Orange is the new Black y su algo más floja tercera temporada

4/1/16

Estamos en tiempo de parón invernal, la mejor época del año para ponernos al día con las series. Por eso, para animar un poco el ambiente del blog, que está un poco vacío estos últimos días *se escucha el eco*, vamos a empezar bien el año hablando de una gran serie como es Orange is the new black y de su tercera temporada. Con la tontería, han pasado ya muchos meses desde que os hablé de la segunda temporada de Orange is the new black, y parece que fue ayer, pero, como siempre, y a pesar de que la gente se pegaría codazos para ver los nuevos capítulos si estuvieran unos al lado de otros, yo siempre acabo viéndola con meses de retraso. Mediados de junio es una muy mala época para los universitarios seriéfilos... Sin embargo, me veo en la obligación de comentarla en el blog, porque esta temporada ha tenido aspectos muy interesantes.

Empecemos por el principio que es, de hecho, que esta tercera temporada no me ha parecido tan buena como las dos anteriores. Ha tenido sus grandes momentos, como todas, pero la trama en sí me parece que ha carecido de acción. Con la entrada de los nuevos dueños de la cárcel y la fábrica de braguitas, creo que han dejado un poco de lado la esencia que la serie traía con ella en los años anteriores, y los capítulos han tenido muchas subidas y bajadas, lo que ha llevado, como digo, a una trama que me ha parecido algo monótona y sin grandes sorpresas. Los trece capítulos no han tenido, a diferencia de años pasados, un protagonista concreto, y han sido más bien protagonizados por todas y todos, lo cual ha hecho más difícil que se forjara una trama compleja a lo largo de la temporada, aunque eso sí, no han perdido sus tintes cómicos y el encanto de sus personajes.

De lo primero que me gustaría hablar es de la relación Alex-Piper, que ha dado muchas vueltas. Tan pronto estaban estupendamente como ni se querían ver, y a mí estas cosas no me convencen. Sin embargo, tampoco sé muy bien qué esperar, ya que el hecho de que la serie por completo se desarrolle dentro de una prisión, no es un tema muy común en las series. Gran parte de estas idas y venidas en su relación (por no decir todas) han sido culpa de Piper y su nuevo negocio. Lo cierto es que me gustaba más la Piper asustada y que cometía error tras error que la nueva bitch en la que se ha convertido. Ha ido ganando experiencia y confianzza sobre cómo sobrevivir en la cárcel y ahora casi podría decirse se ha convertido en la Walter White de las braguitas usadas. Para colmo, por si no le bastaran los líos que tenía, ha llegado un nuevo personaje a revolucionar el lugar: Stella. Sinceramente, y espero que no me peguéis por lo que voy a decir, Stella no me ha gustado (ale, ya lo he dicho). Creo que el mayor problema ha sido las grandes expectativas que tenía depositadas en su personaje por el gran revuelo que causó la incorporación de Ruby Rose al elenco de la serie, y cuando pasan estas cosas el hype es grande y el porrazo cuando no es lo que esperabas es mayor, no sé si me entendéis. Pero en fin, que el personaje ha cumplido su papel que era lo que importaba, y en el blog hasta ha sido incluida en la lista de los personajes más pornosos del 2015, ahí es nada.



Otro personaje que me ha decepcionado mucho ha sido el de Bennett. Estoy segura de que la situación en la que se encontraba no era fácil, pero es de cobardes lo que acabó haciendo. Seguro que podrían haber encontrado alguna otra solución para el problema y sin embargo ha preferido romperme el corazoncito... Pero, así como Stella y Bennett me han decepcionado, ha habido personajes que poco a poco han ganado mi simpatía, y otros que la han conservado. Quién me iba a decir a mí, que podría pensar que Caputo iba a llegar a gustarme en algún momento... El pobre hombre hace lo que puede, y esta temporada ha sacado la cárcel adelante a pesar de los continuos intentos de los que lo rodeaban de quitarle su voz y su voto.

Algo que creo que esta serie tiene como punto fuerte son sus historias en flashbacks. Siempre disfruto mucho de todas ellas, desde la más corta a la más larga, desde la más feliz a la más triste, porque permitirte conocer un poquito más de los personajes con los que compartes tantas horas, y eso siempre es todo un placer. En especial, me ha gustado el modo de contarlas en el último capítulo de la temporada: un poquito de cada uno y con una gran relación con lo que sucedía paralelamente en el presente. Pero el final de temporada no ha sido bueno solo por eso, también ha sido épico por muchas otras cosas: el final inacabado de Alex, las reclusas en el lago, o la venganza de Doggett hacia el guardia que la acompañaba en la furgoneta. A todo esto, Doggett ha sido otro gran personaje de esta temporada, y ha sido otro de los que me han dado la sorpresa gustarme tras no poder tragarlos.


Creo que no me he dejado nada de todo lo que quería comentar sin entrar en demasiados detalles. Eso sí, si queréis añadir, opinar o compartir algo con nosotros sobre vuestra opinión de esta tercera temporada, sois totalmente libres de hacerlo ahí abajo. ¡Venga, que sólo quedan cinco meses hasta junio!


Doralicia (@Doralais)

También podría interesarte:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada