Crítica del 1x04 "Not Fade Away" de Fear the Walking Dead

23/9/15

Madison en el 1x04 de 'Fear the Walking Dead'

Fear the Walking Dead sigue con buena racha. El capítulo anterior fue el 1x03 "The Dog", y esta semana ha tocado un episodio que, a mi parecer, no ha sido tan redondo, pero sí tenso e interesante - y, definitivamente, mucho mejor que los dos primeros. "Not Fade Away" vuelve a separar el grupo, planteando nuevos frentes y haciendo especial hincapié en Madison, la endurecida protagonista que va camino de convertirse (como ya apunté, y por si quedaban dudas) en una "Rick" más que solvente que con toda seguridad perderá la chota. ¡Y con métodos parentales más que cuestionables!

A continuación, destripes y análisis:

Muchos espectadores se quejan de que Fear the Walking Dead esté atrasando "tanto" la caída definitiva de Los Ángeles. En estos cuatro episodios el ambiente ha ido volviéndose más y más opresivo, pero no hemos llegado a ver ese espectacular desplome de la ciudad que tantos de vosotros pedíais a gritos. La nueva serie de AMC está jugando y regodeándose en ese marco cronológico que la hace diferente a The Walking Dead: el limbo entre la civilización y el Apocalipsis. Estos días son la razón de ser de la serie, y quien esperase otra cosa estaba siendo iluso. Fear the Walking Dead está ofreciendo exactamente lo que prometió. Lo mejor de todo es que, además, lo hace con personajes que resultan mucho más interesantes de lo dado a entender por el piloto. No hay que olvidar lo mucho que costó a The Walking Dead construir personajes que el público realmente apreciara -recordemos con un lúgubre estremecimiento la temporada de la granja de Pin y Pon o las reflexiones mierder de Lori-, errores sobre los que la nueva serie ha tomado nota.


Los militares han llegado al barrio de Madison y lo han tomado por completo. Ellos son los afortunados: están protegidos y pueden seguir viviendo en sus casas, mientras que el exterior se considera zona insegura. Pero, ¿son realmente los afortunados? Esto es el Apocalipsis y ya se sabe que estas situaciones siempre acaban dando más mal rollo que otra cosa. Y efectivamente: una misteriosa doctora, consciente de que al morir la gente se convierte en zombis (una palabra que en esta serie es tan impronunciable como "Voldemort"), comienza a hacer ronda por el barrio y lleva los enfermos a un "hospital" donde les tratarán "muy bien". El problema llega cuando, además de Griselda Salazar, la doctora también considera que Nick debe ir con ellos, y es cuando Madison saca las garras.


Hasta ahora, Fear the Walking Dead ha retratado a Madison como una mujer valiente, tenaz y muy independiente, hasta el punto de que cruzó la valla sin avisar a nadie para ver con sus propios ojos qué sucedía en el exterior, descubriendo que los militares acribillan a personas sanas. Y, mientras que Rick se esforzó tanto por conservar la inocencia de Caaarrl -benditos memes-, vemos en cambio que Madison no se anda con chiquitas. Si hay que reventar a tu hijo yonqui a hostias, se hace y punto. Su papel de 'madre coraje', un concepto que tanto gusta a los gringos, es, sin embargo, imperfecto: que recurriese a la violencia con su hijo fue una derrota para ella, fue como traspasar un límite invisible. Una madre coraje "clásica" no puede permitirse ser tan humana y perder los estribos de esa manera con sus hijos, la violencia hacia ellos es un gigantesco tabú (véase la maravillosa y australiana The Slap). Es por eso que ella, con esa fría fortaleza que la envuelve, resulta tan interesante. Y es precisamente por esa rancia disputa final entre ellos por la que Madison deberá luchar con aún más ahínco por recuperar a Nick y salvar a su familia.

Tomemos una pausa y admiremos la perfección de Alycia Debnam-Carey

Liza, que será el enlace con la perspectiva del "hospital", será sin duda un elemento clave en la posible jugada futura de Madison por reencontrarse con Nick. Un movimiento en el que es de esperar que Travis, bastante secundario y no tan jugoso como Madison hasta ahora, tome también partido. Mientras tanto, la familia Salazar sigue en casa de Madison, y Daniel se dedica a contar historias espeluznantes que dan a la serie una textura perturbadora y muy atractiva, haciéndonos reflexionar (como tanto les gusta) sobre la naturaleza humana. Él opinó que Madison es débil, pero probablemente veamos que se equivoca...

¿Qué os va pareciendo Fear the Walking Dead hasta ahora? 



Isidro López (@Drolope)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada