Crítica del 2x08 "Meltdown" de Bates Motel

27/4/14

¡La cosa empieza a ponerse interesante! Las tramas que Bates Motel ha estado hilando de manera algo torpe desde el principio de la segunda temporada por fin empiezan a tomar forma y a estallar por todas partes. Personalmente, no puedo decir que haya sido mi temporada favorita de la serie, pero capítulos como este  2x08 "Meltdown" suben muchísimo el nivel y me recuerdan las razones por las que sigo viendo Bates Motel. A partir de aquí, spoilers y análisis de que lo que hemos visto en la que ya es la recta final de la temporada:

Porno-profesora de Bates Motel
"Soy puta, pero mi coño
lo disfruta"
Antes de comenzar, pido disculpas por no haber podido hacer la crítica del capítulo anterior, el 2x07 "Presumed Innocent", pero en vista de que tuve muchos compromisos la semana pasada y resultó ser un capítulo de transición, decidí pasarme a comentar directamente el de esta semana, que se ha centrado en explorar las consecuencias de los hechos del episodio previo. Cody, la chica del supermercado, se ha borrado del mapa y su trama se ha dado por finiquitada, para alivio de Norma y espectadores. Aunque, por desgracia para Norman, la jugada no le ha salido tan redonda. Ella no habló de sus pérdidas del sentido, de sus "apagones", pero una policía entrometida se afanó en investigar y descubrió que su muestra de sangre coincidía con la de semen hallada en el cadáver de la profesora más inapropiada del mundo. Aquí es cuando entra en escena el super agente Rrrromero, que con muy malos modales le ha parado los pies a la policía -¿cómo se atreve esa mosquita muerta a hacer bien su trabajo?- y ha decidido investigar al chico por su cuenta, dejando al margen a los demás y encubriéndole. Rrrromero tiene dudas sobre Norman Bates y no quiere apuntarle públicamente con el dedo antes de tener clara su culpabilidad, pero también se resiste a permitir que alguien que podría ser inocente pague por el asesinato de Blaire. De momento, sus sutiles charlas con Norman no han hecho más que ponerle nervioso y a la defensiva.

Norma 2x08 Bates Motel
"Mi hijo me llena la casa de bichos muertos. AS-CO"
La trama de la droga, por otra parte, ya es más extrema que nunca, y está salpicando a la inmensa mayoría de los personajes. Zane, el hermano de la jefaza -ese que se tiñe el pelo de un color tan poco favorecedor-, está como una cabra y la está liando más parda que nunca con sus contraataques a la familia rival de la droga de White Pine Bay. Todo esto por culpa, recordemos, de un primer asesinato que en realidad cometió la inútil de Bradley, una chica que comenzó siendo una rubia hipster y que evolucionó a una morena emo fugitiva en el 2x02 "Shadow of a Doubt". ¿Alguien la echa de menos? Probablemente su madre. Y si me apuras ni ella. El caso es que los trabajadores de la marihuana no son especialmente inteligentes (me pregunto por qué...) y tienen una política un tanto drástica de proceder. Ya se lo dijo el jefe de la banda rival, el padre de Blaire, a Dylan: "continuaremos con la matanza hasta que quede el último hombre en pie". Que así sea. Norma Bates por fin ha abierto los ojos a la evidencia de esta realidad, y ha decidido posicionarse abiertamente en contra de ese hombre y a favor de su hijo Dylan, con quien ha tenido un acercamiento muy tierno que presenciaron todos los porretas. Pero lo que no sabía Norma es que ha cometido un, en palabras de su rival, "terrible error".

Norman sabe que su madre conoce su oscuro secreto, y el hecho de que ella trate de protegerle ocultándole la verdad le vuelve loco de rabia. Durante este episodio hemos presenciado escenas simplemente magníficas entre Freddie Highmore y Vera Farmiga, que han estado brillantes a nivel interpretativo y han plasmado a la perfección la naturaleza enfermiza, dependiente e insana de su relación, de una relación que nosotros como espectadores nos pasamos pipa presenciando. La actitud de Norman no fue más que la calma antes de la tormenta, y finalmente tanto él como Norma estallaron en una discusión. Se dijeron cosas a la cara más cerca de lo necesario, olvidándose por completo del límite recomendado de distancia natural entre madre e hijo. Norma plantó en primer lugar a su ligue de turno, el abogado pringadete que no mojó en el 2x04 "Check-Out", porque estaba demasiado preocupada por su hijo, y luego, cuando éste la ignoró por completo tras gritarle como un fiera, ella volvió a casa del abogado a acostarse con él por... ¿venganza? ¿Se sintió culpable al terminar? ¿Qué demonios es esto? No tengo ni idea de qué es pero, francamente, me encanta.

Y, a modo de final, el cliffhanger del siglo: los fumetas rivales han tomado cartas en el asunto y, a modo de contraataque, han secuestrado a Norman Bates. Ahora sería un gran momento para que saque a relucir su vena psicópata y la canalice descargándola de manera productiva sobre los enemigos.


¿Qué os ha parecido el episodio? ¿Os ha parecido tan redondo como a mí? Ya solo quedan dos episodios para que acabe la temporada y la cosa está que arde.


Crítica de capítulos anteriores





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada