Crítica del 1x08 "Old School" de Brooklyn Nine-Nine

17/11/13


Aunque escribo un poco más tarde sobre Brooklyn Nine-Nine, ya estoy aquí. He de decir que en este capítulo la serie ha mejorado. Jake Peralta ha actuado de buena manera y la detective Rosa Díaz ha demostrado ser humana.

El caso de la semana trata, sobre todo, de un reportero que habla sobre el cuerpo policial en la ciudad de Nueva York. A pesar de ser homófobo, racista y otras malas cualidades, es el ídolo de Jake Peralta.

El reportero tiene pensado quedarse unos días con los detectives del precinto 99 y eso a Jake le entusiasma. Después de esos días, escribirá un artículo comparando a los policías de la "vieja escuela" y de los de hoy en día.

Este hombre escribió un libro sobre los policías de la Gran Manzana en los años '70 y, por ese motivo, Jake le admira. Hay que mencionar que este fue 1/15 libros que se ha leído Jake, demostrando su incultura.

Los detectives Amy Santiago y Jake Peralta investigan un caso de piratería informática, tras pasarse horas delante del ordenador intentando averiguar algo, al fin descubren un patrón y encuentran al culpable. A pesar de eso, el reportero piensan que son unos chupa-tintas.

Por otro lado, el sargento Terry Jeffords y el detective Charles Boyle están ayudando a la detective Rosa Díaz para testificar en un juicio. Además de ayudarle mejorando su fuerte carácter, le están buscando un nuevo look en el que no haya cuero negro.

Terry le ayuda diciéndole que sonría y que no se meta con el abogado del culpable, mientras, Charles le elige un vestido que le dota de profesionalidad y carácter, haciendo que sea más respetable.

Cuando llega el día del juicio, todo va de maravilla menos una cosa, el problema no es ni su apariencia ni su carácter, su nerviosismo es lo que hace que sus casos no salgan adelante y, afortunadamente, en esto le puede ayudar Charles.

El truco, según Charles, es imaginar el lugar que más te guste y, en ese momento, al estar feliz, empezar a hablar. Esto frena la furia y hace que no digas estupideces. Para Charles, el lugar perfecto, es una pastelería.

En principio esto parece algo que no vaya a funcionar, pero ¡vaya si funciona! Gracias a esto, la detective Díaz suelta las palabras exactas para poder condenar al culpable de todos los cargos. Luego descubrimos que su lugar ideal es bastante macabro.

Amy Santiago y Jake Peralta, junto al reportero, detienen al pirata informático. Para celebrarlo, se van al bar a tomarse una copa e irse a casa pero no todos piensan lo mismo y si, me refiero al reportero.

Cuando el reportero hace un comentario racista sobre los puertorriqueños, Amy acepta que es una señal para marcharse. Entonces, Jake y el reportero racista empiezan a beber, acabando al día siguiente, junto a Peralta, con resaca.

Finalmente, para acabar el caso, cuando el estúpido del reportero se mete con la homosexualidad del capitán Ray Holt en un balneario, Jake le da un puñetazo en el rostro, haciendo que el artículo este en contra de él pero que Ray le proteja.

El mejor personaje de la semana ha sido Jake Peralta, interpretado por Andy Samberg. Me ha gustado en todo momento, no ha habido arrepentimiento en ningún momento. Por fin se convierte en un buen personaje principal.

Cabe destacar la ausencia de la actriz de Chelsea Peretti. Aunque no sea muy importante en la trama, creo que Charles necesita una amiga para intentar conquistar a Rosa Díaz y no fastidiarla, que es lo que suele hacer.

El mejor momento ha sido el principio de la trama, donde todo el equipo ha hecho una genial parodia de la película 'En tierra hostil', me he reído muchísimo cuando la han imitado. Sobre todo cuando Charles se ponía el traje para "desactivar la bomba".

La frase, aunque dentro de la trama no sea buena, es una muy buena reflexión sobre el mundo y sus metáforas, y es la siguiente: "¿Es el cielo un gran sombrero azul que todo el mundo se pone?", por Jake Peralta.

Conclusión: Brooklyn Nine-Nine es una serie que me gusta, y eso ya no lo puedo negar. Aunque tenga sus puntos débiles, comparada con Dads, es una maravilla. Lo único que no veo claro es qué objetivo tiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada