Crítica de Spaced: Cuando Wright encontró a Pegg

6/8/14


Cuando alguien nos dice la palabra sitcom, automáticamente casi todos pensamos en la famosa serie Friends, en Big Bang Theory o en la recientemente finalizada Como conocí a vuestra madre. Pero a casi nadie se le podría ocurrir, sin saberlo, que el célebre director de la trilogía del Cornetto (Shaun of the dead, Hot Fuuz y The World's EndEdgar Wright fue el creador, junto con Simon Pegg y Jessica Hynes, de una de las mejores y más originales sitcoms de la historia, Spaced.

Escrita y protagonizada por Simon Pegg y Jessica Haynes, Spaced es una sitcom británica, de 1999, que nos cuenta la historia de Tim y Daisy, dibujante y escritora, que deciden irse a vivir juntos haciéndose pasar por pareja porque el piso más cómodo y barato que pueden conseguir está solo disponible para parejas, según su dueña Marsha (Julia Deakin). A partir de ahí, los protagonistas vivirán un montón de situaciones, nada típicas, en comparación a otras sitcom, junto a sus amigos: Mike (Nick Frost); Brian (Mark Heap) y Twist (Katy Carmichael); entre muchos otros.

¿Y qué tiene de especial Spaced?


La serie supuso un auténtico soplo de aire fresco hacía el genero de la comedia de situación y a día de hoy difícilmente ha sido alcanzada por otras series del mismo género. Una de esas series que juega codo con codo con Spaced es Community de Dan Harmon, que comparte con la serie de Wright ese tratamiento hacia la cultura pop con respeto, cariño y nostalgia a base de referencias, ya sea verbales o visuales, y que no cansa a base de repetición y tópicos, que en ocasiones llegan a ofender, como hace, por ejemplo, Big Bang Theory, serie que debió terminar en su segunda temporada.


Los personajes, aunque son realmente particulares, algunos más que otros (¿alguien ha dicho Brian?), no son demasiado exagerados y te dan la sensación de que realmente son lo que ves en pantalla. Simon Pegg interpreta a Tim, su personaje es muy friki y él en la vida real lo es; Nick Frost interpreta a Mike, es el mejor amigo de Tim y casualmente los dos actores lo son en la vida real. Como veis, Spaced juega con mucha ventaja porque es realista y está hecha por gente que entiende lo que está intentando contarte y no hacen simplemente como que saben algo por haberse leído entre 20 personas varios artículos de Wikipedia sobre el tema. Entre todos consiguen que te sientas identificado y no solo que veas de forma adorable a esos personajes que normalmente dejarías de lado e incluso repudiarías de alguna manera. No, sin duda alguna, en Spaced no ocurre eso ya que perfectamente nosotros podríamos ser los protagonistas de esta serie.

Otro de los puntos fuertes de la serie es sin duda alguna su humor. Nada de risas enlatadas metidas con calzador (-Hola, ¿qué haces? *jajajaja* -Ver la tele *jajajaja*), aquí las risas serán nuestras y os aseguro sin duda alguna que os vais a reír. Yo soy de risa fácil pero tengo dos tipos de risa, digamos la risa alegre porque algo me parece simpático y la carcajada que es la que me sale con Spaced o con series como Community y Death Valley, de la cual hablaré muy pronto, la cual solo me sale con cosas realmente trabajadas y divertidas.

Pegg y Haynes escribieron juntos el guión de las dos temporadas y eso se nota porque su química escribiendo se traslada a la pantalla, lo cual, aparte de las risas, nos ofrece una sensación de agradable tranquilidad y hace que nos quedemos para ver el siguiente episodio.

Todos los aficionados a las sitcom sabemos que en algún momento de la serie pasan a tratar una relación romántica:

¿Ocurre esto en Spaced?


Claro que sí, ya os he dicho que nos ofrece algo "real" y por lo tanto habrá historias de amor pero, y aquí viene otro de los puntos fuertes, no se trata de la misma manera que en otras series. No voy a haceros spoilers sobre estas situaciones pero ya os digo que no son para nada corrientes y estoy seguro de que quedaréis muy satisfechos al verlas porque por fin alguien os ha ofrecido algo nuevo que ver.

Spaced como ya os he dicho es una gran comedia que provoca carcajadas, ofrece originalidad, podemos ver los orígenes de la relación Wright-Pegg-Frost, tiene cientos de referencias (Resident Evil, Star Wars, El resplandor, etc) y nos ofrece historias y personajes realmente únicos que debemos, sí o sí, ver y conocer una vez en la vida.

Lo único malo de esta serie es que dura muy poco, catorce episodios divididos en dos temporadas de siete capítulos cada una. Se hace realmente corta y te deja con ese sabor en la boca que se debate entre el placer intenso y ese placer que se queda a medio camino.

Esto último que comento aleja la serie de la perfección pero igualmente se queda cerca de ella.


Mi nota para Spaced es 9,5 sobre 10


Bojan (@OtroSingular)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada