Crítica del 1x10 "J is for Jan Vaughan" y 1x11 "K is for Keep Out" de A to Z

18/1/15


Como ya comenté en la anterior crítica, el final de A to Z is coming. Y, tan cerca que estamos del final, me pregunto y os pregunto, ¿tan mal está que la serie dure sólo una temporada? Y es que, en estos dos últimos episodios que he visto, me he dado cuenta de ciertas cosas que quizás no me hayan gustado.

Es cierto que hay cosas muy buenas por las que esa serie que tanto te gusta debe continuar. Empezando por poder seguir disfrutando de los personajes, las historias, el fanatismo en las redes sociales y más pero, os lanzo una pregunta bastante importante, ¿es A to Z ese tipo de serie? Puede que la serie sea genial pero, ¿estaríais dispuestos a seguir la serie durante más de tres temporadas?

Ya sabéis que yo he sido uno de los principales defensores para que no cancelen la serie en varias críticas pero, ahora que tenemos tan cerca el final, hay cosas que prefiero que terminen bien y no empeoren. Porque, aunque parezca mentira, en estos últimos capítulos que he visto, han habido cosas que me han desagradado, no por ser malas en sí, si no por lo malas que podrían ser en un futuro.

Empiezo hablando del 1x10 “J is for Jan Vaughan”. La estructura es similar a la del resto de capítulos pero con algunas modificaciones notables. Se plantea un problema “amoroso”, aunque esta vez relacionado con los protagonistas secundarios (Stu y Stephie), las cosas van genial, pero empiezan a surgir confusiones, que si celos, que si Stephie es confundida con una prostituta, que si Andrew y Zelda la han cagado, ya sabéis, lo de siempre. Pero hay algo muy importante y que activa las alarmas en este episodio, “personajes salvajes aparecen”, no sé si me entendéis. Entonces, como buen seriéfilo pesimista, me temo lo peor.

En la mayoría de series suele haber una pandilla principal y dentro de ésta hay dos opciones, añadir o no añadir nuevos miembros. Un claro ejemplo de pandilla que deja entrar a nuevos miembros es la sitcom The Big Bang Theory y uno que no How I Met Your Mother, sin contar la obvia presencia de Tracy, que pa' lo que entra casi ni entra. Yo suelo estar a favor de la segunda opción, por miedo a que el personaje nuevo no me caiga bien y me haga odiar la serie y, cuando ves un grupo como el que forman Andrew, Zelda, Stu y Stephie, te paras a pensar, ¿para qué otro personaje? Tienes dos parejas ideales delante de tus narices, ¿pa' qué tocas?

Y, aunque es cierto que el romance entre Stu y Jennifer dura menos que un caramelo en la puerta de un colegio, quizás porque Stu esté destinado a ser un hombre solitario o porque (alguien se lo habrá planteado) una relación entre dos personas tan similares sea aburrida – a lo mejor lo interesante es conocer a la otra persona – y no pueda haber más que fracaso después de lo carnal, no acepto nuevos miembros en la banda. Aún más me preocupa la relación entre Stephie y Joseph (el millonetis de turno), que a lo mejor si que dura más, más incluso que la relación entre Andrew y Zelda. Y, para que mentir, no puedo con ese chico que ocupa baños ajenos para besuquearse.

Este es uno de los mayores miedos a los que me enfrento si la serie continúa, batalla que ya damos por perdida (una semana a bajas voces duró el #SaveAtoZ), pero en el 1x11 “K is for Keep Out” las cosas siguen adelante, la bola de nieve se está haciendo más grande y al final, acabará aplastándonos (modo filosófico: ON).

Si hay una cosa que nadie me puede negar es que, en los once episodios que hemos visto (a lo mejor en el 1x12 todos se vuelven vampiros y son aniquilados por Buffy, aunque no tiene pinta), la serie sigue teniendo la misma esencia – con los toques de humor por parte de Stu, el encanto por parte de Zelda, los románticos detalles por parte de Andrew y los buenos consejos por parte de Stephie – que en el primer episodio, y eso me gusta, pues es muy cómo estar en tu zona de confort en un círculo cerrado de amigos (¿lo has escuchado Joseph?).

Pero las cosas se vuelven a torcer y vamos a cambiar el nombre de la serie de A to Z a No atreverse a dar los pasos importantes. Empezando con el “no pasar las Navidades juntos” en el 1x09 “I is for Ill Communication” a el “no mudarse juntos” en este episodio. Y es que, al final, seamos sinceros, ellos tampoco quieren salir de su zona de confort.

Hablan de un voto de confianza, de ser valientes, de hacer oficial y proclamar a los cuatro vientos que la suya es una relación seria y no un juego de niños pero después, a la hora de la verdad, nada es tan fácil. Y, como hice con el tema de pasar las vacaciones juntos, hay pros y contras de tomar esa dura decisión. Lo principalmente bueno es que lo hacen por necesidad, los otros lugares parecen estar escogidos por otras personas, y lo malo, como no, que todo se trata de una confusión, un error involuntario que Andrew no reconoce hasta que le explota en toda la cara.

Y bien, ¿no os recuerda esto a otro episodio nombrado hace poco? Ya sabéis que me estoy preparando para el abismo que supondrá tanto el final de la serie como el de la relación entre Andrew y Zelda y si ésta fracasa no será por falta de química, que nos la han demostrado desde el principio, sino por la falta de VALOR y COMUNICACIÓN. Rectificar es de sabios y eso a Andrew le entra menos en la cabeza que el no romper mobiliario a un chaval de 'Hermano Mayor'.

Por otro lado, que se muden juntos es el fin, pero no de la relación, sino de la serie. Primero comparten apartamento, luego se casan, con el paso del tiempo empiezan a perder química, tienen hijos para que haya un motivo por el que mantenerse unidos tenga algún sentido y con esto se distancian de los amigos. Se vuelven completamente aburridos y la serie pierde la gracia. Esto no tardaría más de siete temporadas, comprobado.

Y, ¿a qué ahora lo de no dar el paso no es tan mala idea? Pues eso os vengo a decir. Con la primera opción puede que fracase la serie pero, con la segunda, la relación. Y, a mi pesar, pues sé que cuando ésta se vaya la voy a echar de menos, prefiero recordarla como una serie que fracasó por no gustar a un público generalizado pero sí a su minoría de fans que una serie que, aunque duró más, su calidad llegó a un punto de ser inexistente. Veremos lo que pasa en los próximos episodios, pero id cogiendo cajas de pañuelos, porque, como he empezado, acabo: El final de A to Z is coming.

Adrià (@wieder_blutbad)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada