Crítica De La Séptima Temporada de Sons Of Anarchy: The Final Ride Will Make You Free

25/12/14

Nos bajamos de la Harley. Tras siete temporadas y 92 episodios, el pasado 9 de diciembre en EEUU y el día 10 en el resto del mundo le dijimos adiós a Sons Of Anarchy. Nadie dijo que iba a ser ni fácil ni bonito tener que despedirse de una de las pocas series que realmente ha sabido diferenciarse del resto y crear una de las comunidades de fans más especiales en mucho tiempo. Si quieres darte una última vuelta con los de SAMCRO, no dudes en seguir leyendo.

*SPOILERS*

Tras mentalizarse una de que Kurt Sutter se basó en la obra de Shakespeare, Hamlet, para escribir la historia de Jax Teller, supe que no iba a acabar bien con todo el dolor de mi corazón. La séptima y última temporada empezaba con una premisa potente: la venganza de Jax por el brutal asesinato de su mujer Tara. Aquella escena entre la matriarca Gemma, mujer coraje donde las haya y cuyo lema es “Todo lo hago por el bien de mi familia”, y el amor de toda la vida de Jax, Tara, nos dejó con la boca abierta y con el corazón en un puño al ver la reacción del príncipe – ahora rey – de SAMCRO. Es imposible que el verle destrozado, llorando a lágrima viva en la cocina de su casa no se haya quedado grabado en nuestras retinas; aquí empezaba el total descenso a los infiernos del redentor del club de moteros de Charming. La razón de Jax se nubló y se tiñó de rojo sangre para dar lugar a una temporada llena de cálculos, de planes viles y de mucha acción y dolor para los fans de la serie. Personalmente tengo que reconocer que me ha gustado ver a Teller en esta actitud, más calculadora, más vengativa y con sed de sangre. Ese Jax bueno intentando seguir el plan de su padre – más conocido como el “muerto más vivo de una serie” – podría llegar a cansar, por eso ha sido interesante seguirle en este estado de ánimo en el que la vendetta es la reina de todas las fiestas. Pero la venganza del presidente no ha sido en plan llanero solitario, los hermanos de SAMCRO le han acompañado en todo momento sin rechistar sabiendo que era completamente necesario que se llevase a cabo.

Por el camino ha ido cayendo mucha gente, algunos de ellos de bastante peso en la historia. Me gustaría empezar por el primero más importante, aunque poco relevante en cuanto al cariño del público, que es el supuesto responsable de la muerte de Tara. Creo que jamás había visto a Jax matar de forma tan retorcida a un ser humano. Por una parte me dio miedo, ya que se ve claramente que se le ha ido la cabeza por completo, pero por otra me encantó la forma en la que ejecutó su venganza, con tenedor de trinchar incluido. Siguiendo con los personajes más importantes uno de los que nos ha dejado esta temporada ha sido Bobby, uno de los pocos hermanos sensatos que hay en el club, el cual sirvió de guía tanto para Clay como para Jax. Su muerte fue de esas que te dejan el corazón sangrando de dolor; cuando creíamos que Teller tenía la sartén por el mango y que podíamos tener un final feliz, August Marks disipó todas nuestras esperanzas con ese tiro en la cabeza a sangre fría. Parecía no suficiente con que a Bobby le dejasen sin un ojo y sin los dedos de una mano que también había que arrebatarle la vida de semejante manera. Sin embargo, los de SAMCRO no se iban a quedar con los brazos cruzados y la venganza por la muerte de uno de sus hermanos caídos más queridos fue uno de los momentos más gloriosos de esta temporada (7x10, Faith And Despondency) con la muerte de Moses, la mano derecha de August Marks, de la misma forma que acabó Bobby – poético –. Otra de las muertes potentes esta temporada ha sido la de Gemma. Por fin la bitch de las bitches obtenía su merecido de la mano de su hijo. Para mí, la muerte de la matriarca es poética en todo el contexto del episodio: desde la conversación con su padre (“Oh, Gemma. A esa chica le encantaban las flores”) hasta la referencia que se hace al título con la muerte misma del personaje, en el jardín con las rosas manchadas de sangre (7x12, Red Rose). Y aunque a mucha gente no le gustó que instase a su hijo a que apretara el gatillo hasta el último minuto, creo que habría que darse cuenta de lo siguiente: después de toda la temporada siendo un reaper total, ¿quién más podría haber acabado con la vida de Gemma que Jax? Nadie. Ni siquiera algún miembro del propio club hubiese tenido la valentía suficiente de cargarse al pegamento que une al grupo porque todos, en mayor o menor medida, la tienen idolatrada. Así que, como una servidora quería, Jax es quien, llorando como una magdalena, le arrebata la vida a su madre. Siguiendo en el mismo episodio, otro de los personajes que también se han trasladado al otro barrio ha sido Unser. Tengo que reconocer que si me hubiesen preguntado quién creía que iba a sobrevivir sí o sí, hubiese apostado todo mi dinero por este señor. Parece ser que lo que no ha hecho el cáncer en siete temporadas lo ha hecho Jax en dos frases y con un calentón de huevos importante. Y es que no me extraña ya que Unser ha sido una mosca cojonera mucho tiempo, amenazando con no ayudar al club si no le contaban la verdad cuando estaba ayudando a la policía como consultor. De verdad, Unser, yo te hubiese matado mucho antes sólo por opinar donde no te llamaban y sobrar tanto en muchas ocasiones. No niego que no haya sido de ayuda para el club pero podía haberlo hecho callado, que estaba más guapo. Su muerte es todo un sacrificio ya que intenta salvar a Gemma, su idolatrado amor, de su propio hijo, a quien ya no le queda paciencia ni humanidad al dispararle. También cabe una mención especial para Juice, quien sabía que tenía que palmar sí o sí. Me ha parecido una salida más que correcta aunque me hubiese gustado más que los miembros de SAMCRO le hubiesen hecho sufrir de lo lindo – que Marilyn Manson te viole el ojal tampoco es que me parezca muy fuerte que digamos –. De todas formas, la frase “Déjame terminarme el pastel antes” pasará a grandes frases de esta serie sin duda alguna. Otras dos muertes que destacaría serían las de August Marks, el que empezó siendo aliado y pasó a ser uno de los enemigos de Jax más temibles, y la de Barosky, un tipo del que nunca me fié y al final traicionó a mi familia motera. Te llevaste un buen merecido, cabronazo. Creo que son de las muertes que más he disfrutado ya que se han ido gestando durante un tiempo, hemos visto que no eran trigo limpio y que la sangre tenía que correr. Es el cierre de Jax, la despedida, el decirle adiós a la violencia en Charming, a los asuntos turbios del club.

