Crítica del 4x11 "Shattered Sight" de Once Upon a Time: snow over Storybrooke

9/12/14


Llevo unas semanas comentando lo mucho que me está gustando el tramo final de esta primera parte de la temporada. Tanto el capítulo doble de hace dos semanas, como el de la semana pasada fueron muy buenos, y hay más compañeros que comparten esta opinión. Esta semana Once Upon a Time ha continuado con el mismo nivel y se ha marcado un capítulo que se me ha pasado volando y que ha sido a la vez conmovedor y divertido. Si ya habéis visto el capítulo (si no, huid, que hay spoilers), seguid un ratito conmigo y lo comentamos.

¿Queríais masacre? Pues os quedáis con las ganas
Con el hechizo del espejo de la Snow Queen esparciéndose por toda la ciudad, este capítulo no podía comenzar de otra forma que no fuera viendo las repercusiones inmediatas que esa magia iba a tener sobre los pueblerinos de Storybrooke. En general, en las calles, todos están agarrándose de los pelos y principalmente nos han mostrado a los enanitos y a la abuelita, que se paseaba por el pueblo ballesta en mano, tan ricamente. Nada más, ni tiros, ni edificios ardiendo, no podíamos esperar más, que estamos en Once Upon a Time, no en una guerra, y al final los personajes de los cuentos no podían ser tan malos. Pero de un modo más detallado han querido hacernos ver todo lo que podrían recriminarse Snow y Charming (que no ha sido poco) y Snow y Regina. Lo de los Charming ha sido divertido cuanto menos, ya que esos dos jamás discuten por nada: ¡felicidades, ya sois un matrimonio normal! Pero, por favor, hagamos hincapié en Regina en este capítulo, porque ha sido lo más descarado que haya visto Storybrooke en mucho tiempo, y ha sido indiscutiblemente genial. En algún momento su comportamiento me ha parecido un tanto exagerado, pero ¡qué narices!: si Lana Parrilla lo borda, lo decimos y no pasa nada. Las pullitas que le ha lanzado a Snow, y viceversa, han protagonizado las escenas más divertidas de este capítulo sin ninguna duda, pero me quedo con la escena final, entre los Charming y Regina cuando el hechizo desaparece y Regina flipa con cómo va vestida: "What am I wearing?". Parecía una toma falsa en lugar de una escena real, o quizás fuera una toma falsa y la metieron en el capítulo, nunca lo sabremos, pero me han dado ganas de ir a abrazarlos por ser tan majos.


La villana que no era tan villana
Once Upon a Time tiene la virtud de hacer que acabemos amando a todos los villanos, y no iba a ser menos la Reina de las Nieves. Si bien no tiene justificación todo lo que ha hecho, el final de este capítulo nos demuestra que, al fin y al cabo, tenía un corazón. ¿Que estaba helado? Sí, pero los flashbacks de cuando cuidaba de Emma en la casa de acogida junto con el sacrificio que ha hecho y que la ha llevado finalmente a la muerte, han demostrado que tan mala no podía ser después de todo y, al final, han conseguido que me diera muchísima pena su partida, al igual que pasó con la desaparición de Zelena la temporada pasada. La pobre mujer solamente quería tener el amor de su hermana, el cual recupera cuando Anna encuentra la carta en la botella que su madre escribió antes de que el barco se hundiera. ¿Quién puede odiar ahora a una señora así? Ni siquiera Emma y Elsa, a las cuales les devuelve los recuerdos bonitos que les había arrebatado en el pasado mientras se transformaba en un montón de copos de nieve que se esparcían por la ciudad; una escena muy poética. Gracias, Once Upon a Time, has vuelto a conseguir emocionarme.



El villano que se reafirma como villano
¿De quién podríamos hablar que no fuera Rumple? No hay villano que haya pasado más desapercibido últimamente que él. Parece que todo el mundo cree que se ha reformado y que ahora es un marido responsable y maravilloso (todos excepto Hook, que sigue bajo su control), y no hay cosa que me cabree más que ver lo catetos que son algunas veces todos los habitantes del pueblo. Aunque todavía no ha conseguido salirse con la suya y librarse de la daga, Rumple no va a dejar de intentarlo, cueste lo que cueste y tampoco va a dejar de ir andando con esos aires de superioridad que me tiene. En la segunda parte de la temporada parece que va a hacer piña con Maléfica, Úrsula y Cruella de Vil, y miedito me dan todos estos juntos.

En general, the spell of Shattered Sight, como maldición en sí, me ha parecido innovadora y atrevida, pero me ha resultado un poco precipitado cómo ha acabado todo. Ha sido una maldición un poco fugaz, y quizás hubiera sido inteligente aprovechar la situación un poco más de tiempo para poder haber desarrollado un poquito más a los personajes con su lado oscuro expuesto, o quizás no y hubiéramos acabado odiando a todos los personajes por ser tan gamberros y macarras. No sé qué esperar exactamente para el winter's finale, ya que únicamente me han dejado un poco preocupada por la vida de Hook y Robin Hood: el primero por las amenazas constantes de Rumple, y el segundo por no aparecer en la reunión del pueblo al final del episodio (guionistas, no me podéis matar a estos dos, avisados quedáis). Lo que sí podemos esperar es la despedida de Elsa y Anna la próxima semana, que tienen que regresar a Arendelle a cumplir el último deseo de su madre: devolver los recuerdos de Helga e Ingrid a todo el reino (¡qué bonito, por favor!). Qué triste va a ser todo y más teniendo en cuenta de que tras el próximo capítulo nos esperan tres largos meses de parón.


¿Qué os ha parecido a vosotros el capítulo? ¿Qué esperáis para el final de la trama Frozen? Contadnos, que nos gusta saber vuestra opinión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada