. Pierde los papeles y empieza su berborrea. MAGISTRAL!!!
    Logan y Rory son una pareja que andan perdidos en la vida. Puede que Logan haya vuelto al redil con su familia y esté tragando con muchas cosas, pero estar con Rory, para mi, es lo que le da la vida. Y a Rory lo mismo. Sabe que dejar escapar a este chico es lo peor que pudo hacer y el que esté con él, sabiendo que él tiene una novia-prometida y esté a punto de casarse y ella, volvamos a recordar, un novio del que se olvida me deja muerta. Porque no. Rory no era así. En estos años han debido pasar muchas cosas, o mas bien lo contrario y por eso se siente tan insegura. A lo mejor, la gota que colmó el vaso fue la muerte de uno de los pilares que siempre había tenido. Su abuelo.
    Ver al sr. Kim me dejó ojiplática.

    Ah!! se me olvidaba. Michel. Michel es un amienemigo. Es de esas personas que es mejor tener cerca, porque además, te puedes echar unas risas viendo cosas que tú misma no podrías hacer.
    Lorelay se siente sola sin Sookie. Ya lo dije en el comentario del post anterior. Y ahora tiene miedo, pavor, a que su otro amigo también se vaya. Michel es uno más. Han contado con él para muchas cosas y sabe que si no le da lo que quiere se marchará y entonces su bebé, el Dragonfly se quedará casi huérfano.

    En fin... que me voy a la siguiente, :)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Mami Reciente!

      Para mucha gente, el tiempo de Lorelai y Emily en terapia ha sido tiempo mal invertido en la serie y, pensándolo fríamente, estoy de acuerdo. Realmente no ha servido para nada porque ni a ellas les ha ayudado – a lo mejor a Lorelai sí para seguir con su evolución – y a nosotros nos ha aburrido. Una parte de mí entiende a ambas y comparto lo que dices, lo mejor es hacer oídos sordos pero sabemos cómo es Lorelai y resulta complicado. El paralelismo entre la terapia y la cena en casa de los Gilmore es cierto (también me lo han comentado otras personas). Son pequeños guiños que se hacen a la serie original que están bastante bien pero la terapia sólo ha servido para eso.

      Emily siempre ha sido así de no mirar más allá de su plan, de lo que ella quiera y es bastante egoísta por su parte. Sobre lo que hablas del dinero de Richard estoy de acuerdo. Luke ya dijo en su momento, y al propio Richard, que no quería eso, que se conformaba porque realmente está a gusto como está, no aspira a grandes riquezas sino a ser feliz con lo que tiene. Comprendo que Luke no se quiera meter en camisa de once varas pero que no saque su carácter me parece de ser un calzonazos. Le quiero mucho pero eso no le quita lo otro.

      Rory es bastante tonta dejando pasar una gran oportunidad. A lo mejor no es el final del camino pero, como decía en el comentario anterior, es un alto en el mismo para coger perspectiva y un poco de aire fresco (y ganas pasta para bragas).

      Paris se merece un templo donde podamos adorarla. Creo que el momento del baño le da una humanidad que a veces, por su ego y su ambición, pierde. Es normal que se sienta insegura cuando su vida atraviesa un gran cambio como es su separación de Doyle, y además con dos niños. Pero al menos, al contrario que Rory, sigue luchando y se centra.

      Rory fue el motivo por el que Logan cambió en muchos aspectos y sí, le da la vida porque la quiere una barbaridad. Y en el caso de Rory, yo creo que es una persona que la entiende, que está ahí; no le quiere tanto hasta ciertos momentos, que es cuando se da cuenta. Lo del lío que se traen es algo que me parece absurdo, y más teniendo en cuenta que no vemos especialmente cariñoso a Logan hablando de Odette y Rory se olvida de su novio, detalle importante porque no concuerda con su personalidad. ¿Es posible que este gran cambio se deba a la muerte de su abuelo? Ni idea.

      Estoy totalmente de acuerdo con tu definición de Michel, “amienemigo”, porque es así. Es una persona que si la tienes de tu lado va a serte fiel y va a estar ahí, pero como le enfades agárrate, que vienen curvas.

      Comprendo a Lorelai pero creo que tiene que pensar fríamente respecto a su negocio de vez en cuando. No tiene a Sookie y nadie la igualará bajo su punto de vista, pero necesita a un chef para sacar el hotel hacia adelante. Y Michel, en este caso, hace de Sookie, de ese apoyo que le dice por dónde debe de tirar. En el caso de este, creo que es normal que se quiera ir porque tiene en cuenta a otras personas que forman parte de su vida, como su marido y la posibilidad de tener hijos con él, por lo que su demanda es justificada.

      ¡Otro saludo para ti! :)

      Eliminar