Crítica del 1x09 "Sal's Pizza" de Brooklyn Nine-Nine

25/11/13


La verdad es que me frustra no poder quejarme de ningún capítulo. How I Met Your Mother, New Girl y ahora Brooklyn Nine-Nine. Al parecer, estas tres series, al llegar a la mitad de temporada, no están pensando en hacer un capítulo en el que podamos decir, ¡qué desgracia! De momento, están prefiriendo hacerlo todo bien para que no tengamos ninguna queja.

* AVISO DE SPOILERS *

El caso de hoy es, sin duda, uno de los más divertidos que he podido encontrar al largo de esta primera temporada. No por que este muy currado, ni nada de eso. Más que todo, por entrar en el tópico de Policías VS Bomberos.

El otro día dije que no sabía cual era el objetivo principal de la serie, pero hoy, con la mente más despejada, tengo una hipótesis. Hacer que el detective Jake Peralta madure y consiga ser uno de los mejores detectives de Brooklyn, la actual ciudad en auge de las sitcoms.

El episodio empieza con el dúo dinámico, Jake Peralta y Charles Boyle. Para mí, los dos personajes más divertidos de la serie. Al parecer, una pizzería de la ciudad, la mejor para Jake y la séptima para Boyle, ha sido quemada.

Cuando se acercan al lugar del incendio, el capitán del cuerpo de bomberos, un tipo gordinflón y bajito, les echa del escenario. Al parecer, esto es un incendio no un asesinato, cada uno a su trabajo. Y ahí es cuando empieza la rivalidad.

Al no poder ver el escenario donde todo ocurre, los detectives van a interrogar al dueño del negocio afectado, principal sospechoso según el FDNY (Departamento de Bomberos de Nueva York), les confiesa que hay unos diez hombres que querrían acabar con su negocio.

Entonces empieza un tour, con el consentimiento del capitán Ray Holt, de ir pizzería por pizzería hasta encontrar algo sospechoso. Una oportunidad perfecta para que Boyle pueda renovar su lista de mejores pizzerías de la ciudad de Brooklyn.

Mientras, Amy Santiago y Rosa Díaz, las dos únicas mujeres del precinto 99, están cabreadas. Al parecer, a Rosa le han ofrecido trabajo en otra comisaría de la ciudad y Amy, al enterarse de esta novedad, se cabrea.

Hay que comprender que Amy, en su niñez, convivía con siete hermanos, todos ellos varones. Por eso, debía ser competitiva para llegar a la mesa cada día. De ahí, que ella siempre quiera ser la mejor en todo.

Rosa, para que vea que ese trabajo ofertado no vale un duro, decide llevarla a esa comisaria. Allí, ella se da cuanta de que, aunque le hubieran ofrecido el trabajo, ella no habría aceptado el trabajo. Es decir, la misma situación que Rosa.

Al final, las dos deciden dejar a parte sus diferencias y acordar que deben protegerse entre ellas ya que, si no se ayudan ellas, ¿quién les va a ayudar? Son las dos únicas mujeres del cuerpo y en este capítulo se han dado cuenta.

Cuando los detectives piensan que su tour no ha servido para nada y Jake ya está a punto de liarla parda, ya sabe quien es el que quemó la pizzería. Gino, máximo rival del dueño de la pizzería quemada, Sam.

Todo gracias a Boyle. Cuando los dos detectives fueron a la Gino's Pizza, todo estaba como de costumbre menos una cosa, la salsa. Al parecer, Gino había quemado la pizzería para quedarse con la fórmula secreta de la salsa.

Por último, Gina y el sargento Terry se encargan de buscar a un informático para que no sea hackeado el sistema como pasó la última vez. Gina, en lugar de colaborar, prefiere molestar a los candidatos.

Al final, todas esas preguntas eran para una buena causa. Aunque, para desgracia de Terry Jeffords, el informático que contratan es el mismo que, al principio del episodio, les hackea el sistema. Veremos como se llevan.

Charles Boyle y Jake Peralta siguen pareciéndome los personajes más divertidos de la serie. Lo tienen todo, desde sus gestos, hasta sus diálogos. Para mi, Charles es un de los mejores cómicos del momento, aunque esto es muy subjetivo.

Gina y Rosa Díaz, en cambio, no me gustan. Creo que les falta algo. Para mí, Gina es un personaje irritable, con la que, si existiera en la vida real, no podría hablar sin acabar discutiendo. En cambio, Rosa Díaz da miedo. Me da miedo su mal papel. Creo que es horroroso y, aunque muchos me contradigan, no me gustaría que siguiera en la serie a no ser que no sea tan pasota.

El mejor momento ha sido cuando, por primera vez, las dos únicas chicas detectives han acordado respaldarse sin miedo a lo que digan los demás. Dentro de sí, ha sido una buena referencia a la falta de mujeres policías en el cuerpo. Aunque no hay mucho que quejarse ya que en el precinto 99 hay bastante variedad de sexos y etnias.

Conclusión: Como ya dije en el 1x01 "Pilot", esta es una de las comedías que vale la pena ver. Personalmente estoy empezando a cogerle cariño a la serie que, poco a poco, va mejorando. Incluso, viendo las estadísticas, también está empezando a reconquistar a la audiencia.


Adrià Tent (@wieder_blutbad)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada