Crítica del 3x03 "Double Date" de New Girl

9/10/13


Hoy, como ya empieza a ser algo habitual, vengo a hablaros del nuevo capitulo de New Girl, "Double Date". Y he de decir un mensaje esperanzador sobre la serie. El capítulo me ha gustado bastante. Aunque otra cosa que tengo que decir es que no me ha gustado precisamente por sus gags.

Como ya pudimos ver en el anterior episodio, Jess está saliendo con Nick y Schmidt con Elizhabeth y Cece. Varias veces he comentado que a Schmidt la poligamia iba a hacer que se quedará solo y cada vez surgen más complicaciones. Aunque podría haber tenido un descanso, ese no es el caso. A Jess se le ocurre la idea de una cita doble en la que queden las dos parejas. A Nick no le entusiasma mucho la idea y a Schmidt menos, pero al final aceptan.

Winston, al oír esto se pone celoso. Recordamos que él acaba de salir de una relación y que lo único que le queda es un gato. Para que le acepten, promete que conseguirá mesa para todos en el Picca, un restaurante lujoso de Los Ángeles.

Más tarde, al recordar la emoción que había puesto su novio en ir, cosa que no he comentado antes, Cece le dice a Jess que a lo mejor Schmidt toma drogas. Por esa razón Jess le pide a Nick que hable con él.

Por otro lado, Winston intenta de todas las maneras conseguir mesa en el Picca, pero no hay manera. Cuando se decide por sobornar a una camarera, lo que consigue es una mesa a las 20:30 al siguiente mes, y él quiere una mesa para esta noche.

Nick piensa que Schmidt no toma ninguna clase de drogas, pero, sin comerlo ni beberlo, Schmidt le cuenta su problema a Nick. Miller se cabrea mucho ya que piensa que solo debería haber escogido y aún se cabrea más cuando piensa que todo se lo debe contar a Jess. Cuando Jess vuelve a casa, Nick se pone un casco integral para que ella no pueda ver su cara de asombro tras el nuevo acontecimiento. Pero esto lo que hace es que comience un juego sexual en el que acaban envueltos los dos.

Ya finalizado el acto, Jess pregunta por Schmidt, cosa que vuelve a poner nervioso a Nick. Pero la presión hace que se lo cuente todo y que ella se cabree con Schmidt. Y aunque Schmidt le había dicho a Nick que no le contara nada a Jess, la cosa empeora, y Jess decide contárselo a Cece. 

Jess decide darle otra oportunidad al infiel y él la acepta. Se supone que si Schmidt no le cuenta la verdad a Cece lo hará ella. Por casualidad, Cece entra en el apartamento. Cuando Schmidt se decide a decírselo, lo piensa dos veces y rápidamente se lleva a Cece cogida del brazo hacía el coche.

Mientras, en Picca, Winston ha tenido la brillante idea de ocupar la mesa comunitaria echando a base de guarradas a los otros clientes. En un principio puede parecer una idea estúpida, pero Winston Bishop es un genio, y consigue cinco sillas.

Schmidt le cuenta a Cece que Nick a sido infiel a Jess, cosa totalmente falso, que empeora todo aún más. Pero, cuando llegan al restaurante, la hora de la verdad ya casi ha llegado. Y, aunque Cece y Jess entran, Nick va al coche de Schmidt y habla un rato. En el momento que todos están dentro, Cece da dos rodillazos a los testículos de Nick, por lo que le había contado antes Schmidt. Pero esto ya es demasiado, la burbuja va a explotar. Aunque le cuesta, Schmidt le cuenta a Cece que el infiel no ha sido Nick, ha sido él. Que le ha estado engañando con Elizhabeth.

Luego empieza un discurso sobre lo que le dolía elegir. Su objetivo era elegir la opción que menos hiciera daño. Pero, cito textualmente a Lenny de Los Simpsons, "La gente se equivoca, ¿Porqué si no iban a poner una borradora en los lápices?".

Cece empieza a llorar, cosa que seguro que ha puesto triste a muchos, pero, como ya dije, todos sabíamos que esto iba a pasar, que esto era una bomba de relojería. Y que las decisiones no son siempre buenas.

A medianoche, Jess y Nick oyen unos ruidos en la sala de estar. Al parecer es Elizhabeth se venga de Schmidt. Él les dice que todo esto se lo ha contado Cece. Así que vuelvo a acertar, como ya predije, Schmidt se ha quedado solo, aunque tiene suerte ya que por lo menos no es el único.

Como golpe final, Schmidt avisa a la pareja que la culpa ha sido suya ya que no le habían dejado actuar y, por esa razón, va a intentar que ellos dos corten.

Para finalizar, me despido y os espero en la próxima crítica. Mientras, leed las otras críticas del blog que, como ya he dicho con anterioridad, no están nada mal. ¡Hasta la próxima!


Adrià (@wieder_blutbad)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada