Crítica del 4x09 "Tupperware Party Massacre" de AHS: Freak Show. Tuppers para todos

12/12/14


American Horror Story siempre se ha caracterizado por acercarnos a personajes sobrenaturales o que, en un principio, son horrendos a la piel del telespectador. Desde luego, Freak Show no es menos, y no sé a vosotros, pero para mí ha llegado un punto en el que veo a los "monstruos" y ya no los veo como "seres con deformidades" sino como gente con las mismas exigencias y necesidades que cualquier persona, e incluso todavía más grandes, ya que lo tienen todo más difícil.
En este capítulo, hemos visto cómo los personajes han tocado fondo moralmente. Algunos bajo un intento de suicidio, otros evitando perder a un ser querido. Cada uno a su modo. Y luego está Dandy Mott que nos ha dado un juego en este capítulo que ya nadie sabe cómo va a acabar.

Primariamente, quiero destacar en este capítulo el muy importante papel que han tenido nuestras queridas siamesas, Bette y Dot Tattler. El aspecto que han tenido este capítulo ha sido de lo más conmovedor. Recordamos una vez más cómo van a llevar adelante, en teoría, la operación de separación de las siamesas. A modo de flashback, vemos a Stanley convencer a Elsa Mars de que es la mejor solución. Y, aunque tenga las manos llenas de sangre, Elsa reconoce que odia matar a su gente. A sus hijos. No soportaría matarlas. Sólo quiere quitárselas de en medio, eso es todo. Así, convencida de que la operación será la mejor solución, se le hace fácil creer que Stanley ha conseguido contacto con el médico que consiguió la separación de dos hermanos siameses, aunque en seguida vemos que es una farsa hecha por el timador. Stanley lo único que consigue es a un chulo al que paga para que haga el papel de médico. 
Sin embargo, a todo esto, las principales víctimas de todo este conglomerado, las siamesas, son las primeras dudosas en todo esto de la operación. Sí, es verdad que habíamos estado viendo cómo Dot parecía completamente decidida a quitarse de en medio a su hermana si fuera necesario con tal de estar separada y tener una vida normal. Hasta tal punto que se había engañado a sí misma pensando que ambas podrían sobrevivir a la operación. No obstante Bette, sabedora de esto, en vez de enfrentarse a su hermana, de atacarla y convencerla de lo contrario, la quiere por encima de sí misma. La quiere hasta tal punto que por encima de su propio bien busca el de su hermana, y por eso no duda en decirle que si es necesario, ella daría su vida con tal de que Dot lograra su sueño. Y es entonces cuando Dot, rendida ante el amor que le profesa su hermana, se ve completamente incapaz de seguir adelante: ella misma se da cuenta de cuánto quiere a su hermana y que, del mismo modo que Bette no sobreviviría sin Dot, la fuerte necesita de la débil para completarse.
Y, al final, aparecen en el carromato de Jimmy Darling. Porque, aunque Dot haya renunciado a la operación, no va a renunciar al amor. Y le expresa en una declaración muy directa, sencilla y clara su deseo de estar con él y de poder amarle. Jimmy, que se retiene al principio por la presencia de Bette, acaba besando a Dot. Y se da cuenta del desperdicio que está haciendo con su vida. Harto de estar siempre borracho, de besar y desear cualquier ser que se le presente. Harto de malvivir por la muerte de su madre, se da cuenta de cuán equivocado estaba. De que en el fondo sí que ama a la única persona que sigue apostando por él: Maggie Esmeralda. Y así, deja de besar a Dot y la rechaza muy amargamente. Sabedor de que, por culpa de su espiral de autodestrucción se ha llevado consigo la inocencia del amor de Dot. Y se odia mucho por ello.

Por otro lado, tenemos el increíble papel que ha festejado en este capítulo el loco Dandy Mott. Tuppers para todos. Así he querido titular esta crítica porque ha sido lo más destacado de este personaje: cómo su locura es demasiado grande ahora mismo. Hasta tal punto que se siente elegido por Dios para traer la muerte a esta tierra. En la reunión de las mujeres "necesitadas", llega un momento en el que Dandy, entra en su casa para "usar el teléfono". Y, lo que en un principio parecía la "fiesta del Tupperware" (había Tuppers en una mesa para aburrir) acaba siendo una gran masacre. Y todo esto para acabar consiguiendo la sangre de las víctimas y encerrarlas en los famosos Tuppers para llenar su bañera de la misma. Y, al final, de todo esto sale de culpable el hombre que menos daño quiere hacer a los demás ahora mismo: Jimmy.
Es un escenario de lo más escalofriante, pero esto no es lo peor de todo. Resulta que, cuando vemos un rayo de esperanza con la hija de la que era la asistenta de la casa a la que tortura psicológicamente Dandy, nada parece salir bien. Dandy, escudándose en el dinero, consigue que la policía se ponga a su favor y cubra el único error que ha tenido. Además, vemos que en sus jueguecitos mentales, ha cogido al cadáver de su madre y le ha cosido la cabeza de una de sus amigas para poder jugar con ellas como si se tratase de Dot y Bette. 
No sé a vosotros, pero a mí toda esta lógica del poder supremo de Dandy me recuerda mucho al grandísimo personaje de Death Note, Kira, para los que hayáis visto este gran anime. Una lógica de pensar que puede con todo sin que nadie le pueda parar. De que puede destruir cuanto le plazca porque es su ley la que se aplica en este mundo. Un mundo que merece ser purgado de todas las personas que vayan en contra de las ideas de Dandy.

Por último, Dell ha tenido pocas escenas, pero lo que hemos visto en él ha resultado muy único. Ha sido ver cómo, desde dentro, es tan débil (si no más) como cualquier otra persona. Destrozadísimo por cómo ha ido actuando, y más tras ceder al deseo carnal que le surgió con Stanley, no se ve capaz de tener un comienzo nuevo. De empezar de cero. No se ve capaz de verse perdonado. Y, con tal cargo de conciencia, decide acabar con su vida, mientras el fantasma de Ethel Darling le atormenta la conciencia haciéndole ver que no es el hombre tan fuerte que dice ser. Y, sin embargo, en el último momento aparece Desiree, que en un principio se había reafirmado en su más hondo orgullo. ¿Por qué se presentó a la caravana de Dell? ¿Por qué le ha salvado? ¿Qué es lo que le ha hecho cambiar de opinión respecto al hombre que tanto ha destrozado su vida como la de sus amigas?

Muchas preguntas se quedan abiertas. Muchos asuntos quedan todavía por resolver. Y sólo quedan cuatro capítulos esta temporada. Por mi parte, estoy muy intrigado por saber cómo se va a acabar resolviendo todo. Sobretodo cómo acabará Dandy: si habrá alguien que vaya a por él o, por el contrario, conseguirá gobernar en su reino de terror absoluto.



Juan (@MrRadda)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada