Análisis de Brooklyn Nine-Nine: "La vuelta de las vacaciones"

27/1/15

Hay a quien le sientan bien las vacaciones de navidad, pero hay también a quien el turrón le hace pesadito. ¿Le ha sentado bien a la comisaría de Brooklyn el turrón? ¡¡¡SPOILERS!!! a discreción.
La cuesta de enero comienza para muchos de nosotros, eso de volver de las vacaciones nunca es fácil y menos cuando vuelves tan pronto como hizo Brooklyn Nine-Nine. El día 5 nos puso su capítulo número 12 en nuestras pantallas. Y no, no le había sentado nada mal turrón ni el tiempo muerto navideño. Para empezar el año teníamos a Rosa enamorada y a una Amy sin duda en sus mejores tiempos. Por no hablar de las dos liadas históricas de Jake.

El primer capítulo de su retorno pintaba bastante bien. Un Capitán sin pantalones y un Jake vacilando desde el minuto uno. Pero esto acababa aquí, fiesta en la casa de la playa de Boyle. (Botellón en casa de Boyle) Y encima el Capitán invitado con ellos. No me pareció buena idea el meter al capi en la jaula de los leones, pero seguro que le iban a saber sacar partido a la situación. Un muermo, eso es lo que es el capi, un muermo. Ni con unas copas se nos venía arriba, todo el rato con música siniestra el tío. La idea de dividir la fiesta que tuvo Jake, unos con el Capitán y otros de party hard en el sótano, es la mugre de las mugres de las ideas. Tarde o temprano se le vino el plan abajo y la lió para variar el majadero. Cualquiera se quedaba arriba con el capitán con el rollo que se estaba tirando…
Al final el capi se adaptó a la juerga que tenían montada abajo el equipo, no me lo esperaba, pero así fue.

El segundo capítulo no se quedó absolutamente nada corto con el primero. Hacía mucho tiempo ya que no salían las deudas pendientes de Jake, que por lo visto tiene que ser un moroso de los de manual. Dicen que “La noche y la rebeldía siempre vuelven” y las deudas por lo visto también. Más de 2000 dólares le debía al Sargento el tarado de Jake. Pero si no le había reclamado antes las deudas, ¿por qué se las reclamaba ahora? La mujer del Sargento estaba embarazada y claro, había que pagar los pañales de la futura criatura. Todo esto tenía que ser un secreto y no podía saberlo nadie más. Pero como suele pasar cuando se deja cualquier cosa a cargo de Jake, se acabó enterando todo quisqui, Jake había enviado por error un email a toda la comisaría con la noticia. Tras borrar del email del sargento el mensaje accidental que le costó una dura sesión de ejercicio a a este, (se lo merecía y mucho) olvidaron decirle al capi que no dijera nada. Y así pasó, el Capitán felicitó al Sargento por su paternidad, se lió, o mejor dicho, la lió.

Con las dos liadas de Jake no acaba esto, faltan las dos mejores cosas que han pasado al volver esta navidad. Rosa enamorada. WTF!! No sabía que tuviera sentimientos, lo juro. Pues resulta que la dura de nuestra serie también parece que tiene su corazoncito aunque no sabía cómo demostrarlo, para eso estaba Boyle. Sí, Boyle muy tierno él y a veces más femenino que la propia Rosa. Ayudó y vaya que si ayudó. No sé cómo se las apañaron pero los mensajitos Rosa-novio acabaron con foto-streptease. Maldito Boyle, qué harían sin él… Cotilleo puro y duro, sensacionalismo y demás, pero quiero saber más sobre cómo evolucionará Rosa. Es un personaje que se merecía un poco de protagonismo, un poquito de hacerle caso, seguro que no decepciona. 

También hemos visto a otro personaje, pero este en concreto requiere atención 24h: Amy. Me tenía un poco harto, pero en estos dos capítulos la he visto muy mejorada, diría que a una de las mejores Amys. Primero con 6 copas encima y el capítulo de las facetas que va cogiendo según bebe me pareció sublime. Me hizo reír bastante, bueno ella y Gina, para ser exactos. Y luego con su peloteo característico al Capitán. Esta vez quería hacer de poli-Hollywood y patrullar y comer de puestos callejeros con el capi, una lástima que el estómago de éste adaptado a las delicatesen no soportara el guión. Pero por fin consiguió algo la muy pesada: logró que el Capitán le dijese que se había sentido muy unido ella en ese día (cosa que a pesar de la gastroenteritis fue un detalle por su parte).

Una reflexión que hago yo ahora, es que tanto Amy como Rosa han necesitado tener a otro al lado para lograr conquistar, para lograr evolucionar en cierto modo. Rosa ha necesitado a Boyle para avanzar con su relación y Amy ha necesitado a Gina para hacer uno de sus mejores capítulos. ¿Podrían haberlo hecho por sí solas? No hubieran podido, no. En esta serie siempre tiene que haber un segundo que apoye a un primero, un no sé a qué viene pero, un Sancho para un Quijote.

Si cada Navidad esta serie va a coger fuerzas, ya podría volver Santa más a menudo.


Jorge (@JorgeJP_5)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada