Arrow: Del Hopewatching Al Hatewatching

31/5/16

Arrow ha terminado ya su cuarta temporada y eso hace plantearme una cosa de forma muy seria: tengo que abandonarla. Desde hace un tiempo para acá la serie ha dejado de tener lógica - ¿realmente la tuvo en algún momento? – y está siendo un completo despropósito. Aquí os doy algunas razones por las que pienso que Arrow siempre fue una serie mala. (SPOILERS HASTA EL FINAL DE LA CUARTA TEMPORADA).

Mi relación con Arrow nunca ha sido buena, no lo voy a negar. Vi por las redes sociales que a todo el mundo se le caían las bragas con esta serie y tuve curiosidad por ella. Algunos seguidores me dijeron: “Si te gustó el Batman de Nolan, te va a gustar esta serie”. Soy fan del Batman de Nolan pero jamás lo fui de Arrow. Nunca comprendí ese entusiasmo por la serie cuando tiene fallos y agujeros de guión desde el principio. No digo que otras series de superhéroes no los tengan, pero intentan ocultarlos de diferentes formas. En este caso, no había manera ni de solventarlos ni de maquillarlos. Debe ser por mi actitud crítica desde el principio – hola, Stephen Amell –  que jamás he comprado lo que me estaban vendiendo, pero sí seguía con la serie por el hopewatching, es decir, con esperanza en que la serie mejorase o que me convenciese. Ahora esto se ha convertido en una especie de hatewatching semanal que, sinceramente, es catártico porque me quita todos los males.

Identidad secreta. ¿Y eso qué es?


El muchacho es muy pesado
Los superhéroes juegan con la doble identidad todo el tiempo, el intentar esconder al justiciero que se pasea por las noches luchando contra el crimen mientras, a la luz del día, sigue siendo aquella figura relevante públicamente, como pasa con Oliver Queen. En su caso, la identidad secreta se la han pasado por el forro en muchas ocasiones. No exagero si me atrevo a decir que tres cuartos de Starling City al final de la primera temporada podrían apuntar perfectamente a Oliver Queen como Arrow y, lo más gracioso del tema, es que seguramente él fliparía al verse reconocido. Recuerdo perfectamente una escena con Tommy, su bro, quien no quería hacer una cosa que, ahora mismo, ya importa poco. Oliver se presentaba con la apariencia del justiciero y eso hacía que Tommy estuviese más en contra de llevar a cabo lo que este quería que hiciese. En vez de hacer uso de sus habilidades como el poder de convicción o persuasión, dependiendo de la situación, Oliver se desenmascara él solo y le dice que él es Arrow. Pero, vamos a ver, ¿esto qué es? ¿Desde cuándo un superhéroe no razona con la gente, tira la toalla en el primer intento y se desenmascara él solo? Si le pillan, pues oye, qué mala suerte, pero es que este movimiento lo ha ido repitiendo el señor Queen durante toda la serie. Hasta mi madre que no la ve sabe perfectamente que Oliver es Arrow porque vino a nuestra casa – sin camiseta, of course – y se lo dijo. ¡Menudo despropósito! La identidad secreta es algo muy jugoso con lo que jugar, ¿y se lo cargan así? Madre mía… Como ya habéis visto, las habilidades sociales de Oliver tampoco es que sean de lo mejorcito cuando no sabe convencer a la gente. Por eso, en ese speech que se me marca el muchacho al final de la cuarta temporada, me sorprendió de veras que no dijese que era Green Arrow porque, para qué, ¿verdad?, si ya todo el mundo lo sabe. Parece que la capacidad de mover masas le ha venido porque se presentó a alcalde que, bueno, no le veo mucho sentido si se pasa cinco minutos en el local desde el cual llevaba la campaña. Pobre director de campaña, la que te ha tocado.

Flashbacks. ¿Y esto para qué?


Esa peluca debería de estar penada por ley
Los flashbacks me parecieron interesantes en un principio. Creo que conocer los orígenes de la evolución de Oliver a llegar a ser Arrow son siempre iluminadores para comprender al personaje, su propósito y a dónde quiere llegar con todo ello. Sin embargo, después de aguantar las malas pelucas que le ponían, ha llegado un punto en el que no aportan absolutamente nada y es el momento perfecto para irse a por un refresco o hacer la plancha, si el flashback es muy largo. ¿Para qué han servido los flashbacks de la cuarta temporada? ¿Para demostrarnos lo que el tótem ese es capaz de hacerle a la gente cuando a Damien Darhk se lo han cargado en un combate cuerpo a cuerpo? ¡Menuda forma de rellenar episodio, amigos! Me da pena porque parecía que este recurso podría llegar a algún punto pero se ha convertido en puro relleno o en vuestra pausa para ir al baño.

Malos malísimos


Esto pasa cuando suspendes
todas en Hogwarts
El único villano destacable que recuerdo de Arrow – sin contar a Malcom Merlyn – es a Deathstroke, un tipo al que llegabas a odiar tanto que lo querías matar con tus propias manos. Tanto le gustó al fandom que incluso lo recuperaron momentáneamente porque era de las pocas cosas que podían mantener a flote el buque del arquero. Sin embargo, a mí me pareció hasta un poco tocapelotas, pero no tanto como Damien Darhk. Este señor daba bastante vergüenza ajena con esas miradas de intenso a cámara como si fuese Viola Davis en How To Get Away With Murder y eso sólo lo puede hacer ella y de la mano de Shonda Rhimes, que para eso es Shonda. Creo que se le ha dado demasiado cancha en la historia, llevando a Oliver a entrenarse para canalizar su magia para absolutamente nada porque, ¿cómo muere Damien Darhk? En una lucha cuerpo a cuerpo. Entonces, ¿tanto dar por culo con la magia a qué nos ha llevado? ¿A saber que hay magia en el mundo de Arrow? Creía que eso había quedado bastante claro con la Fosa de Lázaro y la aparición estelar de Constantine, lo único destacable de ese episodio. Los villanos han dado bastante vergüenza ajena en general, sobre todo si nos acordamos del personaje de Emily Kinney, quien hacía juegos de palabras y chistes con “bee”. A esta la llamo la Abeja Maya Mala. Tengo que decir que le tengo cierta manía a Kinney – las manías son inexplicables y muy personales – pero esto la cubrió de gloria. ¡Qué personaje más cargante!

Oliver Queen aka Drama Queen


¡Tengo malacatones buenos y baratos!
Le deberían cambiar el nombre porque Drama Queen le va muchísimo más. Su actitud de “todo es mi culpa y me debo flagelar por ello” llega a cansar una barbaridad. Lo dejaría pasar si fuese durante una temporada o dos, ¡¿pero cuatro?! Amigo, ve al psicólogo o algo, si ya todo el mundo sabe que eres Arrow.  Entiendo la culpabilidad de Oliver, no se puede salvar a todo el mundo, la ahora Star City es la ciudad más gafada de Estados Unidos – ¿por qué no se han pasado por ahí los Winchester? Están perdiendo una oportunidad de oro –, Felicity ya no quiere casarse contigo, pero lo último que le falta es culparse hasta del cambio climático o alguna guerra por el mundo. Oliver, todos tenemos oscuridad dentro de nosotros, no somos hermanitas de la caridad, pero tío, mira también la parte positiva, que has salvado a mucha gente y varias veces. Cambiando un poco de tercio y hablando de Stephen Amell y, consecuentemente de Oliver Queen, su expresividad facial me fascina. Da igual lo que se le esté pasando por la mente, si está contento o en la mierda más absoluta, él siempre tendrá la misma cara. Luego se queja la gente de Kit Harrington (Jon Snow), pero como ese no enseña los abdominales pues a este se lo dejamos pasar. Creo que hasta sus abs tienen más expresividad que su cara. Este es un factor que me dificulta enormemente sentir algún tipo de empatía por Oliver, porque no me transmite nada. A veces quiere ser intenso y más que hacerme llorar de pena lo hace de risa.

Felicity/Olicity


Son muy cuquis ♥
Empezando por el ship indiscutible de Arrow, Olicity ha sido un dolor o, mejor dicho, lo que han hecho los guionistas con él. Han seguido la táctica de “Os damos el caramelo y a los tres segundos os lo quitamos” durante cuatro temporadas y, sinceramente, es una dinámica que cansa. ¡Dejadnos disfrutar de ellos juntos! El problema son las consecuencias que ha tenido que Olicity rompiese. Por un lado tenemos a Oliver siendo más drama queen que nunca que, honestamente, si yo fuese uno de sus amigos le mandaba a la mierda porque aguantar a una persona así día sí y día también te deben dar ganas de cortarte las venas. Por otro, tenemos la involución de Felicity. Ella molaba muchísimo: era la nerd del grupo, inteligente, una fangirl coladita por los abs de Oliver y al final conquistó al héroe de la historia por su personalidad, no por su aspecto físico. Daba un mensaje diferente a lo visto en películas y series con las que nos hemos criado donde la tía rubia y despampanante se liga al buenorro de turno que a todas nos tenía mojando bragas. Sin embargo, ha tenido un cambio total y para mal, convirtiéndola en “la dramones”, casi insoportable y en una amargada. ¿Ese momento en el que estaba enfadadísima con Oliver y que lo fulminaba con la mirada? Sí, yo también lo sufrí. Felicity, ponte en su lugar e intenta comprenderle. Se puede amar y perdonar, ¿eh? La serie nos ha permitido ser más conscientes si cabe de este gran cambio al introducir a Curtis, la Felicity 2.0 afroamericana y con pene. Curtis supone un soplo de un aire fresco que ya conocíamos porque ¡es Felicity! Por supuesto, no supone una sorpresa que Curtis se haya convertido en un personaje regular porque, ¿quién no quiere a la antigua Felicity de vuelta?

Laurel Lance


Se ve ridícula
Soy de las que no aguantaba a Laurel desde el principio, es más, su papel me parece un despropósito. Ha sido la exnovia eterna, quien tuvo la esperanza medio oculta de que Oliver volviese con ella, pero que se repuso poco a poco. Como profesional en su ámbito no tengo ninguna queja ya que la trama se fue olvidando poco a poco de ello para sacarlo en momentos clave y por arte de magia. Pero sí tengo pegas en cuanto a su transformación en Black Canary. Vale, quiere ir más allá, meter las manos en la masa pero, ¿por qué se mete en las peleas cuando no sabe mantener una lucha cuerpo a cuerpo todavía? Al final pasa lo que pasa, que le dan más que a una estera. Si es que te lo mereces por tonta, mujer. Por lo que tengo entendido, Black Canary es un personaje muy importante en los cómics por su relación sentimental con Green Arrow – aquí os dejo consultar Google – pero se lo han cargado así sin más. Vamos, que la serie se está pasando los cómics por el forro. Personalmente, no me importa que las tramas de las series se desvíen de la historia madre de las que parten, siempre es interesante luego hacer la comparación y que la inventiva de los guionistas entre en acción, pero esto es hacer explotar todo lo establecido durante años y antes de la serie #HalaATomarPorCulo Por cierto, el gritito de Black Canary, NO, POR DIOS.

Quentin Lance


Madre mía, muérete, por favor
¿Por qué sigues vivo? ¿No te has dado cuenta de que mereces morir cruelmente? Decidme qué sentido tiene que mantengan a Quentin vivo si no hace gran cosa excepto llorar por las esquinas, quejarse de que vive en un mundo de locos pero no hace ni el huevo y, anteriormente (en Arrow), dar por culo como si no hubiese un mañana. Es más, tampoco entendí que no quisiera saber quién era Green Arrow. No pudo quedar más de pringado porque debe de existir un límite humano para ello. Soporto muy poco a la familia Lance – se salvan Sara y la madre, Dinah, porque Alex Kingston es amor puro –, por lo que esto añade más leña al fuego en cuanto a que Quentin debería seguir los pasos de su hija y abandonar este mundo si tan cansado está.

John Diggle


Ya empezamos...
Este personaje se ha ganado a pulso una muerte lenta y dolorosa. No he visto a un personaje que cambie más de humor en mi vida y, además, ¡en una misma escena! Diggle, qué bofetada tienes en la cara y más desde que Oliver te ha infectado con ese aire de drama queen a ti también. Ugh, en serio, he visto a adolescentes con cambios de humor menos tocapelotas que tú. Y lo peor ha llegado con la trama del hermano, Andy, que tampoco es que haya llevado a ningún sitio excepto hacerle sentir más culpable por lo que pasó cuando el hermano tendría que haber muerto en el primer minuto, que le hemos dado una cancha innecesaria.


Pobre capacidad actoral


Te voy a poner dos Emmys
Algo que pocos, o nadie, me puede negar es que los actores de Arrow no son grandes actores, sino que lo hacen lo mejor posible. Al menos lo intentan. Otra cosa es el efecto que tengan en nosotros. Sobreactúan, unos más que otros, y sobre todo es en esos unos donde más se nota. ¿Os acordáis de la reacción de Quentin Lance ante la muerte de su hija Laurel? Se cayó por el suelo, casi grita al cielo… Le faltaron los golpes de pecho preguntándole a Dios que por qué le había arrebatado a su hija. Yo me los estaba dando pero de la risa porque no podía darme más vergüenza ajena. ¡Que alguien le dé un premio a ese hombre por la sobreactuación! ¡Qué risas! Si tenías un día horrible eso te quitaba todos los males. En serio, Arrow es la mejor comedia que tenemos en televisión y todavía no nos hemos dado cuenta. Ver la serie borracho debería ser toda una experiencia.


Falta de lógica


Como ya he mencionado anteriormente, no sólo Arrow peca de agujeros de guion, sino todas las series basadas en la ciencia ficción en mayor o menor medida. Eso te invita a que no te las tomes tan en serio. Por eso digo que si no nos tomáramos tan en serio a Arrow sería la mejor comedia que hay en la televisión actualmente porque te da entre vergüenza ajena y risa de las cosas sin sentido que ocurren. ¿Alguien más se ha dado cuenta que, en una de las escenas de acción, entra un tío en una estancia disparando a la nada? LOL. ¿Y con lo de la cúpula cómo os quedáis? Robando ideas a Stephen King no, ¿eh?, y menos con una serie por ahí con la misma idea, que canta mucho. Pero el momento de mayor vergüenza ajena es el que he titulado “Camina libre, Felicity”. Estaba claro que Felicity no se iba a quedar para siempre en una silla de ruedas pero el momento en que vemos cómo camina de nuevo no podía estar peor hecha. Os sitúo. Felicity está hablando con Oliver diciéndole que no puede casarse con él porque le ha mentido acerca de la existencia de su hijo – otra trama sacada de la manga que para qué –. En un momento mueve el pie inconscientemente, ante lo que ambos se quedan sorprendidos. Ella se levanta, le dedica una mirada un poco intensa – aquí son mucho de eso –, recupera la fuerza en las piernas, las cuales lleva sin utilizar durante semanas o incluso meses, y se pira del apartamento dejando a Oliver con cara de “pues nada, aquí me quedo solo”. ¡Se me caían los lagrimones de lo absurdo que era todo! Arrow como comedia lo vale todo. Tampoco hay que olvidar aquel episodio en el que los guionistas debieron de tener un momento de brain storming cojonudo y añadieron todas las referencias culturales que pudieron. ¿Era una forma burda para que los fans viesen que la serie seguía siendo "la misma", para entretener o de qué iba eso? Y, por supuesto, lo de atravesar a Oliver con una espada y resucitarlo también tiene mucho sentido, aunque esto daría para tesis doctoral.

(Mirad el siguiente vídeo a partir del minuto 2:40 para ver "Camina libre, Felicity")

He escrito este artículo por una razón de peso, aunque también hay otras: las declaraciones de Stephen Amell. Cuál fue mi sorpresa cuando en mi TL veo la siguiente frase supuestamente dicha por él: “Si vas a ponerte a atacar, no eres fan de la serie”. No sé si ponerme a reír o a llorar porque esto podría significar una cosa: los fans de la serie tienen que seguir tragando mierda – muchos aspectos de la serie son muy mejorables – y sin quejarse. Señor Stephen “Abs” Amell, criticar una serie no significa que uno sea menos fan, sino que se es inteligente y analítico con lo que ve, por lo que el “todo vale” de su serie Arrow ya no es aplicable para ciertos fans. Tienen un fandom que muchas series quisieran, volcado y comprensivo, pero no gilipollas, y hay cosas a las que reaccionarán con un “basta”. La gente está viendo el bajón que ha pegado la serie. Personalmente, tengo que decir que, para mí, repito, PARA MÍ, la serie siempre ha sido mala, no ha tenido lógica ninguna, pero sí es cierto que para la mayoría podía resultar entretenida y por eso dejaban pasar ciertas cosas inadmisibles. Me gusta que la gente se vaya dando cuenta de lo que realmente es Arrow, una serie entretenida pero poco más, cuyo nivel ha bajado tanto que es un despropósito. En mi caso, empecé la serie y seguí con ella con una actitud de hopewatching, es decir, que tenía esperanzas en que mejorase, cambiase o que incluso me llamase la atención. No niego que tenga capítulos entretenidos, pero mi implicación con Arrow es mínima. Ahora se ha convertido en hatewatching, pero no en plan meterme con ella a saco sin argumentos, sino con varios, como habéis podido leer que, por desgracia, se siguen repitiendo sin aparente intención de cambio. No lo niego, meterme con Arrow es algo catártico, me quita todos los males y es una serie que me hace ver lo malo que hay en televisión y apreciar lo bueno, y poco, que hay en ella.

Siento si los fans de la serie se toman este artículo a malas pero creo que es siempre positivo e interesante reflexionar sobre lo que uno ve y ama, como puede ser en el caso de esta serie o de otras. Ser crítico no es malo, como parece que da a entender Amell, sino que es un signo de inteligencia y de que no os tomen por tontos, que hay mucho guionista que le encanta hacerlo. Sed conscientes de lo que estáis viendo y que vuestro amor no nuble vuestra mente.

Os invito a dejarme vuestras opiniones sobre Arrow, qué os está pareciendo la evolución de la serie o incluso si estáis o no de acuerdo con lo que ha dicho Stephen. Os pido que lo hagáis con respeto ante todo, por favor, que ya sabemos cómo somos los fans con nuestras series.

P.D: Por si alguien se anima a hacer el drinking game de la serie, por aquí tenéis varios (uno, dos y tres).


Irene (@MissSkarsgard)

12 comentarios:

  1. La verdad que Arrow ha ido degenerando a peor y con este último "villano" no me la he tomado en serio excepto el Olicity hasta que rompieron y lo de ella inválida recuperando la normalidad al episodio siguiente no ha tenido el impacto que yo pensaba que iba a tener. Sobre el señor Dark decir que a su lado Hades de OUAT le gana por goleada, sigo sin entender el motivo que tenía este señor para arrasarlo todo. Respecto al resto de personajes creo que Laurel acabó de la forma más tonta, su personaje no tenía mucho fuste podrían haber hecho que se fuera con Nissa para aprender mejores técnicas o mucho mejor, haber ido a buscar a su hermana que una hermana no resucita todos los días. Diggle y Thea han seguido en su misma línea y Malcom se ha convertido en el típico malo que reaparece de vez en cuando para los episodios más "emocionantes" fin. Y sobre todas las cosas, para haber estado tanto tiempo en la isla Oliver se lo ha pasado pipa haciendo de todo. Bajo mi punto de vista hubiera sido mejor que Amanda Waller le abandonase allí de nuevo una vez terminado el trabajito de la tercera temporada y ahorrarse el coñazo del señor Dark.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Adol!

      A mí lo único que me mantenía viendo la serie era Felicity y ya se la han cargado, por lo que creo que voy a abandonarla por salud mental y para ahorrarme tiempo, que hay muchas series que se lo merecen más que esta.

      Yo no he entendido a Darhk en ningún momento. ¿Quiere arrasar la Tierra para que no haya humanos? ¡¿Pero no se ha dado cuenta de que él es un ser humano? Mira, cada vez que un villano dice que arrasar el planeta ya desconecto porque me parece tan estúpido que mira, mejor ni intentar entenderle si quiera.

