Adiós, Bates Motel

26/4/17


El otro día dije adiós a esta serie que llevaba siguiendo desde sus inicios y no puedo estar más orgullosa de cómo se ha ido desarrollando a lo largo de los años. Porque sí, Bates Motel nos ha dado cosas maravillosas y su final es una de ellas. 

Spoilers!)

¿Sabéis estas series que continúan años y años mientras los seguidores rezan todos los días para que se acaben? Pues Bates Motel no ha sido una de ellas. Ha tenido exactamente las temporadas que debía tener y ha acabado exactamente como debía acabar. 

Soy la primera que tenía sus dudas respecto a la quinta temporada ("cómo sobreviviremos sin el personaje de Norma durante diez capítulos más"). Daba por echo que Norma iba a ser asesinada por su hijo en algún momento, pero creía que ése sería el final de la serie y, así, daría paso a la película Psicosis. Estaba equivocada. Y nunca me había alegrado tanto de estarlo. Con esta quinta temporada, no solo se han atado todos los clavos que quedaron sueltos al final de la cuarta, sino que hemos tenido la oportunidad de ver a Vera Farmiga en un papel diferente al que estábamos acostumbrados y no por ello menos fascinante.

Algo que me ha gustado mucho de la serie es que no se muestre a Norma como la culpable de que su hijo esté loco, ya sabéis lo fácil que es culpar a la madre de todos los problemas de los hijos. En Bates Motel Norma es una víctima más de Norman, incluso la víctima que más nos ha dolido que asesinara.

No os imagináis la de veces que he deseado que esto no fuera una precuela de Psicosis y que no acabara en desastre. Que Norma siguiera viva y se mudara lejos de ese pueblo y lejos de su hijo para pasar una vida larga y feliz junto a Romero. Definitivamente se merecían algo mejor. Pero todos sabíamos que eso no era posible. Así que vamos a conformarnos con que Dylan y Emma tengan una vida larga y feliz (podría haber sido MUCHO peor) y recordemos a Normero con cariño y resignación.

Conformémonos con esas escenas de Vera Farmiga con la ropa de Norman defendiéndolo frente a la policía, ligando con desconocidos en bares sin que él entienda nada y peleando contra su hijo (que en realidad es Norman peleando contra sí mismo) y destrozando toda la cocina. Conformémonos con Madelaine Loomis y Marion Crane (interpretado por Rihanna), que me han parecido personajes fantásticos. Y conformémonos con esos escenarios antiguos/tétricos/preciosos que siempre han aparecido en Bates Motel pero que merecen ser nombrados. Y al final no es conformarse, porque nos han dado un final maravilloso. Una temporada maravillosa. Una serie maravillosa.
 
Se han alejado de Psicosis, al igual que Hannibal se alejó de El Silencio de los corderos en su día, pero ambos me parecen más que justificados y más que extraordinarios. Y admitámoslo, ver a Norman muerto era lo que todos queríamos desde hace un par de temporadas. Así que gracias, Bates Motel, gracias. 



Victoria (@_TheEastWind)

1 comentario:

  1. Solo puedo aplaudir el gran final para una gran serie...reconozco que las dos primeras temporadas no tenía muy claro si dejarla o no,afortunadamente no lo hice porque todo lo que vino después fue realmente bueno.
    Tenía grandes dudas de lo que iba a pasar esta temporada ya sin Norma (viva) pero ha sido perfecta, un gran ejemplo de como terminar una serie, sin estirarla y dando una buena resolución a todos sus personajes, incluso a Dylan, un personaje que no tuvo sentido resulta imprescindible en este final. Descanse en paz Norman

    ResponderEliminar