Grey's Anatomy vuelve más poderosa que nunca

30/1/18



¿Quién esperaba que una serie sobre los líos amorosos de los médicos pudiera dar para tanto? Yo no, ¡desde luego! Incluso me quejaba porque parecía eterna, como hice en este artículo. Ahora, a mitad de su catorceava temporada, Grey's Anatomy me ha hecho tragarme todas mis palabras y me ha demostrado que es capaz de reinventarse. Y no solo han podido reavivar una serie que parecía que ya no daba para más, sino de hacer llegar a sus ocho millones de espectadores temas muy necesarios.

¡Spoilers!

Si crees que algo es imposible, Shonda te demuestra lo contrario, parece que este va a ser el lema de la temporada. Empezando por Jo, el personaje que más irrelevante me ha parecido durante años, convertida en alguien que realmente me importa. Su marido vuelve, su maltratador, y ella solo demuestra fortaleza. Se olvida de todo el dolor que siente por dentro y lo transforma en sororidad hacia su nueva prometida. Juntas, salen de ese infierno y recordándose a sí mismas que no son ni tontas, ni débiles, ni locas, ni malas feministas, son unas mujeres a las que un hombre ha intentado destruir y ellas no le han dejado. Teniendo en cuenta que Grey`s Anatomy es una serie dirigida en su mayoría a publico femenino, no solo me parece importante el hecho de que lo haya tratado, sino la forma. Salir es posible, no ser una víctima es posible, luchar es posible.

Otra gran elección que ha contribuido a este resurgir es Casey, el primer personaje trans de la serie. Justo cuando pensábamos que los internos solo estaban ahí para morir o para cumplir órdenes, llega Casey y salva a todo el hospital gracias a su inteligencia y a sus dotes de hacker, que más tarde revela que adquirió cambiando el género en su licencia. La incorporación de este personaje es un gran avance, sobre todo en estos momentos, en los que Trump permite a ciertos médicos no tratar a pacientes trans, es importante que una serie haga a ocho millones de espectadores empatizar y entender que las personas trans son personas.


La verdad es que Grey's Anatomy siempre ha sido una serie llena de diversidad, pero en esta nueva temporada han hablado por fin sobre el racismo de una manera mucho más firme y sincera que nunca antes. Y es que si la policía estadounidense asesina a cientos de personas negras cada año visibilizarlo es lo menos que se puede hacer. Me atrevería a decir que la charla que Miranda y Ben le dan a Tuck ha sido de los momentos más dolorosos de la serie (y mirad que esta serie ha tenido momentos dolorosos) y también de los más necesarios. Porque hace falta decirlo, hace falta decir que los niños negros no se sienten a salvo en sus propios barrios ni siquiera delante de sus casas, que tienen que tener extremo cuidado para no acabar asesinados por absolutamente ningún motivo. Hace falta hacer llegar a la gente que esto es una realidad.


Y por último, Grey's Anatomy nos ha bendecido esta semana normalizando la masturbación. Otro de los personajes maravillosos que esta serie nos ha dado últimamente, Carina Deluca (no como el irrelevante de su hermano), ha explicado que la sexualidad no tiene nada de malo a un adolescente extremamente religioso (como son la mayoría de personas en ese país). Carina ha dado visibilidad desde el primer momento que llegó a la sexualidad femenina demostrando una y otra vez que no tenemos nada de lo que avergonzarnos. Esperemos tener muchos más momentos como este y los anteriores en lo que queda de temporada: Grey's Anatomy, you're doing amazing, sweetie.

¿Y a vosotros qué tal os ha parecido? ¿Os ha dejado este regreso tan impresionados como a mí?


Victoria (@_TheEastWind)

2 comentarios:

  1. Pues, fabulosa. showstoping, marvelous, excellet, emmys por doquier, HAJSHAJSAS que Shonda siga asi y el reves de April me encanta. Los de Owen, NOOOOO.

    ResponderEliminar
  2. Anatomía de Grey hace mucho que dejo de ser lo que era. Esta temporada además han empezado a darle protagonismo que han surgido un poco de la nada y que creo que en general no tienen ningún tipo de interés. Ojalá y le den un finak digno dentro de poco por más vueltas de tuerca que le quieran dar, aburre y cansa. Saludos.

    ResponderEliminar