Y no me podía olvidar de Jax Teller, por supuesto. Su muerte es poesía pura, llena de simbología hacia su padre. Papa’s Goods es SU despedida en todos los sentidos: desde el recordatorio a las personas más importantes de su vida (el recorrido por los tatuajes de Jax con los nombres de J.T., Thomas y Abel, la posterior visita al cementerio a las tumbas de Opie y Tara, dejando los anillos de SONS en una y su alianza en otra), pasando por la quema de todo documento referido al club para que en un futuro sus hijos no lo encuentren y no tengan su mismo estilo de vida (esto me dolió bastante), la despedida de Wendy, Lyla, Nero, sus hijos y finalmente el club, con ese “I got this” que ha sido como un lema desde la muerte de Opie (últimas palabras tanto de él como de Jax hacia sus hermanos), y terminando al atar cabos sueltos con Marks y Barosky y su testimonio sobre la muerte de Tara con Patterson, para dar lugar a esa conversación con su “padre” y abrazar su destino final. Creo oportuno destacar la frase final de la conversación: “Te quiero, papá”. Jamás habíamos oído esas palabras salir de la boca de Teller porque nunca había comprendido a su padre, siempre le había guardado cierto rencor, por lo que ahora cobran muchísimo más significado y peso sentimental. Por una parte me duele que Jax haya muerto, es un personaje que siempre me ha caído bien, tenía un objetivo en el club, quería hacer las cosas bien, pero siempre hay algo que te entorpece el viaje. Era muy difícil conseguir un objetivo bueno sin hacer algún mal por el camino, pero finalmente lo hizo, sacrificándose. Por otro lado, me ha gustado este final porque ha sido bajo sus propios términos, ha sido él quien ha aceptado su destino final, el cómo ha querido hacerlo. Así que, tras ver el vuelo de siete cuervos en el cielo, uno por cada temporada, veíamos cómo Jax terminaba igual que su padre, empotrándose contra un camión. Y la serie termina como empieza: Teller sonriendo tras ver a un par de cuervos en la carretera comiendo pan manchado de vino, en el último caso corriendo la sangre hacia ellos, siendo la viva imagen de la libertad, de un hombre que ha dejado el peso de la tristeza, de la venganza, de la responsabilidad de un club, completamente atrás, con la canción “Come Join The Murder” acompañando con acordes esa idea. Qué decir tiene que la canción pasa a la lista de “canciones que cada vez que vas a escuchar te vas a acordar de la última escena, vas a sentir un vacío en tu interior y a lo mejor derramas alguna lágrima” porque, sí, compañeros seriéfilos, cada vez que terminamos una serie y escuchamos la canción final, algo se nos remueve por dentro. Yo, a veces, termino llorando, sobre todo si una serie te toca mucho. Se te va a echar de menos, Jax, y a tu culo prieto y duro también – una no es de piedra, amigos –.

