Crítica Del 2x09 "Homecoming" De Banshee: Todo Listo Para Un Emocionante Final

9/3/14

A tan sólo una semana para que se acabe esta segunda temporada – por favor, no quiero – Banshee sigue dándonos buenos capítulos. El de esta semana ha sido uno de los capítulos en los que nuestras posaderas no se han apartado del asiento en ningún momento. Si quieres enterarte de todo lo que ha pasado, te invito a seguir leyendo.

*SPOILERS*

La semana pasada dejamos a Job de camino a Nueva York para encontrarse con Rabbit. Este capítulo empieza con él siguiendo al hermano de Rabbit por los pasadizos de la iglesia hasta dar con su objetivo en uno de los cuartos. El problema llega cuando el cura le sorprende y empieza a interrogarle sin ningún éxito. Al ver que no va a conseguir nada, le deja al cuidado de algunos de sus hombres, momento que Job aprovecha para escapar perseguido por las balas. Ya en la salida del recinto, le atropella un coche y es llevado al hospital. Más tarde llamará a Lucas para que vaya a su encuentro y den caza a Rabbit.

Siguiendo con Lucas, esta semana no ha sido muy movidita para él en el pueblo, otra cosa es lo que pasa en Nueva York. Hood ha vivido la despedida de Emmett – la semana pasada me adelanté y vaticiné que podría irse o fugarse, pero ha decidido irse por la vía legal –, con lo cual me espero otro agente ya en la próxima temporada. O no. Nunca se sabe. Realmente la acción se encuentra después de la llamada de Job. Lucas va a buscar a Ana a la casa de los Hopwell, donde le dice que Job está en la Gran Manzana y que ha encontrado a su padre. Sin embargo, las cosas no van a ir muy bien dado que Gordon está ahí y no está dispuesto a dejar que su mujer se vaya cuando están comenzando a reconstruir las bases de su matrimonio. Ante la disputa de los dos hombres y la pregunta recurrente de Gordon de “¿quién es este tío?”, Ana le suelta que es el verdadero padre de Deva. ¡Toma batacazo para Gordon! Yo a este le estoy viendo otra vez en el negocio de Proctor. Con este hachazo, Ana se va con Lucas al rescate de Job. En el hospital, dos hombres de Yulish, el hermano de Rabbit, están buscando al convaleciente sin mucho éxito. Cuando Ana se encuentra con uno de ellos empieza el tiroteo en una de las plantas del edificio mientras otro está en plena pelea con el sheriff. Finalmente matan a ambos hombres y se llevan a Job a un hotel. Más tarde, Yulish informa a su hermano de que su hija y Lucas ya están en la ciudad, mientras Rabbit le confiesa a su hermano en un gran speech que si Dios existe, piensa que jamás sus pecados le dejarán en paz, aunque esté vivo o muerto.

Por otro lado, no corren buenos tiempos para Kai Proctor. Sugar visita a su “amigo” como gesto amable por lo que hizo él cuando el propio Sugar estaba tras los barrotes. Sin embargo, Proctor no se lo toma a bien ya que sabe que no le advirtió de lo que Lucas estaba a punto de hacer y que realmente no ha demostrado que sea su amigo. Pero sí hay una visita que le va a hacer especial ilusión: la de su madre. Por sorpresa, aparece allí para decirle lo mucho que se arrepiente de no haberle defendido cuando debía y que ella misma tendría que haber elegido otro tipo de vida, como hizo su propio hijo años atrás. Kai, a pesar de lo duro que le vemos, se desmorona al escuchar esas palabras. Y aquí, una servidora, también. Creo que no sé de qué lado estar: si de los buenos o de los malos. ¿Y sabéis por qué? Porque no los hay. En esta serie todos los personajes son grises, son buenos y malos al mismo tiempo, así que no se puede elegir un bando. Los “malos” te gustan por unos motivos y los “buenos” por otros.

Siguiendo con la familia de Proctor, Rebecca decide ayudar a Juliet, la bailarina, en el último segundo antes de que Burton la borre del mapa, cosa que ya ha hecho con el neonazi apaleado por Emmett en el anterior capítulo. Posteriormente, recibirá la visita de Alex Longshadow quien le dice que va a reunir las pruebas suficientes para que su tío no salga de la cárcel, y le aconseja que tome una decisión sobre en qué lado estar. Ante el comportamiento de la sobrina, Burton no duda en decirle que no confía en ella, mientras que Rebecca le dice que “no le importa una mierda” lo que piense. Me da a mí que Rebecca está en una zona intermedia y que va a coger lo que el bando de su tío y el bando del sheriff/Alex puedan darle y lo va a utilizar.


 Otros detalles a tener en cuenta son el soplo de Brock a Gordon sobre la explosión del almacén de Proctor por parte de Hood. De verdad, ¿por qué a este personaje no le han cosido a balazos todavía? No me lo explico. Brock lo único que hace es llorarle al alcalde y poco más, porque ya hemos visto que ni para pelear sirve. Otra cosa a tener en cuenta es que la relación entre Siobhan y el sheriff está en sus últimas debido a que ella se ha cansado de que el otro no le diga nada. Mira que son monos pero la tía ha resultado ser una pesada. Por una parte la comprendo pero si él no quiere decir nada sus motivos tendrá. ¡Deja de atosigarle!

Según lo visto en este capítulo, la season finale va a ser muy épica, o por lo menos es lo que estoy esperando. ¿Finalmente la palmará Rabbit? ¿Proctor saldrá de la cárcel? ¿Rebecca elegirá un bando? ¿Ana y Lucas saldrán vivos para contarlo? ¡Madre mía, qué hype tengo, señores! Deseando ver la season finale. ¿Vosotros qué opináis?

Por ahora nada más de mi parte excepto desearos suerte para sobrevivir esta semana antes del final, que se va a hacer larga y dura.


¡Hasta la semana que viene!

                                                                                                                 Irene (@MissSkarsgard)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada