Wentworth, la Orange is the New Black australiana que DEBES conocer

26/6/16

Elenco de la primera temporada de 'Wentworth'

Orange is the New Black, que ha estrenado hace poco su cuarta temporada, puede no ser una serie redonda -tiene algunas tramas bastante mejorables, todo hay que decirlo-, pero no hay duda de que aún es una serie refrescante, que combina muy bien drama y comedia, y que tiene un reparto de mujeres absolutamente fascinantes; de las más originales que hay hoy en día en televisión. Pero, ¿es Orange is the New Black la única en "su especie"? Muchos conocemos Vis a Vis, el "equivalente" español... pero no todos conocen Wentworth. Y es una pena, porque probablemente esa serie sea la mejor de las tres.

[¡Artículo libre de spoilers!] A priori uno podría haber pensado que hacer una serie sobre presos o presas iba a ser una idea con bastantes limitaciones, por el hecho de que toda la acción debiera limitarse al entorno de la cárcel, pero lo cierto es que Prison Break y compañía nos han demostrado que, en realidad, este contexto es riquísimo y ofrece muchas más posibilidades que limitaciones. Hablar desde la ignorancia también podría llevarnos a deducir que todas las series sobre mujeres presas serán prácticamente lo mismo, pero lo cierto es que -y admitiendo que todas ellas comparten similitudes, naturalmente- tanto Orange is the New Black como Vis a Vis y Wentworth resultan ser asombrosamente diferentes: parten desde la misma premisa, pero cada una de ellas desarrolla con el paso de los capítulos una personalidad propia, única.

Macarena y Zulema en 'Vis a Vis'
'Vis a Vis' aborda temas como la corrupción española y da voz a colectivos muy presentes en España, como los gitanos

Quizá uno de los aspectos más interesantes sea que cada una de estas series refleja la perspectiva y las problemáticas de su propio país. Así, mientras en Orange is the New Black los conflictos y los cansinos chistes raciales siempre están a la orden del día, vemos que en Wentworth esa obsesión por la raza no está presente; porque en Wentworth las presas no duermen segregadas según su raza, y una de las protagonistas, Doreen -una mujer negra-, estará sin ningún problema en un grupo mayoritariamente blanco, sin necesidad de buscar a "su gente". Resulta refrescante que Wentworth, atendiendo también a las problemáticas raciales -porque las hay, y se debe hacer crítica de ello-, no de la excesiva atención que sí da Orange is the New Black al color de piel de cada mujer. Estados Unidos tiene un pasado muy doloroso respecto a este tema, y es comprensible que Jenji Kohan quiera abordar las heridas que aún persisten, pero Wentworth es australiana y da otro enfoque muy diferente.

Bea Smith en 'Wentworth'Para empezar, Wentworth es una serie mucho más dramática y brutal que Orange is the New Black. Y esto lo digo con todo el cariño y admiración que tengo por los dramas de Lichfield -porque hay dramones, y bien gordos-, pero lo cierto es que en Wentworth siento que los guionistas siempre llegan un paso más allá. Los palos que ha recibido Piper Chapman son duros y muy míticos, pero no tienen punto de comparación con los que ha tenido que soportar Bea Smith, que es como una diana andante para las desgracias. Ese "buen rollismo" tan típico de los productos estadounidenses queda fuera de Wentworth por razones obvias, de alguna manera se siente como que Wentworth es más dura, más amarga, sin tanta esperanza. Y esto no es ni mejor ni peor: simplemente es algo muy diferente, y esa diferencia en sí misma resulta de gran interés.

Orange is the New Black, por otra parte, tiene un reparto amplísimo y muy coral: esto es, al mismo tiempo, su punto más fuerte (nos ha dado flashbacks e historias brillantes), y también el más débil. En Litchfield no siempre han sabido jugar bien con el protagonismo de sus personajes, mientras que en Wentworth, al haber un número menor de personajes, se puede dar más atención a cada uno de ellos. Sus funcionarios, por otra parte, son de lo mejor que tiene Wenworth: de bastante más interés, y mejor llevados que los de Orange is the New Black.

Piper Chapman en 'Orange is the New Black'

Con este artículo tampoco quiero daros a entender que Wentworth sea "más" que Orange is the New Black: porque sí, pienso que es mejor serie, pero eso no excluye que ambas sean maravillosamente buenas y tengan sus propios pros y contras. Lo que quiero criticar es, principalmente, esa idea que identifica lo más popular como lo mejor. Mucha gente asume que Orange is the New Black es LA serie sobre mujeres presas por excelencia, pero lo cierto es que Wentworth, y también la española Vis a Vis -aún lloro de que no vaya a tener tercera temporada-, son una competencia más que digna para las mujeres de Lichfield. Viendo solo Orange is the New Black se está perdiendo la oportunidad de conocer otras perspectivas y enfoques que a nosotros, como espectadores, nos enriquecerán enormemente.


Isidro López (@Drolope)

2 comentarios:

  1. parece interesante,OITNB me gusta,aunqueel final de la cuarta temporada no me gusto ni un poco,es mas,me dio mucha bronca!!
    vi la primera temporada devis a vis en netflix,pensando que iba a ser una mala copia de OITNB,pero me termino gustando mas,lastima que la terminaran

    ResponderEliminar
  2. Muy buena aportación Isidro. Wentworth es una serie genial, me sumo a tu recomendación.

    Y buen tirón de orejas que nos pegas a todos con eso de que no lo más famoso, lo que "más peta" es necesariamente lo mejor. Yo también añadiría ni lo made in USA, pero... JAJA
    Ojo que Vis a Vis y OITNB también me encantan, pero como tú bien dices, las tres son muy buenas y también únicas y diferentes.

    GRACIAS

    ResponderEliminar