Así que, tras la muerte de Jax, el club cuenta con nuevo presidente, Chibs – quién mejor que este señor, por favor –, y con un nuevo vicepresidente, Tig. Tampoco podía ser de otra forma ya que son los dos miembros que más tiempo han estado. Por otra parte, tenemos a Wendy y a Nero yendo hacia la granja que este último ha comprado, donde criarán a Thomas y a Abel, el niño con más aspecto de psycho que ha parido la televisión. Al ver esa última escena de la “familia” feliz me viene una pregunta a la mente: ¿en un futuro, Abel se interesará por la historia detrás de ese anillo que hace girar en su dedo inocentemente? ¿Le veremos seguir los pasos de su padre? Queda una puerta abierta para una secuela, aunque el propio Kurt Sutter ya ha dicho que no tiene interés alguno por ella, sino más bien por una precuela centrada en The First Nine, los miembros originales de SAMCRO. Ojalá no tarde mucho ya que FX está muy interesada en ella al igual que los fans. De todas formas, los fans tenemos material para un rato ya que está el libro sobre SoA, Bratva, cómics, merchandising variado y numeroso y, por lo que dijo Sutter, hasta un videojuego para tablets próximamente.

En general, la serie ha sido un precioso y doloroso viaje en moto donde nos hemos encontrado a gente con la que hemos compartido el tiempo, nos hemos encariñado más o menos, a otros los hemos odiado a rabiar – me estoy refiriendo a ti, Agent Stahl, zorra –, con los que hemos reído y llorado, pero todos nos han dejado su particular huella en nuestra memoria. Jamás pensé que una serie de estas características, me atrevería a decir que muy masculina, me fuese a gustar tanto. La violencia, el amor, la venganza, los lazos familiares, ya sean sanguíneos o no, se entremezclan y dan lugar a una de las series más diferentes que se ha visto en la parrilla en tiempo. No hay otra Sons Of Anarchy y no la volverá a ver porque es única, y diría que irrepetible, ya que la fórmula no funcionaría tan bien con otros actores, otros guionistas y otras tramas diferentes. Yo sí echaré de menos la serie, aunque algunas personas no estén de acuerdo. Pocas series me han marcado tanto como esta en tan poco tiempo, y eso dice mucho a su favor. Y puede que, a lo mejor, se le fuese la olla en ciertos momentos, a mí, posiblemente por la influencia de verla en maratón, no me chirrió tanto ese aspecto. Me dejé sorprender, tenía una razón para verla – personalmente me ha tirado mucho la historia de amor entre Jax y Tara; soy una romántica, qué le voy a hacer – y he seguido con ella hasta el final. Tampoco niego que haya tenido sus “peros”, alguno le pongo, por ejemplo, a esta última temporada (que se descubriese el secreto de Gemma y que su final se produjesen tan tarde, al igual que el desenlace de Juice, que ciertos episodios de hora y media se hiciesen tediosos de ver porque no pasaba casi nada hasta el final, lo desaprovechados que han estado los personajes de Marilyn Manson y Courtney Love...), pero prefiero hacer balance en positivo y quedarme con lo bueno que me ha dado.

Es triste pero nos bajamos de la Harley, dejamos el casco en el manillar, nos guardamos las gafas en el bolsillo y colgamos el chaleco de SAMCRO en el armario, ahí donde nos recuerde que un día fuimos libres a dos ruedas y que el decir “te quiero” a un hombre no sonaba tan gay como pensábamos. Long live Jax Teller! Long live SAMCRO! Long live Sons Of Anarchy!


"A hero is someone who understands the responsability that comes with his freedom"
Bob Dylan


P.D: Aquí me tenéis junto con mis compañeros de Seriendipity, el único programa de radio sobre series de la Universidad Complutense, hablando sobre el final de Sons Of Anarchy (a partir del minuto 29).

Irene (@MissSkarsgard) 

20 comentarios:

  1. Amén. La canción Come join the murder es canela fina.
    Para mí un final merecido que debería haber llegado una o dos temporadas antes, pero que le hace justicia a la serie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario!