      Laurel ha estado bastante mal llevada y sí, la podían haber sacado de la serie de cualquier otra forma. Por lo que he visto en Tumblr, su tratamiento en The Flash (y sólo fue un capítulo) dejó a sus fans muy satisfechos y contentos.

      Con tal de ahorrarnos a Darhk podrían haber hecho cualquier cosa, la verdad.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo la dejé por imposible después del parón navideño. Le quise dar la oportunidad de que se deshicieran ya del meter personajes de Leyends of tomorrow pero siguió por el peor camino. Porque esa es otra, parece que Arrow es esa serie en la cual se basan todas las demás, para hacer ya de la trama no cargante, sino insoportable. Gran artículo con muchas de las cosas que yo pensaba de ella, y que se acentuaron en unas 3 y 4 temporadas soporíferas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Rocío!

      Te recomiendo no seguir con ella si ya te parecía soporífera, porque ha ido a más. Estoy de acuerdo con lo que dices y le cambiaría una pequeña cosa: no es que parezca que Arrow es la serie en la cual se basan todas las demás, es que lo es. Tienen un negocio montado...

      Un saludo.

      Eliminar
  3. En mi opinión Arrow ha entrado en modo mantenimiento: solo la tienen para seguir sacando spin-offs, y cada capítulo que pasa le dedican menos presupuesto, solo hay que ver las escenas de acción (sin comentarios), variedad de escenarios, trabajo de cámaras, iluminación etc (entiendo que el 95% de la gente no se fija en esas cosas, teniendo en cuenta que una mayoría solo se preocupa de su preciado "ship"). Siempre ha habido drama, pero estaba diluido con la acción necesaria, si quitas la última te queda una s3/s4 infumable, es que además el drama es repetitivo y soporífero: si coño la gente miente, señoras Smoak, los guionistas deben tener algún tipo de trauma con las mentiras, la oscuridad/luz y todas esas mierdas que se repiten capítulo sí y capítulo también.

    El guión es un despropósito, parece que escriben los capítulos la noche anterior a la grabación, tienen una coherencia que no dura ni 2 episodios, cansado de Malcolm y sus vaivenes, Thea y su ansia de sangre, podrían haber hecho evolucionar al personaje o algo pero por lo visto no han tenido tiempo en 23 capítulos, Diggle solo ha tenido historia en la s4 por su hermano "resucitado" (en serio, vale de resucitar personajes y traer familiares perdidos).
    Oliver, pff, menuda involución de personaje, es que no doy crédito, supongo que si no hay dinero para el "stuntman" y el CGI de las flechas se queda en nada, pero ni la escritura se salva, todo el día llorando, le echó un discurso moralista a Diggle cuando quiso matar a Ruve, para al final matar a Darhksdhkd como el que decide playa o montaña. El final de temporada me ha recordado a cuando entregas un trabajo a última hora, sabes que es una mierda pero algo había que entregar. Por cierto, qué necesidad había de introducir la magia esta temporada si no van a saber manejarla?

    Especial mención a las escenas de "hackeo" y la trama de los misiles nucleares, a ver, entiendo que los guionistas son de letras, pero hay que documentarse un poco, en concreto las escenas de hackeo son mi TOP de vergüenza ajena en la serie, junto con Donna. 15000 misiles desaparecen en el espacio?? Dudo que estén diseñados para alcanzar velocidades de escape, y dudo que se "hackeen" así, y si explotasen en el aire, habría lluvia radiactiva para rato.

    Pff -.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Garet!

      Estoy de acuerdo contigo en que la gente no se fija en detalles más técnicos. En mi caso, he notado bastante lo malas que son las escenas de acción aunque, entre todo lo malo, es lo que más destaco, así que fíjate al nivel que he llegado xD En estas escenas se nota bastante que son dobles porque a veces se ve que no son ellos. Como bien dices, el drama es repetitivo: que si las mentiras, que si la culpabilidad de Oliver, que si los cambios de humor de Diggle, etc. No hay nada nuevo, a decir verdad, por lo que si ya estabas hasta la peineta de la serie, ahora lo estás todavía más.

      Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas. Malcom sólo sirve para darle el toque de villano a la serie y ya le tenemos más que calado, Thea no evoluciona como personaje y es una pena porque podrían haberlo aprovechado, parece que todo se soluciona con resurrecciones y no es así. Y sí, lo de la magia, mucho dar por saco con ella pero no ha servido para nada porque, al final, Darhk muere en una batalla cuerpo a cuerpo.

      Creo que no hay que argumentar que los guionistas "son de letras" para decir eso. El problema no es ser de letras o no, el problema radica en una falta de documentación e investigación bestial que puede hacer tanto una persona de ciencias como de letras, así que no vayamos por ahí, por favor. Las consecuencias de ciertos actos, los detalles que son bastante importantes como el que comentas de los misiles, son cosas que recalcan cuando les viene en gana y claro, no es mínimamente creíble. Aunque, sinceramente, ¿qué ha sido creíble en esta serie desde el principio?

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Creo que la abandone en la 3er temporada, de todo lo que leí en el artículo, lo único que me duele es que hayan arruinado a Felicity U.U

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Karen!

      A mí también me duele bastante que se hayan cargado de esta manera a Felicity y, además, le hayan buscado una versión 2.0. Horroroso.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Hola, he caido por casualidad en el blog y me has ganado con este artículo.
    Estoy deacuerdo con casi todo o con todo lo que dices. Podría decir que coincido en lo de los flashbacks, siempre me han parecido aburridos; lo que han hecho con Felicity es de juzgado de guardia; y soy de la opinión de que Diggle y Quentin Lance compiten por ver quién es el personaje mas ridículo y superfluo de la serie; Pero lo que me sobrepasan son los momentos de verguenza ajena con los que nos han obsequiado en esta temporada: el discurso encima del coche de Oliver, lo ridículo de la idea de la cúpula y su puesta en escena con familias y matones paseando por las calles sin sentido o la absurdez y la incoherencia de Dark como villano. En fin, para que decir mas. Desde el principio me pareció una serie mala y sobrevalorada. La primera temporada me pareció muy mala y, como tú, llena de agujeros de guión, pero en la 2ª y 3ª temporada se me hizo entretenida a pesar de sus fallos. Sin embargo, en esta temporada han vuelto a la chabacanería del principio.
    Gracias por este artículo y por mostrarme que hay mas gente que piensa como yo. Seguiré el blog a partir de ahora con interés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario, Guillermo!

      Esos momentos de vergüenza ajena he decidido tomármelos a risa y pensar que estamos infravalorando a Arrow como la gran comedia que es porque ya no puede categorizarse como otra cosa. El discurso fue un gran momento en el que sólo le faltaba a Oliver gritarle a los cuatro vientos a los ciudadanos de Star City que él es el único y legítimo Green Arrow; lo de la cúpula quedó tan mal, tan de pegote y al mismo tiempo se notó que era una copia barata que mira, no hay por dónde cogerlo; y bueno, Darhk es de lo peor que ha pasado por esta serie y eso es decir bastante.

      Sinceramente, es que no sé qué hago que sigo viéndola. Bueno, sí, que me sirve de terapia. Si tengo un día de mierda, veo el capítulo que me toca de Arrow y me alegra el día sabiendo que no soy uno de los actores que participan en la serie. Aunque que te paguen por semejante mojón no sé si está bien (ganas pasta, eso es cierto) pero yo me sentiría muy mal conmigo misma. Creo que es mejor dejarla por salud mental, o seguir con ella pero haciendo el drinking game, para reírnos un poco más.

      Gracias a ti por mostrarme que también hay más gente que tiene mi mismo pensamiento y siéntete como en tu casa por este blog. ¡Bienvenido! :)

      Eliminar
  6. Yo solo vi la serie hasta la tercera temporada de ahí la deje de ver y por lo que veo tome la mejor decisión porque la cuarta es pura mierda de principio a fin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario, Richard!

      No te pierdes absolutamente nada por no continuar con la serie así que sí, es la mejor decisión que has podido tomar.

      Un saludo.

      Eliminar