      Es el final que tenía que pasar, aunque sea un poco doloroso para los que queríamos un final feliz para Jax.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo creo que nunca vi tal pagafantas como unser la verdad xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el diccionario deberían incluir su cara junto al significado de "pagafantas", de verdad. Además era un ser muy insoportable.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. No he querido leer la crítica, porque todavía no he visto la séptima temporada. Tengo unas ganas tremendas de poder verla y poder cerrar una grandísima serie, a la que echaré muchísimo de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, poquito a poco, saboreando la trama. Siempre puedes leer la crítica en otra ocasión, y espero poder saber qué te ha parecido la séptima temporada.

      Un saludo y gracias por tu comentario :)

      Eliminar
  4. yo estoy totalmente conmocionada...describes muy bien lo que siento hoy que justo acabo de terminarla....me deja un vacío increíble. Pura obra de arte y sí, yo también echaré de menos a Jax Teller...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario!

      I feel you. Poco a poco esa sensación se irá llenando con otra serie (los seriéfilos sobrevivimos así xD) pero siempre se va a quedar el recuerdo y la huella que nos ha dejado. ¡Mucha fuerza!

      Un saludo.

      Eliminar
  5. tremendo el final me encanta la frase just let me finish my pie :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy, muy grande. La frase de Juice se va a quedar para la historia.

      Un saludo y gracias por tu comentario :)

      Eliminar
  6. Ya he vuelto a ver la serie 2 veces mas y sigo sintiendo el mismo retorcijon en la panza, pero vaya que gran final, que gran temporada, que gran serie, me ha enganchado tanto como breaking bad, tematicas distintas, claro, pero vaya Jax Forever! SoA Forever!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wow! A mí me gustaría volver a verla toda de seguido, marcarme un buen maratón, pero creo que va a tener que esperar a que no tenga tantas series pendientes xD SoA es una gran serie y que ha tenido un tremendo recorrido, haciéndonos sufrir y disfrutar mucho con ella. Como tú bien dices #JaxForever #SoAForever

      Eliminar
  7. Siemnto disentir, yo aun no he visto la septima, pero la sexta me decepcionó terriblemente. Todas las temporadas acaban con un Teller pletorico, que consigue salvar al club con un mínimo de violencia y riesgo, normalmente con una argucia genial. (increible la segunda, acabando con los nazis, la tercera con la agente del fbi, y la quinta, acabando con el mafios): Sin embargo en esta solo parece un maton, y bastante estupido, e incluso teniendo la posibilidad de que otros (los chinos por ejemplo) le hagan el trabajo sucio matando al ira y dejando al club a salvo, prefiere reñir con los chinos, los negros el ira etc y encima hacer el trabajo sucio y que el FBI la policia y la fiscalia lo señale. Normal que le salga todo mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario!

      Yo creo que en algún momento le tiene que pesar tanto la responsabilidad que no piensa con claridad. En la sexta temporada, la traición de Clay, el saber que mató a su padre hace que quiera venganza, aparte de que tiene que lidiar con ser el presidente. No todas las temporadas pueden acabar con Jax pletórico, me resultaría irreal, además de que él quiere acabar con todo eso, dejar los cabos atados y que las bandas vivan en cierta armonía cuando él lo deje, no que se lo haga otro, es como la última tarea que tiene que hacer.

      Te falta la séptima temporada donde le vas a ver mucho más oscuro que en la sexta y a lo mejor te puede no gustar, o sí, no lo sé. Ya me contarás :)

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Desde la quinta temporada hasta el final la serie apesta más que dos toneladas de mierda.
    Guiones pobres y absurdos, tramas estiradas hasta el aburrimiento, comportamientos sin sentido de los personajes.
    Hasta la cuarta temporada la serie iba muy bien pero Shutter fumó algo muy chungo y se le fue por completo.

    Una serie que podría haber acabado con una nota de 8 acaba para mi con un seis raspado por alargarla hasta la saciedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario!

      Toda serie sufre un desgaste y esta no iba a ser menos. Creo que ha seguido bien la base que tenía de Hamlet trasladándola a un club de moteros, pero siempre habrá cosas que encajen mejor o peor.

      Para mí sigue teniendo buena nota por el buen sabor de boca que me dejó a pesar de todo.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Ivan Sons of Anarchy17 de julio de 2017, 10:11

    Me parece una de las mejores criticas que he leido y ademas me alegra de que sea de una de mis dos series favoritas (no se si breaking bad o esta, tengo la duda jaja) y me has hecho recordar momentos que se me callo una lagrimilla, muy buena crítica y muy bien redactada, enhorabuena, VIVA SAMCRO!

    ResponderEliminar